Audi TT: tres generaciones de un icono del diseño alemán

 |  @CurvedMDZ  | 

En 1998 Audi firmaba uno de sus modelos más icónicos. Nacía el Audi TT, una nueva propuesta de coupé compacto, de 4 plazas, deportivo y precio razonable, encargado además de portar un diseño único, sobrio, de superficies limpias y un característico conjunto de techo y pasos de rueda, que hoy, 17 años después no podía estar más presente en su tercera y nueva generación.

El nacimiento de un icono alemán

Responsable entonces de darle un pilar de diseño, una fuente de identidad estética a la firma, el Audi TT, el primero, aportaba al marcado una atractiva propuesta de coupé que hacía gala de un cuidado diseño, carente de cualquier aditivo superfluo, de trazos redondeados, minimalista y un marcado carácter alemán.

Rezumaba vanguardia y cuidado técnico. Audi había encontrado un perfecto escaparate al mundo de su filosofía, de su identidad estética y lo había hecho sin necesidad de acudir a un superdeportivo de precio estratosférico o trazos de diseño recargado. Freeman Thomas fue el padre de su diseño de la mano del estudio de diseño de Volkswagen en California, al frente del cual se encontraba J.Mays. La concepción de su habitáculo, su diseño, sus materiales… cayó en manos de Romulus Rost.

Esta primera generación del Audi TT llegaba al mercado con un motor 1.8T de 180 y 220 caballos, disponible tanto con tracción delantera como con tracción total.

La plataforma sobre la que se articulaba era la del Volkswagen Golf IV y junto a las mecánicas iniciales también se comercializaron versiones más deportivas, como el VR6 3.2, que presentado en 2003 alcanzaba una potencia de 250 caballos entregados a las 4 ruedas, también versiones especiales como el Audi Quattro Sport, presentado en 2005 con 240 caballos y un peso menor, prescindiendo, entre otros cambios, de las plazas posteriores.

Además de la variante coupé de 4 plazas no faltó tampoco una versión descapotable de techo de lona. Esta versión llegaba un año más tarde que el coupé, en 1999, con una configuración biplaza. Como curiosidad, el primer Audi TT fue el encargado de popularizar la caja de cambios DSG de doble embrague. No fue el primer modelo en contar con este tipo de caja de cambios, pero sí el encargado de darle difusión a nivel mundial. Fue presentado con esta transmisión en 2003 y hoy, 11 años después, no podía estar más extendida.

En 2006 se ponía fin al primer Audi TT y la firma de Ingolstadt se enfrentaba así a la difícil tarea de darle continuidad a un coupé que había sembrado la semilla de un mito en la marca. El salto era notable, aunque la esencia de su diseño seguía inalterada. A las formas redondeadas se le unían ahora nervios más marcados y la gama crecía notablemente.

La llegada del diésel era un avance más en ese de uso diario. Otros motores se han encargado de sacarle brillo a su lado más lúdico.

Del catálogo inicial de la primera generación con 3 versiones mecánicas, dejando al margen ediciones especiales, se pasa a una rango mecánico donde nos llegamos a encontrar en su última actualización y sin entrar en versiones más deportivas, con una oferta en gasolina de 160 y 211 caballos presentándose además una alternativa diésel de 170 caballos, existiendo también, aunque no presente en el final de la vida del modelo un gasolina V6 de 250 caballos.

Al margen de las versiones normales se refuerza la faceta más deportiva con el Audi TT S de 272 caballos, el Audi TT RS de 340 caballos y delatado por su alerón fijo y la joya de la corona, el Audi TT RS Plus, de 360 caballos, una puesta a punto muy deportiva y sólo reconocible frente a un Audi TT RS, más allá del extra de potencia, por unas salidas de escape acabadas en negro y los retrovisores acabados en CFRP (polímeros reforzados con fibra de carbono).

Una tercera generación de exterior continuista y revolución interior

Con motivo del Salón de Ginebra 2014 llegaba la tercera y actual generación del Audi TT. La reafirmación del mito. Se apostaba en esta ocasión por una línea más conservadora. No hay un salto tan definido como el que vivimos entre la primera y segunda generación, pero se aprecia una clara tendencia hacía líneas más rectas, aunque por supuesto la silueta original, ese característico conjunto de cintura recta y la caída del techo, así como los pasos de rueda marcados, se mantiene intacta, como también se mantiene intacto cierto guiño a las curvadas superficies del primer Audi TT en su zaga, la parte más arraigada al modelo saliente.

La mirada se acentúa y se opta por un diseño más rasgado, recurriendo al LED al tiempo que la parrilla se moderniza para ofrecernos una visión frontal en la que queda claro el nuevo rumbo estético de la marca, pero sin duda, donde se aprecia el mejor salto evolutivo, donde disfrutamos de un cambio más que palpable e incluso revolucionario en el sector, es en su habitáculo.

Mientras que el exterior es conservador, en su habitáculo se da un importante salto en lo que a diseño se refiere acabando con la clásica pantalla del sistema multimedia en la consola central. En su lugar se lleva hasta el puesto de conducción, se lleva hasta la propia instrumentación, totalmente digital, con una pantalla de 12,3 pulgadas con diferentes interfaces en lo que Audi ha llamado virtual copkit. Se reduce así a la mínima expresión la presencia de botones, dejando un salpicadero de diseño horizontal bastante limpio. Curiosa novedad también la integración del climatizador, llevándose las pantallas de la temperatura y sus controles hasta los propios aireadores.

