El Ferrari Enzo del papa Juan Pablo II puede ser tuyo y cuenta con su bendición bajo el capó

 |  @davidvillarreal  | 

Estaréis conmigo en que un Ferrari Enzo no es el tipo de coche que asociaríamos a un pontífice. Juan Pablo II se dejó ver en sus días subido a un Seat Panda descapotable, un Range Rover con cúpula acristalada, o un Santana 109 (ver la historia de los papamóviles españoles). Pero, ¿alguna vez te habías podido imaginar que el papa Juan Pablo II tuvo en sus días un Ferrari Enzo? Por si no fuera poco, ese Ferrari Enzo fue bendecido por el propio Karol Wojtyla, y ahora puede ser tuyo como parte de uno de los lotes que se subastarán en una de las colecciones de superdeportivos más espectaculares que hayamos visto.

Con 180 kilómetros en el marcador este Ferrari Enzo es un kilómetro cero. Ni Juan Pablo II, ni su siguiente propietario, disfrutaron conduciéndolo.

Como te habrás podido imaginar, Juan Pablo II jamás llegó a disfrutar conduciendo su Ferrari Enzo. Y eso es algo interesante, puesto que este superdeportivo, con más de una década de antigüedad, podría decirse que técnicamente es un kilómetro cero, con solo 180 kilómetros en el contador.

El coche fue un regalo de Ferrari al pontífice y por esa y otras razones, tal y como cuentan Sotheby’s y RM Auctions, responsables de subastar este lote, posiblemente estemos ante uno de los Enzo más deseados y con mayor repercusión histórica.

En 2005 fue subastado a un coleccionista estadounidense, haciendo que su recaudación se destinasen a las causas benéficas de Benedicto XVI.

Durante un tiempo el Ferrari Enzo de Juan Pablo II se guardó, a buen recaudo, en las instalaciones del Vaticano. Fue tras el fallecimiento de este, y la asunción de su título por parte de Benedicto XVI, cuando la Santa Sede optó por venderlo. De manera que un coleccionista estadounidense se hizo con él en 2005, pagando 1.1 millones de dólares, una cantidad probablemente irrisoria, comparada con el valor que podría alcanzar en estos momentos.

Los beneficios de aquella subasta fueron destinados a las causas de cooperación promovidas por Benedicto XVI. Desde entonces, el Ferrari Enzo de Juan Pablo II ha reposado en colecciones privadas, pasando por algunas labores de mantenimiento en los talleres de Ferrari of Central Florida a finales de 2014.

Es el Enzo número 400, con una placa conmemorativa firmada por Montezemolo y la bendición del papa Juan Pablo II bajo el capó.

¿Y por qué otras razones era tan especial este Ferrari? A menudo se asume que Ferrari fabricó 349 unidades del Enzo y que finalmente optó por aumentar la tirada con 50 unidades más, hasta llegar a las 399. El Enzo de Juan Pablo II es considerado una pieza única y el número 400. Un superdeportivo creado a modo de prototipo, aunque con todo el equipamiento de calle de cualquier otro Enzo, con asientos Daytona, una placa con una inscripción de Montezemolo y la bendición de Juan Pablo II bajo el capó.

Aún no se ha especificado un precio estimado para esta unidad en concreto, que estará presente en la subasta de Monterey, paralela al Concours d’Elegance de Pebble Beach, en agosto. Lo que sí podemos aseguraros es que será una de las piezas más cotizadas de una colección en la que habrá un despliegue de superdeportivos de todos los tiempos realmente espectacular.

Fuente: RM Auctions
En Diariomotor: Seat Panda, Range Rover y Santana 109: los Papamóvil españoles

Lee a continuación: Vídeo: Así se jubilan en Ferrari. Festín de Ferrari F40, F50, LaFerrari y Enzo en Fiorano

  • ADN

    Me declaro un pecador que no conocia la existencia de este modelo.
    No soy religioso pero el llevar una bendición de una persona tan importante debe tener valor, para mi lo más increíble es el irrisorio kilometraje, está practicamente nuevo a estrenar.

  • SLE96

    Que verguenza me daria ser catolico

    • Juanpi and his Ferrari

      Porque?

      • Felipe

        Porque es un idiota, no hay razón diferente posible. Es decir, pongámonos en un caso hipotético para que todos entiendan su estupidez: Toyota le regala un prius a Barack Obama (asumiendo que los presidentes de EUA son los señores de la guerra), luego, como Obama es estadounidense, entonces todos los estadounidenses deberían avergonzarse de ser estadounidenses, aunque el hecho de recibir el objeto provenga de otro que ni siquiera eres tú, es decir, de parte de Toyota. O también todos los japoneses deberían avergonzarse de ser japoneses, porque Toyota es japonés. O todos los que son seguidores de la escudería Ferrari deberían avergonzarse. O creer que por el simple hecho de recibir un auto ya deberías avergonzarte, aún cuando vendes el maldito ferrari que jamás manejaste para usar el estúpido dinero en obras de caridad que ese estúpido seguidor de subaru no verá jamás. El colmo de la estupidez. Y sólo escribo esto para acabar con el comentario de este torpe bruto para aquellos que, como yo, accedan a la noticia más tarde (para que no jodan por la fecha).
        Para los que no les quedó claro, según yo, este tipejo SLE96 dijo esto: “Oh, soy JP II y como Ferrari me regaló un auto por el que no le dí ningún céntimo ahora mismo voy a dejar de ser católico, porque tiene mucho sentido que al recibir este auto estoy obligado a convertirme automáticamente en un imbécil, lo que tiene mucho más sentido que guardar el auto en un garaje hasta venderlo y decidir hacer algo de provecho de él, por eso mismo yo, JP II fui todos los días a Fiorano a quemar rueda como mi amigo SLE96, quien no es católico y por eso se cree tiene derecho de manejar un vehículo que alguien pobre jamás tendrá y por eso le gusta su subaru STI”. Perdónenme los que se ofendieron en subaru y toyota.

  • 3VIL

    Tantos años ya y el Enzo me sigue pareciendo tan contemporáneo, tan hermoso, uno de los mejores de la historia. En cuanto a este es obvio que haya pertenecido al Papa le da un gran valor agregado.