Lexus RX 450h, a prueba: redefiniendo el SUV híbrido en 8 aspectos fundamentales

 |  @davidvillarreal  | 

No nos quepa la menor duda, el Lexus RX es uno de los emblemas más importantes de Lexus. Si nos atenemos a las cifras, el que más. Basta con recordar que, a lo largo de su historia, el RX ha copado 3 de cada 10 ventas de Lexus en Europa. De ahí que este relevo generacional sea tan importante. Desde la llegada al mercado del primer Lexus RX, y del estreno de su mecánica híbrida, la competencia en el segmento ha crecido significativamente. Por otro lado, el de Lexus ya no es el único híbrido de su categoría. También hemos de recordar que la gama SUV de Lexus ha recibido un nuevo integrante, el Lexus NX. ¿Cómo se ha redefinido el Lexus RX para afrontar todos estos retos? Viajamos hasta Lisboa para preparar esta prueba del nuevo Lexus RX 450h y responder a estas preguntas.

El Lexus RX 450h ha crecido 12 centímetros para ser 26 centímetros más largo que el Lexus NX.

1. Buscando su posición en el mercado. Aún considerando las grandes diferencias que ya existían entre RX y NX, en cuanto a tamaño, motor, o distribución de la gama, Lexus ha querido destacar aún más el salto entre ambos haciendo crecer al nuevo Lexus RX. Con 4,89 metros de longitud, el RX ha crecido 12 centímetros en longitud, 1 centímetro en anchura, y ha mantenido exactamente la misma altura que su predecesor. Como referencia, el Lexus RX es 26 centímetros más largo que el NX.

Más allá de las dimensiones, en cuanto a enfoque, equipamiento, distribución de la gama, y motores, el Lexus RX busca guardar mayores similitudes con las berlinas de lujo de Lexus – a partir del GS – que con el crossover compacto de la casa. De hecho, la única mecánica disponible en España será la del Lexus RX 450h, un híbrido con tracción a las cuatro ruedas, motor térmico de seis cilindros en uve, y 313 CV de potencia combinados.

2. Amortizando la imagen de marca. Lexus sigue trabajando en la homogeneización de su imagen, a lo largo y ancho de una gama en la que gozan de berlinas, coupés, compactos y, evidentemente, SUV. No podía faltar, por lo tanto, su característica parrilla, de grandes dimensiones, y con geometría en doble punta de flecha. El objetivo, hacer que un Lexus sea reconocible instantáneamente. E indudablemente lo han conseguido. Es cierto que la nueva generación Lexus, y especialmente este nuevo RX, goza de un diseño polarizador, de esos que puede gustarte mucho, o no tanto, lo cual en el fondo forma parte de la cultura estética nipona, y del atrevimiento de los diseñadores, cuando de lo que se trata es de buscar un diseño distinguido y con cierto toque deportivo.

Lo que sí hemos podido constatar en este nuevo Lexus RX ha sido el trabajo de Lexus por aumentar cada vez más esa parrilla, y hacer que fuera más distinguida, mediante los cromados que la flanquean, y el diseño de la trama de la parrilla, con láminas horizontales, o incluso con una rejilla de malla (en el caso de los F Sport). De hecho, uno de los detalles que nos ha llamado la atención del nuevo Lexus RX está precisamente en que su frontal resulte igualmente agresivo, independientemente de que escojamos una línea F Sport, o un acabado más sobrio y menos deportivo.

3. La nuevo moda, del SUV coupé, influye, pero no condiciona. En los últimos años hemos visto el surgimiento de toda una serie de SUV, de dimensiones compactas, e incluso compactas tirando a grandes, que abogan por la estética coupé para diferenciarse. Un nicho explotado con maestría por BMW, abordado por Mercedes recientemente, y que con seguridad seguirán otros muchos fabricantes que luchan por ganar al cliente, y ofrecer una respuesta concreta, y completa, a sus necesidades.

El Lexus RX se ha visto influido por esta tendencia, de manera que su diseño ha girado en torno a esa búsqueda de los rasgos de un coupé en una carrocería que, sin duda, es la antítesis de lo que entendemos como un coupé. Lexus ha hallado su estética coupé en un diseño de pilar trasero partido, en el que la línea lateral acristalada se fusiona con la luneta posterior. Lexus también justifica la elección de esta técnica por su contribución a la hora de mejorar la aerodinámico, no solo para aportar estabilidad, sino sobre todo para reducir ruidos que incomoden a los pasajeros.

Pero lo importante es que, más allá del juego visual, el Lexus RX sigue siendo un gran SUV y no ha visto penalizado su espacio, habitabilidad, y confort, para buscar una estética más deportiva.

