¿Quieres ser “The King of Cool”? El Porsche 911 Turbo de Steve McQueen podría ser tuyo

 |  @sergioalvarez88  | 

Steve McQueen ha sido todo un icono popular durante los últimos años. Debería decir durante las últimas décadas quizá, porque sus actuaciones cinematográficas y su estilo de vida le han elevado a la categoría de mito, especialmente en el mundo del motor. Bullitt, Le Mans, La Gran Evasión… todas las películas han tenido un fuerte componente automovilístico que McQueen se encargaba de convertir en cool. El sobrenombre de “King of Cool” no es casual, y ahora tú podrás tener uno de sus últimos coches, un Porsche 930 Turbo.

El fabricante de viudas, el Porsche 911 Turbo más delicado de todos los tiempos

El Porsche 930 fue siempre considerado uno de los Porsche más complicados de conducir al límite.

El Porsche 911 Turbo fue uno de los primeros deportivos turbo de calle en ser lanzados al mercado en 1975. Equipado con un motor 3.0 de seis cilindros bóxer y un turbo, era capaz de desarrollar 260 CV de potencia. Una cifra que hoy damos por hecha en cualquier compacto, pero que hace 40 años era una bomba de relojería: el 911 era un coche muy ligero, con todo el peso en su zaga y una total ausencia de asistencias a la conducción. En manos inexpertas era una receta para el desastre. Pero Steve McQueen no era un propietario cualquiera.

Aficionado a la conducción desde su juventud, era propietario de un Porsche 917 y un Ferrari 512 – ambos de competición – entre otros coches y motos. Se cree que este Porsche 911 Turbo fue uno de los últimos coches que compró antes de morir en 1980, víctima de un cáncer de pulmón causado por los productos tóxicos que usaba para limpiar cascos de barcos durante su servicio militar. Este Porsche 911 Turbo era un ejemplar del año 1976, pedido a fabrica con varias especificaciones de lo más especial.

Otra de las opciones especiales encargadas por McQueen fue un diferencial autoblocante trasero.

En color Slate Grey (fuera de catálogo) y con todas las opciones de serie incluidas – asientos de cuero deportivos, techo solar, llantas Fuchs… – era un coche extremadamente elegante y uno de los más codiciados de su tiempo. Su característica más especial era un botón mediante el cual podía desconectar las luces traseras. La idea era que pudiese escapar de la policía en caso de que les estuviesen persiguiendo por Mulholland Drive, una de sus carreteras de curvas favoritas. Esto es totalmente cierto.

Fue el último coche de Steve McQueen, y será subastado por su familia en Monterey, en agosto. El ejemplar está en un estado impecable y con su historia, estoy seguro de que alcanzará un precio muy alto.

Fuente: Carscoops
Imágenes: Mecum Auctions Press
En Diariomotor: Triumph Bonneville T100, a prueba. Sintiéndonos como Steve McQueen por una semana. | 24 horas en 24 fotogramas (por segundo). “Le Mans” y Steve McQueen

Lee a continuación: TopCar Stinger GTR: o como “cocinar” 620 caballos de Porsche 911 Turbo S

Solicita tu oferta desde 109.091 €
  • X 2.0

    Una unidad preciosa, tiene un aspecto impresionante, no hay mas que ver los asientos, parecen fabricados ayer. Solo le pongo una pega, podían haber limpiado un poco el motor.

  • Jose

    Este “tipo” tenía mucha clase y ademas era un excelente actor. Una verdadera pena su muerte.

  • Camilo Soñez

    Un verdadero sueño para cualquier amante de los autos.