¿Sabías que Citroën ya utilizaba llantas de fibra de carbono hace más de 40 años?

 |  @davidvillarreal  | 

A partir de ahora hemos de acostumbrarnos a que materiales, relativamente exóticos, vayan conquistando la construcción de diferentes componentes de nuestros coches. Especialmente aquellos que sean susceptibles de propiciar un mayor aligeramiento de nuestro coche. Lo normal es que estos materiales comiencen a introducirse en deportivos, y vehículos de gama alta, para ir incorporándose cada vez más a turismos generalistas, para todos los bolsillos. El nuevo BMW M4 GTS contará con la posibilidad de montar llantas de fibra de carbono, entrando en un selecto club de deportivos que han recurrido a esta opción. ¿Pero sabías que ya en los años 70 podías comprarte un Citroën con llantas de fibra de carbono?

Citroën buscaba las llantas más ligeras para hacer del SM un coche adecuado para rallys, y las encontró en su socio Michelin. Estas llantas llegarían a comercializarse opcionalmente en el Citroën SM de calle.

La historia de Citroën nos ofrece ejemplos realmente interesantes de avances tecnológicos que conseguirían que la marca de los chevrones alcanzase un nivel de sofisticación que para sí hubieran querido muchas marcas de la competencia. El ejemplo más socorrido es el de las suspensiones hidroneumáticas. Pero en este caso no fue exactamente Citroën, sino su socio, Michelin, el que dirigió un proyecto para crear unas llantas extremadamente ligeras, fabricadas en un material compuesto basado en fibra de carbono.

Y como te habrás podido imaginar, la motivación que dirigió tal empresa no fue otra que la de alcanzar el máximo aligeramiento para afianzar las aspiraciones de Citroën en la competición.

Estas llantas pesaban la mitad que una llanta de acero, y su aspecto era muy parecido al de una llanta de aleación.

Con la intención de hacer del Citroën SM un coupé apto para rallys, el ingeniero jefe del proyecto, Jacques Né, buscaba alternativas para las llantas originales de acero empleadas en el SM. Se valoró la posibilidad de recurrir a unas llantas de aleación ligeras de un proveedor italiano, pero Citroën consideró que no eran adecuadas (probablemente por problemas de resistencia) para las exigencias de un rally, tal y como cuenta este magnífico artículo de Hemmings.

Fue entonces cuando Citroën recurrió a su socio, Michelin, que bajo el departamento de competición dirigido por Pierre Dupasquiere, se propuso crear las Michelin RR “roues resin”, las ruedas de resina de Michelin. Aunque su aspecto fuera el de una llanta de aleación convencional, estaban construidas con polímero reforzado de carbono (en realidad es una resina basada en carbono que se creaba con un proceso parecido al de la fibra de vidrio) que hacía que fueran extremadamente ligeras, en torno a unos 4,3 kilogramos. Estas llantas aún así conservaban una pieza central de acero, sobre la que iba el atornillado, como podemos ver en la imagen inferior publicada por Jalopnik.

El SM debutó con llantas de carbono con victoria en el Rally de Marruecos de 1971, e incluso se ofrecerían opcionalmente en el Citroën SM de calle, en un coupé revolucionario, y una obra del art decó francés. Hoy en día se han convertido en una pieza prácticamente de coleccionista, y en uno de los repuestos más caros para los que atesoran uno de estos coches.

En Diariomotor:

Ver todos los comentarios 0