4. La importancia del espacio. Conscientes de que uno de los factores más importantes para un cliente, a la hora de decantarse entre un NX o un RX, estará precisamente en sus necesidades de espacio, el nuevo Lexus RX ha aumentado el espacio de carga del maletero hasta los 540 litros. Es una cifra ligeramente superior a la de su predecesor, con unas cotas de longitud, anchura y altura (100×112,9×44,8 centímetros) que prácticamente se mantienen.

Son cifras muy correctas para un gran SUV híbrido, en tanto bajo ese espacio de carga del maletero aún había que encontrar sitio para colocar sus baterías.

El Lexus RX 450h es uno de los SUV con mejor habitabilidad en el mercado. Sobre todo por funciones tan prácticas, como estos botones, que encontramos en la pared del maletero, o en la base de los asientos traseros, y que no solo son capaces de abatir los asientos, mediante un dispositivo eléctrico, sino también de recuperar su posición original, es decir, de hacer que el respaldo suba de nuevo.

El Lexus RX también puede equiparse con un sistema de apertura del portón trasero eléctrico, sin llaves, y sin botón. Al pasar la mano por delante del emblema de Lexus en el portón, este la detecta y procede a su apertura.

5. Fiel a la receta híbrida. En Lexus siguen apostando, con ímpetu, por el híbrido. Su gama sigue prescindiendo de diésel, y los únicos motores que comercializan sin alguna suerte de hibridación buscan cierto enfoque deportivo. El mayor acercamiento reciente de Lexus al turismo, no híbrido, mainstream, es un cuatro cilindros con turbo y 240 CV. En Lexus también siguen apostando por la solución del híbrido convencional, el no enchufable, puesto que confían en alcanzar sus objetivos (de eficiencia) sin necesidad de recurrir a baterías que puedan ser más pesadas, más costosas, o incluso requerir la instalación de puntos de recarga para el cliente. Su filosofía se basa en la de ofrecer híbridos cuyo funcionamiento sea muy parecido al de un turismo con una mecánica convencional, no híbrida.

De esta forma, y como ya decíamos anteriormente, el Lexus RX solo se comercializa con un motor híbrido – bajo la denominación Lexus RX 450h – fruto de la combinación de un V6 de 3.5 litros y dos motores eléctricos, uno de 167 CV (delante) y otro de 68 CV (detrás), para desarrollar en conjunto 313 CV de potencia (los cuales no surgen de la suma simple de las potencias de los tres motores, por las peculiaridades de su sistema híbrido).

El resultado es un gran SUV capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 7,7 segundos y homologar unos consumos desde 5,2 litros/100 kilómetros y unas emisiones de CO2 desde 120 g/km. De manera que estamos ante un gran SUV, con más de 300 CV de potencia, unas prestaciones realmente buenas, que además es capaz de librarse del Impuesto de Matriculación en su versión de acceso (la ECO) gracias a su extraordinaria eficiencia.

El Lexus RX 450h es capaz de circular en modo eléctrico puro, durante unos metros, pero en cualquier caso su mecánica no ha sido concebida para tal uso, aunque esta función nos puede resultar muy práctica en casos puntuales, como aparcar en el garaje de una vivienda unifamiliar sin despertar a la familia. En el momento en que aceleramos con insistencia, entra en funcionamiento el motor térmico, un V6 bastante suave, y que no resulta excesivamente ruidoso, ni tan siquiera cuando pisamos a fondo el acelerador, y su cambio de variador continuo (en realidad se basa en engranajes planetarios) se encarga de elevar al máximo el régimen de revoluciones, hasta que lo soltamos, para responder a nuestra demanda de empuje.

El funcionamiento de su transmisión sigue siendo muy cómodo, en tanto la aceleración se produce de forma progresiva y sin los altibajos presentes en otros cambios automáticos en la transición entre marchas. Pero también sigue siendo poco intuitivo, en tanto las revoluciones a las que trabaja el motor, y por ende su sonido, no se corresponde con la ganancia de velocidad que experimentamos. Pero es cierto que el trabajo de Lexus a lo largo de los últimos años se hace patente en una lógica de funcionamiento más precisa, capaz de anticiparse mejor en situaciones en las que el conductor realice acciones un tanto confusas, como aliviar peso de su pie derecho del acelerador, para pisar a fondo de nuevo.

Las levas en el volante del Lexus RX 450h – de serie en F Sport – también nos ayudan a llevar un control más preciso de la conducción, con unas marchas prefijadas, que en realidad no son tal cosa, en tanto los desarrollos de su transmisión son infinitos. Estas marchas siguen sin ser tan intuitivas como las velocidades reales de un cambio manual, o de convertidor de par, pero nos ayudan sobre todo a controlar la conducción con mayor precisión, sobre todo si queremos controlar la retención del motor.