Sus dimensiones se mantienen próximas a la segunda generación, con una longitud de 4.177 mm, una anchura de 1.832 mm y una altura de 1.353 mm, se reduce eso sí el peso en 50 kg, llegando a un total de 1.230 kg. Si comparamos a este actual Audi TT y a la segunda generación con el primero nos encontramos con unas cotas mayores en todos los aspectos, salvo en su peso. De hecho si frente a la segunda generación el nuevo Audi TT ha perdido 50 kg frente a la primera han sido un total de 140 kg.

Esta tercera generación queda desarrollada sobre la plataforma MQB, estructura de diseño modular del Grupo Volkwagen que da vida al Volkswagen Golf o el Seat León.

Mecánicamente el nuevo Audi TT está disponible con un propulsor gasolina 2.0 TFSI de 230 caballos, disponible con tracción delantera y cambio manual o tracción total y cambio de doble embrague y una versión diésel 2.0 TDI de 184 caballos, con cambio manual y tracción delantera. Además el nuevo Audi TT S, nos ofrece por ahora la visión más deportiva de esta generación, contando con un motor gasolina 2.0 TFSI de 310 caballos.

Con motivo del último Salón de París Audi presentó a la variante descapotable de esta tercera generación, dejando además abierta la puerta a la posibilidad de encontrarnos con una versión más, una tercera variante de la gama que nos llevaría hasta un Audi TT Sportback de 5 puertas presentado por ahora sólo como modelo conceptual. Un mito perfectamente al día, fiel a la esencia del modelo original a su concepto de diseño, moderno como en su día lo fue y más que dispuesto a seguir siendo un éxito de ventas como lo han sido sus predecesores.

Este artículo ha aparecido originalmente en la revista Curved, número 1. Curved está disponible en el Quiosco de iTunes o en el Play Store de Android, junto a otras doce revistas creadas por Mediazines.

Lee a continuación: Audi TTS HG-Motorsport: El TTS ahora con 336 caballos

Solicita tu oferta desde 35.020 €
  • X 2.0

    Me encantan todos estos articulos de historia y retrospectiva de coches. Nos enseñan que viejo no es malo, y que todo lo último no tiene porque ser lo mejor. Siempre he pensado que este diseño es una obra maestra en cada uno de sus detalles, cosa que los siguientes TT no están mal pero no representan ni dicen lo mismo. El primer TT es un concepto puro, suave, liso, armonioso, todos sus elementos se adaptan y encajan en el diseño, son simples y sencillos, sin excesos. El siguiente TT cometió un gravisimo error, incorporar en sus versiones base de un parachoques que compartia estética generica, con el resto de modelos, despojandole de personalidad y de conceptualidad, lo mismo ocurrió con otros elementos como las llantas.

    El nuevo Audi TT, a pesar de ser un coche bonito, y correcto, ha perdido la mayoría de los encantos iniciales de un TT, ya no es un concept, ya no es liso, ya no recuerda a un roadster de los 50 salvo por su techo, los elementos ya no se integran con el diseño, con sus formas iniciales.

    • ADN

      Definitivamente como el primero ninguno, es irrepetible y ninguna generación posterior del TT tendrá su mismo impacto o innovación en el diseño.

      El nuevo es bonito pero si es bastante diferente, ya no tiene ese boom visual de la primer generación.

  • SLE96

    Me encanta, un icono sin duda

  • Alejandro Quintero

    El baby R8. Siempre me ha parecido bonito.

  • Y coincido con X 2.0 y ADN el primer TT hasta altura del partido sigue siendo el mejor de todos en cuanto al diseño en general y porque no decir que es antemporal inclusive, siempre veo varios TT de primera generación ya sea en movimiento o aparcado en alguna esquina y para mi sigue siendo encantador por sus trazos, la segunda es muy lisa no esta con esos trazos del original salvo la silueta y otros elementos que heredo pero el encanto es poco. Por lo visto que ellos les cuenta mantener un icono y lo hicieron evolucionar pero hasta ahí.
    Ahora bien, la nueva generación me gusta un poco, su interior si se destaca con esa simplicidad que tiene y es mucho mas interesante como realizaron todo para que sea funcional y no cargado de botones innecesarios!

    • X 2.0

      Atemporalidad, es la única palabra que se me ha olvidado y la mas importante, y además esque este coche es precisamente uno de los mejores exponentes de la atemporalidad.

      • Totalmente, hasta ahora y siempre un clásico que con los años será un modelo muy codiciado. Esa salida de escape con su alerón unido a su zaga no viene mas.. :(

        Solo es funcional a altas velocidades!

        • X 2.0

          Si mal no recuerdo, creo que ese lip era opcional, si el diria que incluso es un coche mas bonito.

          • Solo venia en el 3.2 V6 quattro y en 1.8T quattro creo…

  • Anibal Luciano Olivera Morales

    Si de diseño están hablando, imprescindible este video que habla de cómo la última generación ha rescatado la esencia del modelo original y descifra bastantes rasgos interesantes.
    https://www.youtube.com/watch?v=p2Imay6P3PM

    • X 2.0

      Pues sinceramente, se explica como el culo. A mi me han sobrado 20 minutos para explicar porque la mejor generación es la primera.

    • Ni la fecha sabe.. .__. y como definirlo peor!! Maténlo..xDD

    • luciano

      Pues pienso que la exactitud en datos no es menester y su visión es un tanto diferente. En fin, opiniones las hay varias :)