¿Crisis? ¿Qué crisis? El increíble mundo de los deportivos y los complementos de lujo

Por Mario Herraiz
 |  @CurvedMDZ  | 

Hoy en día seguimos escuchando a gente que no duda en afirmar que el último iPhone es demasiado caro o que la relojería de calidad no está al alcance de las posibilidades económicas de cualquiera. Pero en el mundo del lujo, donde el dinero se mueve con entusiasmo e importa más la exclusividad y la imagen del producto que el precio que haya que pagar por él, la situación es bien diferente.

Los fabricantes de tecnología de consumo, relojería, joyería y complementos se percataron del potencial de ver su imagen reflejada en deportivos y coches de lujo.

Hablo de relojes de pulsera tan valiosos como muchos deportivos. Hablo de teléfonos móviles que pueden equiparar su precio al de un automóvil nuevo y muy bien equipado. La relación entre coches de alta gama, deportivos y productos de lujo y tecnología es cada vez más estrecha. Los fabricantes de joyería y relojería son cada vez más conscientes del potencial que ofrece ver su imagen reflejada en marcas como Ferrari, Lamborghini, Rolls-Royce o Bentley.

En los últimos años asistimos a la llegada de algunos de los deportivos más impresionantes y exclusivos que se hayan fabricado en mucho tiempo. Ferrari nos sorprendió con su nuevo deportivo, LaFerrari, y no solo por su nombre, sino por el hecho de que solo vayan a fabricarse 499 unidades y todas ellas fueran adjudicadas en unos días. Sus propietarios no fueron los que tomaron la primera decisión de adquirirlo, fue Ferrari quien les ofreció la oportunidad de acceder a este coche. Para que Ferrari tomara en consideración la posibilidad de hacernos con este deportivo deberíamos haber acreditado nuestra condición de cliente VIP, y esa condición exigía haber adquirido varios deportivos de la casa de Maranello en los últimos años, incluida alguna edición especial.

Hublot y Ferrari trabajaron conjuntamente para desarrollar un teléfono móvil más caro que muchas casas.

Aún así, los propietarios de LaFerrari han tenido que invertir más de un millón de euros, y de dólares, en su máquina. Entendiendo los precios en los que se mueven estos productos no es de extrañar que Hublot y Ferrari desarrollasen conjuntamente un reloj tan impresionante como para costar más de 300.000 dólares (más de 250.000 euros). Se trataba de una edición limitada a 50 unidades, de un producto tan exclusivo y especial que probablemente llegará a revalorizarse con el paso del tiempo. Y no nos extraña, por lo tanto, que Hublot adjudicase todas ellas. Si un cliente está dispuesto a pagar más de un millón de euros en un deportivo, ¿por qué no iba a estarlo en desembolsar tal cantidad por un reloj que solo podrán lucir en su muñeca otras 49 personas en todo el mundo?

El Hublot MP05 “LaFerrari” está construído en zafiro y titanio y cuenta con un total de 637 componentes móviles para marcar con exquisita precisión la hora. Este reloj goza de una reserva energética de 50 días, todo un récord para un reloj de tipo Tourbillon. En cualquier caso, a la mayoría de los mortales nos sorprenderá saber que existe un público dispuesto a pagar el precio que muchos invertimos en una casa, o incluso más, en un reloj de pulsera.

Vertu ofrece junto a Bentley un teléfono móvil más caro que un utilitario bien equipado.

Más allá del lujo y la exquisitez de la joyería fina, en el ámbito tecnológico, compañías como Vertu han sabido aliarse con los fabricantes de automóviles de lujo para ofrecer un valor añadido a sus productos. Un teléfono móvil Vertu es tan caro como un utilitario cualquiera. Su tecnología es avanzada, pero no por ello superior a la de un buen smartphone de nueva generación. Y aún así existe una clientela fiel que se rinde ante la exclusividad y el gusto por el detalle de sus productos.

La línea Vertu for Bentley ofrece el complemento ideal para aquellos que presuman de aparcar el último modelo de Bentley en su garaje. Hablamos de teléfonos móviles disponibles desde 13.500€ o 16.000 dólares, ensamblados en titanio y con revestimientos de piel. También de productos muy limitados, a un máximo de 2.000 unidades.

En ocasiones la relación entre el fabricante de lujo y la marca de automóviles es más estrecha si cabe. Tonino Lamborghini es la marca del primogénito de Ferruccio, fundador de Lamborghini.

En ocasiones también existe una relación aún más estrecha entre el fabricante de lujo, tecnología y complementos y el constructor de deportivos. Ese es el caso de Lamborghini y las líneas de productos de Tonino Lamborghini. En los años ochenta, Tonino, primogénito de Ferruccio, el fundador de Lamborghini, decidió lanzar su propia marca de moda y complementos y de amortizar el orgullo de la familia, su apellido, y el escudo del toro bravo que a lo largo de la historia han lucido decenas de miles de deportivos por la afición de su padre a la tauromaquia.