El nuevo Lexus RX 450h (izquierda) junto a su predecesor.

6. Consiguiendo que un gran SUV, cerca de los 5 metros, sea ágil. En esta presentación no solo tuvimos la suerte de probar el nuevo Lexus RX 450h, sino también de hacer lo propio, para comparar, con el modelo que se comercializaba hasta hace unas semanas, y del que ya se habrían agotado todos los remanentes en España. Esa comparativa nos sirvió, sobre todo, para constatar cómo Lexus ha conseguido imprimir un tacto muy aceptable, de berlina premium, e incluso de turismo compacto, a un todocamino de 4,89 metros de longitud y más de dos toneladas en vacío.

Los límites físicos de un vehículo así son irremediables, pero su chasis contiene perfectamente la carrocería, especialmente si equipamos el Sistema de Suspensión Variable Adaptable (AVS), que es capaz de compensar el balanceo en marcha, y de ajustarse a las irregularidades de la carretera, automáticamente. Este sistema es de serie en los F-Sport. Tuvimos ocasión de probarlo por tramos muy bacheados y estoy convencido de que muy pocos vehículos – aún menos con las llantas de 20″ que equipa de serie el F-Sport – hubieran sido capaces de ofrecernos tal sensación de confort.

Esa agilidad también la constatamos en el hecho de que Lexus haya optado por un tarado de la dirección preciso y directo, lo suficiente para aportarnos la confianza que necesitamos cuando queremos encarar carreteras secundarias muy reviradas a un ritmo bastante alto.

7. Tecnología. El Lexus RX también llega cargado de sistemas y ayudas a la conducción, que dan para un artículo aparte. Entre ellos, un sistema de precolisión que es capaz incluso de frenar a baja velocidad si el conductor no reacciona, un control de crucero adaptativo funcional a baja velocidad, un control de mantenimiento activo de carril que también funciona a baja velocidad, sistema de reconocimiento de señales de tráfico, sistema de alerta de fatiga, conexión y desconexión automática de luces de largo alcance, e incluso faros LED adaptativos que orientan el haz de luz en función de la presencia de otros vehículos en la carretera.

En lo tecnológico, también hemos de reseñar el estreno de un nuevo Head-Up Display a todo color, que además de práctico, es muy visual. Nos gusta, sobre todo, por la claridad con la que se nos muestra la velocidad a la que circulamos, y las indicaciones del GPS, la información que probablemente más a menudo buscaremos en el cuadro de mandos, o la pantalla del equipo de entretenimiento y navegación, que ahora está presente en nuestra línea de visión para evitar que desviemos la mirada y nos distraigamos.

8. Confort y lujo. Pero ante todo, y uno de los aspectos en los que más se ha notado el salto generacional en este Lexus RX 450h, lo más importante de este gran SUV es el nivel de confort y lujo que puede ofrecer. La calidad de los acabados es muy alta, y sus ajustes excelentes. Pensemos que, desde la opción más básica, la ECO, que parte de 63.200€ de tarifa, el Lexus RX 450h ya está equipado con asientos delanteros con ajuste eléctrico de 8 posiciones, volante auto-retráctil, sistema de llave y arranque inteligente SMART Entry, y soporte lumbar con dos ajustes para el conductor.

De serie, toda la gama Lexus RX 450h también equipa advertencia de cambio involuntario de carril, control de crucero adaptativo (desde 0 km/h), freno de estacionamiento eléctrico, sistema de precolisión, y cámara trasera de aparcamiento.

La gama Executive, a partir de 75.700€ de tarifa, será la más demandada en España y ya incluye asientos delanteros con memoria, calefactados y ventilados (su climatizador cuenta con un automatismo para regular, en función de la temperatura del habitáculo, la intensidad y la temperatura de la climatización de los asientos), portón trasero eléctrico (se abre al pasar la mano sobre el emblema de Lexus), tapicería de cuero, pantalla de 12,3″ con Remote Touch, sistema de 12 altavoces Pioneer, etcétera.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Este afilado Lexus RX es obra de TRD

Solicita tu oferta desde 58.700 €
  • nombre

    Diariomotor, esperando ansioso una prueba larga del Mazda mx5 1.5, gracias!!!!

  • tato

    Magnífico coche, aun así la gente se comprará un tractor alemán, mucho más contaminante, con un motor para vehículo de transporte y con una fiabilidad que no le llega a la suela de los zapatos, eso si es alemán