En imágenes: La sillita infantil integrada de Volvo cumple 25 años. Retrospectiva de los sistemas de retención infantil

 |  @davidvillarreal  | 

Hoy en día cuesta comprender que hasta hace relativamente poco se comercializasen automóviles sin cinturones de seguridad en las plazas traseras, pero la preocupación por la seguridad de los ocupantes, también de los niños pequeños, es algo relativamente reciente para esta industria. Hasta hace unas décadas, las sillitas infantiles eran poco más que una ayuda para los padres, para tener controlados a los más pequeños. Y aún no han pasado ni diez años desde que la Unión Europea crease una normativa seria al respecto. Y ahora es Volvo quien nos recuerda que desde hace 25 años sus coches pueden estar equipados con una sillita infantil integrada en el propio asiento, lo cual no deja de ser una solución ideal por cuestiones de seguridad y confort.

En 1964 Volvo ya comenzó a desarrollar sistemas específicos de retención infantil, lanzando su primer producto (imagen izquierda) en 1967.

En 1967 Volvo lanzaba su primera sillita infantil, disponible opcionalmente en el Volvo Amazon. Es la que ves en la imagen superior a la izquierda, y se basaba en el concepto de los transbordadores espaciales, en los que los astronautas viajaban en dirección contraria al sentido de la marcha para protegerse de las fuerzas implicadas en la aceleración. Su sistema se desplegaba abatiendo y girando el asiento del acompañante.

Huelga decir que entre aquella solución y las modernas, como el sistema de cojín desplegable moderno que aparece en la imagen de la derecha, los sistemas de retención infantil han dado grandes pasos.

Los primeros prototipos de sillita infantil de Volvo ya habían comenzado a probarse en 1964, como este que se montaba en un Volvo PV444.

La que ves más arriba, empezaba a ser la primera sillita completa utilizada por Volvo, que se estrenó en 1972.

Pero el gran paso lo daban presentando en 1990 una solución que intentaba elevar la base del asiento para los más pequeños desplegándola del respaldo de la plaza central, como si de un reposabrazos se tratase. Lo interesante de la idea es que era realmente sencillo de utilizar, no requería ningún accesorio extra, resultaba más cómodo para los pequeños y permitía que estos pudieran utilizar con seguridad el sistema de retención de los adultos, un cinturón de tres puntos.

En 2003, Volvo creó una evolución – conceptual – de aquella idea, la que se presentó en el prototipo Volvo Versatility Concept Car.

Esa solución, en cierta medida, ayudaría a crear nuevos sistemas de asientos infantiles que aprovechasen los sistemas de retención ya presentes en el coche. Especialmente tras la adopción de los sistemas ISOFIX.

En 2007, Volvo daba un paso adelante más y creaba un cojín alzador integrado en el propio asiento, un sistema estrenado por el Volvo V70 que se ha preservado hasta la fecha (ver fotografía en prueba del Volvo V60).

En 2014, incluso, Volvo nos sorprendía con un nuevo avance, una sillita infantil inflable destinada específicamente a abuelos y padres viajeros. Es decir, una sillita que además de segura fuera realmente compacta, de manera que se convirtiera en la solución ideal para aquellos que necesiten una sillita muy portable o para un uso ocasional. Esta solución, de momento, es solo un prototipo.

Fuente: Volvo
En Diariomotor: Volvo diseña una sillita infantil inflable pensando en abuelos y en papás viajeros

Lee a continuación: Si tienes un motor Drive-E de Volvo, Polestar promete mejorar sus cifras

Ver todos los comentarios 1
  • Rafael Zafra

    Sería bonito ver un artículo que explique el origen de la sana obsesión por la seguridad que tiene volvo desde tiempo inmemorables.