El coche autónomo de Google ha de ceder en sus pretensiones y recibe pedales y volante. Foto 1 de 2.