Ferrari 250 GT Drogo, el Ferrari con capó acristalado del que no sabías nada

 |  @sergioalvarez88  | 

Recientemente se ha subastado por casi 800.000 euros este interesante Ferrari 250 GT Drogo. Aunque su precio es una fracción del precio de los Testa Rossa o los carísimos GTO – el mundo de los Ferrari clásicos es una auténtica locura – el Ferrari 250 GT Drogo es un coche muy especial. Inició su vida como un Ferrari 250 Testa Rossa, que fue enviado a los talleres de Pietro Drogo, un carrocero que entre otras creaciones fabricó el famoso Ferrari 250 Breadvan. Este ejemplar pasó por sus manos en el lejano año 1964.

Bajo su capó vive un motor 3.0 V12 atmosférico con 300 CV de potencia sin adulterar.

Drogo construyó a mano su carrocería de aluminio, larga y majestuosa, pero no demasiado diferente en el fondo a las carrocerías de serie de los 250 GTO. Si lo comparamos con el 250 TR de partida las diferencias si son enormes, en el fondo estaban convirtiendo un coche de competición en una máquina de calle utilizable en el día a día. Esta carrocería retenía formas de Ferrari tanto en el enorme capó como en una zaga cortada a cuchillo, pero lo más interesante era su capó, con un bulbo acristalado en su centro.

Este trozo de metacrilato permite ver el propulsor del coche, y apreciar sus deliciosas trompetas de admisión montadas en la parte superior del motor. Un detalle a tener en cuenta es que el motor del coche no era el original del 250 Testa Rossa. Adiós a los seis carburadores de un doce cilindros pura sangre, hola a un motor convencional de los Ferrari 250. Lo cual no implica nada malo per se: se trata de un fantástico V12 atmosférico de 3,0 litros con 300 CV de potencia. Pero hace al coche algo menos exclusivo.

El V12 original fue montado en otro proyecto de Drogo, que en estos momentos es desconocido. Este ejemplar se ha restaurado al completo y cuenta en su pedigrí con varias victorias en Grandes Premios de Brasil, entre 1964 y 1967, donde su primer propietario compitió. Ha sido vendido por 799.960 euros, una cifra de dinero inferior a la estimación inicial, de 1,2 millones de euros. La burbuja de los coches clásicos ha dejado de lado a este precioso ejemplar, cuyo número de chasis es el 2493 – procedente de un Testa Rossa de 1957.

Fuente: Auctionata
En Diariomotor:

Lee a continuación: Skoda Octavia RS 230: 37 nuevas imágenes del Octavia más deportivo

  • jav

    esto es una copia a un shelby

  • Hualberto Gerbeaud

    MUY MANOSEADO, PERDIÓ ESE ESPÍRITU QUE TIENEN LOS AUTOS ORIGINALES