¿Aceptarías mil dólares si eso supone que no podrás cargar tu BMW i3 cuando quieras?

 |  @davidvillarreal  | 

El coche eléctrico sigue suponiendo retos energéticos que aún han de resolverse. Y lo que proponen BMW y Pacific Gas & Electric Company (PG&E) en California, es un parche, no una solución a largo plazo. Pero al menos sí se trata de una medida que hemos de tener muy en cuenta. Según PG&E, ya hay más de 56.000 coches “enchufables” (sean eléctricos, o híbridos) en el norte del estado de California. Esa presencia cada vez mayor de eléctricos ha de suponer, necesariamente, un efecto para la red energética. De ahí que se hayan propuesto una idea, de momento a modo de proyecto piloto, para controlar la carga que soporta la red animando a los propietarios de un BMW i3, en el área de la bahía de San Francisco, a evitar recargas en momentos en que la red eléctrica está sobrecargada.

Cien clientes de BMW i3 en California podrán recibir un incentivo de 1.540$ por evitar recargar su coche – durante 18 meses – en horas punta, en las que la red eléctrica está muy saturada.

Y qué mejor incentivo que el económico para lograr su objetivo. Cien propietarios de BMW i3 han sido escogidos para este programa piloto, cada uno de los cuales recibirá 1.000 dólares (914€) por aceptar las condiciones impuestas por este sistema de recarga más sostenible para la red eléctrica, y otros 540 dólares cuando finalice el periodo estipulado en este proyecto, que es de 18 meses.

Es interesante tener en cuenta que los horarios en que los usuarios no podrán recargar su coche no son fijos, aunque sí relativamente predecibles. Y la planificación de los desplazamientos es vital, así como aprovechar al máximo las recargas en horas “valle” para asegurarse de que en ningún momento necesitarán una recarga de emergencia en una hora punta. Los beneficiarios de este proyecto podrán utilizar un comodín, y cargar a cualquier hora que así lo deseen en un día concreto. Aún así, sigue siendo una propuesta muy interesante.

La dinámica del proyecto es sencilla. Al encontrarse en un momento en el que la red energética esté muy sobrecargada, PG&E se comunica con los servidores de BMW y solicita que estos cien i3 retrasen su decisión de cargar el coche durante un tiempo máximo de una hora. Los usuarios recibirán una notificación vía SMS recordándoles que en ese momento no podrán recargar su coche, salvo que quieran consumir el comodín y hacer lo propio rechazando durante un día las condiciones del programa.

No parecen unas condiciones muy radicales, ni incómodas. De hecho, es muy probable que los clientes del BMW i3 escogidos solo recarguen su coche por la noche, en horas “valle”, y que rara vez hayan consumido la batería de su coche en un día. Teniendo en cuenta esto, también es probable que esos clientes estén recibiendo un incentivo por mantener esos mismos hábitos que adquirieron el día en que compraron un BMW i3. Y si no esa sí, este puede ser un buen momento para adquirir estos hábitos.

El objetivo de BMW y PG&E es cuantificar la influencia de los coches eléctricos en la carga de la red energética (The Verge). Cien vehículos no van a marcar la diferencia, pero sí podrán ofrecer unos datos valiosos que extrapolar a un parque de automóviles en el que pudiera haber centenares de miles, o incluso millones, de coches eléctricos.

En el futuro, hemos de ver a los coches eléctricos como algo más que un problema para la red eléctrica. Hay que tener en cuenta que cada coche eléctrico es potencialmente un sistema de acumulación de energía, que no solo consuma energía de la red, sino que también ayude a aportarla en momentos muy concretos, en situaciones de sobrecarga de la red. Eso es tremendamente valioso, y su importancia aumentará según crezca el parque de coches eléctricos.

Para las energéticas supondría un gran ahorro de costes en mantenimiento y en sistemas de emergencia, o nuevas plantas de producción eléctrica, para suministrar a la red en horas punta. Para el usuario del coche eléctrico supondría beneficiarse de alguna forma de que las baterías de su coche estén suministrando energía a la red eléctrica. Por ejemplo, las energéticas podrían adquirirla a un precio muy adecuado para el cliente. Hasta el punto en que un usuario de coche eléctrico pudiera vender más cara la energía en horas punta y comprarla más barata en horas de baja carga, como la noche.

Fuente: BMW
En Diariomotor:

Lee a continuación: BMW y Mini diseñan una farola eficiente a la que podrás conectar tu coche eléctrico

Solicita tu oferta desde 31.900 €
  • Javier

    ¡Con 56.000 coches y ya hablan de problemas por sobrecarga en la red! Esto sí que es “apaga” y vámonos … :)

  • Almafuerte

    Es de locos. Tanto fomentar el uso de vehículos eléctricos y ahora quieren fomentar q nos los recargen, en determinados horarios ok.
    Es una tomadura de pelo y eso con solo 56 mil dando vueltas.
    Esta es la peor publicidad para esos vehículos. Están limitados en kms de autonomía, en tiempo de recargas y hay q pensar cuando hacerlo. Como el el coche autónomo, no solo es cuestión de sacarlo a la venta, todo a su alrededor, infraestructuras, legislación, sociedad, etc, tiene q estar preparado para ellos.

  • nuevoenesto

    Pues yo seguiré llenando mi depósito de gasolina en 2 minutos y cuando me de la gana.

    • Charlie Garcia

      Y sin sobrecargar las lineas de energia

  • rauccete

    Como los eléctricos se impongan en España… Dejarán de existir las horas valle!!!!!