Bosch hará que tu coche frene y gire automáticamente para evitar atropellos

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

Aún queda tiempo para que veamos en los concesionarios a los primeros coches autónomos, es decir, vehículos que sean capaces de llevarnos a nuestro destino sin nuestra intervención. Entretanto, la tecnología - que más adelante conseguirá prescindir del conductor - puede salvar muchas vidas. Por eso mismo no nos extraña que día sí, día también, nos encontremos con avances como el sistema de detección de canguros de Volvo o, sin ir más lejos, una nueva ayuda a la conducción para evitar atropellos. Y es que, más allá de una frenada de emergencia como la que ya ofrecen de serie muchos automóviles, Bosch quiere que tu coche también sea capaz de girar, de practicar una esquiva. ¿Cómo pretenden conseguirlo?

Nuestro volante no se moverá automáticamente, salvo que el conductor gire, aunque sea levemente.

El sistema de Bosch estaría basado en los mismos componentes que ya se utilizan en frenadas de emergencia en ciudad. En este caso, la detección de peatones la realizaría una cámara y un sistema de reconocimiento de imágenes. En el momento en que nuestro coche interprete que existe riesgo de atropello, el sistema ya habrá calculado cómo realizar una maniobra esquiva para actuar.

Lo curioso, es que Bosch no ha pensado aún en una esquiva 100% autónoma, sino en un asistente que nos ayude a agilizar los movimientos. De manera que nuestro coche no girará automáticamente salvo que el conductor gire el volante. ¿Qué sentido tiene entonces esta tecnología?

bosch-esquiva-atropello-01

Según Bosch, este sistema podría evitar un 60% de los atropellos.

El concepto, más allá de basarse en la búsqueda de una corrección autónoma de errores, es el mismo que el empleado por algunos sistemas de frenada de emergencia. Sistemas que son incapaces de frenar si el conductor no toca el freno, pero que al detectar un peligro precargan la frenada de emergencia para que al menor contacto con el freno nuestro coche aproveche toda la fuerza de frenado disponible.

El sistema de Bosch es muy parecido, y se basa en el hecho de que lo normal, si existe riesgo de atropello, será que realicemos un mínimo giro de volante. A partir de ahí, el sistema sería capaz de aumentar ese giro, si fuera necesario, para garantizar que no se produce el atropello. Con este sistema, según Bosch, se podrían evitar el 60% de los atropellos.

Según los ingenieros de Bosch (vía The Engineer) lo más complicado del proyecto ha sido calibrar el sistema de reconocimiento de imágenes que ha de detectar a los peatones, cuyos movimientos a menudo son erráticos. Por ejemplo, imaginemos un niño detrás de un balón, que sale corriendo, se detiene, y en el peor de los casos vuelve a correr. Para que el sistema asista el giro del volante, no solo ha de haber detectado correctamente a un peatón en nuestra trayectoria, sino también haber determinado que en la dirección en la que se practicará la esquiva no hay obstáculos, como peatones, u otros coches.

Fuente: Bosch
En Diariomotor:

Lee a continuación: Buenas noticias: seguirá siendo legal modificar y reparar por ti mismo tu coche

Ver todos los comentarios 2
  • Sery

    y cuando una niña en bici y un abuelo peatón se crucen en mi camino... ¿a quién decidirá la IA que hay que atropellar?

    • von Stanberg

      Está claro que estos sistemas causan impresión a quienes no se ponen a pensar las diferentes situaciones acumuladas.
      Aquí mismo se ve claro que el coche esquiva al peatón (siguiendo la flecha roja) pero nadie nos cuenta que ha sucedido con el coche que viene en contra y se encuentra de frente con la flecha verde -o sea- el coche que ha esquivado al peatón.
      Si a esto aplicamos tu ejemplo, el peatón fuera el abuelito y el coche en contra la niña en bici, acaso levanta vuelo o que tipo de magia nos quieren vender?
      Esto como el coche autónomo es la chorrada mas imbécil que haya visto en vida.