Tonino Lamborghini es una marca que no solo cuenta con licencia para comercializar productos con el nombre y el emblema de Lamborghini, sino que también crea productos que intentan aumentar el espectro de compradores más allá del tipo de cliente que en su garaje acumula una colección de deportivos por valor de cientos de miles de euros, o dólares.

Existe un mundo en el que el precio del producto no es tan importante, es casi insignificante si lo comparamos con la exclusividad de poseerlo.

Hoy en día puedes adquirir un teléfono Lamborghini por apenas unos miles de euros, por un precio bastante asequible si lo comparamos con los productos de Vertu o Hublot. Tonino Lamborghini no solo produce tecnología, sino también relojería, gafas de sol, corbatas, guantes, joyas, bicicletas, e incluso sofás. ¿A quién no le gustaría tener un sofá Lamborghini en el salón de casa?

Pero definitivamente, si algo ha quedado claro en este artículo, es que existe todo un mundo de lujo y ostentación que encaja perfectamente con el espíritu de un constructor de automóviles de lujo o deportivos. Un mundo en el que el precio del producto no es tan importante como la exclusividad de disponer de él. Un mundo que, por suerte o por desgracia, no está reservado para nosotros, pobres mortales.

Este artículo ha aparecido originalmente en la revista Curved, número 3. Curved está disponible en el Quiosco de iTunes o en el Play Store de Android, junto a otras doce revistas creadas por Mediazines.

Lee a continuación: Mcity: una ciudad ficticia conquistada por coches que circulan sin conductor

  • Daniel Aguilar

    mi reloj puma de 100 euros da la hora igual que ese hublot de 200 mil juas juas

    • X 2.0

      Si, y seguro que lleva los mismos materiales, es mecánico tourbillón y está construido y montado a mano.

      Tu comparación es la misma que si yo dijera que mi Renault Clio me lleva de un punto A, a un punto B igual que un Lamborghini Aventador y también tiene 4 ruedas. Si no sabes de horologería, no hables como si no entendieras de automovilismo.

      • MRTN4687

        Creo que el problema en realidad es de quien se toma personal algo que salta a la vista como un chiste, muy básico además, tal vez por la necesidad de alardear conocimiento en un tema. Te debes sentir como KIKO sacando su bate y bola de baseball para mofarse del CHAVO DEL 8 con su escoba y tapas de gaseosa.

        • X 2.0

          No tengo ninguna necesidad de alardear de nada y así lo he demostrado muchas veces aquí, si quisiera hablar de relojes me iría a un foro de relojes. Me molesta cuando se habla sin saber, al igual que de cualquier otro tema, así que no vayas de listillo hablando de mi, porque ni me conoces y ni siquiera te has acercado, por cierto, nadie te ha llamado a esta conversación así que menos lobos, campeón.

          • MRTN4687

            Pues yo no veo ninguna conversación. Veo a alguien que no fue llamado así como a mi nadie me llamó, comentando sobre algo que alguien quizo decir de forma jocosa, mandandolo a callar por motivos personales, porque no entendió el chiste y no leyo claramente un “juas juas” con el cual concluye la frase. ¿Me dices que no tengo autoridad ni cabida para opinar sobre lo que tu dices, pero tu si la tienes por sobre lo que los otros dicen? Aquí el que se cree “EL LISTILLO” no soy yo caballero.

          • X 2.0

            “quizo”, para pretender darme lecciones de ortografía me parece que tampoco eres el indicado.

            Me importa poco o nada lo que veas a no, no le he respondido a mal, por mucho que tu quieras verlo así. He visto muchos comentarios chorras como ese y se de lo que hablo, así que si me disculpas “caballero” no me aburras mas con tus teorías de la conspiración.

            Saludos.

          • MRTN4687

            Ok, me excuso por mi impase ortográfico, no me cuesta reconocer mis errores.

          • X 2.0

            A mi tampoco, es mas, ni tu ni yo hemos acertado a la hora de escribir la horología. Sin H solo es en italiano.

      • Sebastian

        Muy bien pero eso no quita que siga dando la sencillamente la hora al igual que mi Mondaine, que sigue siendo, mecanico, y suizo.
        Me encantan los rleojes mecanicos pero vamos que eso mas que algo pracitco es para que un pelotudo con mas plata que cerebro haga facha
        Por lo general hecho a mano es un sinonimo de que se va a desarmar

        .

        • X 2.0

          Como en todo hay niveles, si fabrican solo 50 de estos relojes, lo que está claro es que todo el dinero invertido en diseñar y desarrollar todo ese mecanismo tourbillón, hay que recuperarlo en el precio final, no van a trabajar gratis. Yo tampoco me lo compraría, pero allá cada uno con su dinero. Mira un video de como se construye un movimiento de vacheron constantin o audemars piguet y lo comprenderás.

          • Sebastian

            Es cierto, como fanatico mal hecho de los Relojes estoy conciente de la calidad de un Hublot, pero vamos que para todo hay un limite, 300.000 dolares es soio para dar sinonimo de precio=calidad, porque por no mas de 1000 o 2000 euros te compras un Tissot mecanico de tourbillon de buena caliad, con menos de la decima parte que el Hublot un Teag Heuer mikropendulum, o varios Grand Carrera, sin nombrar a los Movado, Wenger, Breitling, Victorinox, Patek, Rolex, etc, etc, etc…

            Hay un limite para todo donde solo se vende marca e imagen en vez de calidad como es el caso de apple

            Igual si alguno me quiere regalar un Hublot, no tengo ningun problema

          • X 2.0

            Depende de las complicaciones que monte tu Tissot, que no creo que sean muchas mas allá de un calendario. Este Hublot tiene un mecanismo que no tiene absolutamente nada que ver con un movimiento analógico convencional, no hay ni siquiera otro movimiento similar de otra marca. Como originalidad quizá el Tag Heuer Mónaco con movimiento por correa de distribución como los motores de explosión sea lo mas parecido en creatividad.

          • Sebastian

            Tengo algun que otro reloj y un tissot courutier que lo uso poco y nada, no es demasiado, mas alla de ser de recarga automatica y tener el gronografo es bastante “simple”.En cuanto al hublot, hablando y halabando en el punto de la micro-ingenieria que posee, tengo que rendirme a sus pies mal alla del precio que desarma todo argumento, porque admito que si son para inclinarse los movimientos que tiene.

            SI mal no recuerto el Breitling Avenger Aventador tenia un mecanismo medianamente similar, un tourbillon vertical con una banda y ruedas para graficar la hora

          • X 2.0

            Bonita pieza el Courutier de Tissot, pero no es un mecanismo tourbillón, es como dices un cronógafo con un calibre de origen Valjoux, muy fiable y montado en relojes de diversas marcas con y sin modificaciones, pero es muy diferente a un Tourbillón.

            Para que te hagas una idea, hoy salvo en la marca china Beijing wacht factory, un tourbillón occidental, montado en una caja de acero, el mas barato, no baja de los 15000 euros.

  • X 2.0

    Hublot big bang edición Ayrton Senna y Breitling by Bentley, los mejores relojes relacionados con el automovilismo.

  • MRTN4687

    Pues de hecho la crísis debe ser precisamente que el dinero lo tienen esos pocos 49 propietarios de un reloj de 300mil euros y autos de millon y medio de dólares y no los que necesitan invertir en investigación, alimentar familias, pagar afcturas, impuestos y educación. Aclaro que no me opongo a esto, ni más faltaba, por algo soy asiduo lector de estos temas, y que sigan existiendo estos autos, relojes, y productos en general y que no falte quien pague por ellos para que no desaparezcan esperando algún día ser partícipe de esta selecta minoría.

  • ADN

    El objetivo es hacer gastar más a los irracionalmente millonarios clientes que posee cada marca. Muchos ni saben lo que tienen, solo saben que pueden pagarlo y firman por los extras como si estuvieran regalando autógrafos.
    Así son las cosas.

  • GTR43V3R

    La foto del Hublot con correa de goma/plástico es de otro reloj de la marca relacionado con los coches?

  • Almafuerte

    Esta claro q no millonario y mi crianza de clase media no me da las herramientas para entender ese mundo donde el dinero pierde importancia. Pero si un dia, por acto de la suerte o la divinidad, me encontrara en posición de gasta mucho sin mas, me compraría un Laferrari corriendo pero nunca un relog de 250 mil euros. Del mismo modo q me compraría una casa de ensueño en un lugar paradisíaco pero no un sofá de 100 mil euros como he visto.
    El motivo es pura lógica. Lo q un Laferrari me puede dar solo me lo podría dar un vehículo de similar valor, sin entrar a comparar.
    Igual q una casa en inigualable lugar. Pero la hora la tengo en el móvil (me molesta llevar reloj) y el sillón de mi humilde morada comprado en conforma es una invitación al descanso y ni me acuerdo cuanto lo pague, señal q caro no era.
    Ese reloj sera una maravilla de la ingeniería, pero han gastado 100 mil euros en fabricarlo? Porque al menos tendría q costar eso su producción para tener ese valor. Ya, los gastos de desaroyo, seguro q es completamente diferente en su ingeniería a cualquier otro reloj fabricado por esa empresa? Sino no gastan tanto.
    Si, soy muy clase media, pero pagar solo porque se han hecho pocos, tontería.