8 curiosidades sobre el BMW Z8 que quizás no conocías

 |  @ClaveroD  | 

Hoy repasamos la historia de uno de los roadster más espectaculares jamás fabricado por BMW, el BMW Z8. Uno de los proyectos más arriesgados en los que se ha sumergido BMW con la intención de fabricar algo muy diferente, tanto como para poner en el mercado un deportivo de marcado diseño retro y planteamiento muy deportivo. Lo mejor de BMW en el cambio de siglo fue el BMW Z8, puesto a punto por BMW Motorsport y capaz de servir como arma del mismísimo James Bond. Esta es la historia, anécdotas y desventuras del BMW Z8, el clásico más actual.

Inspirado en el BMW 507

El primer vestigio de lo que conocemos como BMW Z8 lo encontramos en el Salón del Automóvil de Tokio de 1997 con un prototipo rompedor que quedaría como uno de los mejores ejercicios de la era del diseñador Chris Bangle como jefe de este departamento en BMW. Hablamos del BMW Z07, un concepto que buscó llevar al presente de aquel momento el espíritu del BMW 507 original. Su éxito fue rotundo, algo que buscaba BMW, provocando entonces que en Munich se sentaran a hablar sobre la posibilidad de lanzar al mercado un deportivo que en nada tenía que ver con la gama de modelos de BMW en aquellos momentos.

Diseñado por el visionario Henrik Fisker

Aunque por aquel entonces Chris Bangle era el jefe de diseño de BMW, el verdadero artífice del BMW Z07 y el BMW Z8 inspirado en el concept fue Henrik Fisker cuando trabajaba en BMW Designworks en California, diseñador que más tarde pasaría al primer plano automovilístico como protagonista de la historia del fabricante Fisker. El interior del BMW Z8 corrió a cargo de un segundo diseñador, Scotty Lemper, aunque gran parte de sus mandos y equipamiento del habitáculo fueron reciclados de otros modelos de BMW. Uno de sus elementos más característicos es su volante de aluminio de clara inspiración clásica.

Un clásico moderno muy cotizado que fue construido a mano

El BMW Z8 se diseñó como clásico y BMW lo lanzó con esa intención. BMW buscó innovar en tanto a sus chasis desarrollando una célula tridimensional de aluminio para reforzar la plataforma del BMW E39 M5 de la que partía. Aún así, buscó un formato que le permitiera ofrecer a sus clientes una exclusividad nunca antes vista en el fabricante. El lanzamiento del BMW Z8 se realizó en el año 2000 como edición limitada y con un equipo de fabricación específico que a la postre convertirían al BMW Z8 en un deportivo fabricado a mano. En 2003 se cesó su producción con 5.703 unidades ensambladas, la mitad de ellas fueron a parar a EE.UU. y 3.182 de los BMW Z8 fabricados fueron pintados en color gris metalizado.

Según señaló BMW en su momento, el BMW Z8 se construyó con la garantía de contar con soporte de fábrica y repuestos por un tiempo de 50 años. BMW quería fabricar un clásico y lo consiguió. Ahora se piden en torno a los 200.000 euros por un BMW Z8 en buen estado.

Luces de Neón: un invento sin futuro en el automóvil

El BMW Z8 no fue el primer automóvil en instalar luces de Neón, años antes lo haría el Lincoln Mark VIII, sin embargo sí que ha sido una de las características más reconocidas de su diseño. Las luces de Neón fueron toda una revolución, permitiendo confeccionar aquellos intermitentes laterales y posteriores mínimos y alargados que eran imposibles de imaginar haciendo uso de bombillas. BMW defendió el uso del Neón por su rapidez en la activación y sus posibilidades en tanto a diseño, sin embargo esta idea demostraría con el paso del tiempo que era un recurso costoso de implementar, con mínimo respaldo por parte de la industria y con no pocos problemas de fiabilidad por culpa del agotamiento del gas.

Motor V8 By BMW Motorsport

Si algo consiguió hacer BMW con el Z8 fue el fabricar un roadster casi sin rivales, y parte de la culpa era su trabajado apartado ciclo puesto a punto por BMW Motorsport y con todo un V8 atmosférico animando al conjunto. El BMW Z8 era un roadster de poco más de 1.600 kilogramos, sin embargo gozaba de un impresionante motor 4.9 V8 de 400 CV y 500 Nm conectado al tren trasero mediante un cambio manual de seis relaciones. BMW Motorsport hizo que el Z8 fuese realmente rápido, pues para realizar el 0-100 Km/h apenas necesitaba 4,7 segundos y podía volar a cielo abierto hasta los 250 Km/h autolimitados. Suerte que BMW entregó todas las unidades con su respectivo techo rígido, no para evitar las lluvias que para eso ya tenía capota de lona, sino para no volverte loco cuando el viento te golpeaba a más de 200 Km/h.

Hubo un BMW Z8 firmado por Alpina

Dado el gran trabajo de BMW en el desarrollo del Z8, nunca se pensó en que Alpina trabajara en el roadster de BMW, pero en 2002 se estableció un acuerdo entre BMW y Alpina para que Alpina terminase de fabricar las unidades restantes del Z8 y con su particular puesta a punto. Hablamos de un total de 555 unidades fabricadas bajo el sello Alpina.

Contra todo pronóstico el BMW Z8 afinado por Alpina no era un coche tan deportivo como el Z8 original, algo bastante extraño pero real. Alpina reinventó el BMW Z8 para llevarlo hacia un enfoque más relajado con un propulsor 4.6 V8 de 375 CV y un cambio automático Steptronic de cinco relaciones y comportamiento más confortable. Una vez más, la gran mayoría de Alpina Z8 fueron a parar a EE.UU., llegando incluso a venderse en concesionarios oficiales de BMW. Pese a su menor carácter, la limitada producción del Alpina Z8 ha conseguido revalorizarse más que el BMW Z8 original.

El BMW Z8 fue el coche de James Bond

El BMW Z8 ha sido y será uno de los coches más conocidos y admirados de la historia de BMW. Su diseño clásico y deportivo lo convirtieron en un reclamo de vital calado, especialmente cuando BMW y Universal Studios sellaron un acuerdo para convertir al BMW Z8 en el coche de James Bond con Pierce Brosnan como protagonista. La película en concreto fue “El mundo nunca es suficiente”, e incluso para los menos amantes de las historias del agente secreto 007, ver actuar al BMW Z8 bien merece la pena.

Una fiabilidad en tela de juicio

Con la producción del BMW Z8 ya finalizada, hubo varios usuarios del modelo que reportaron fallos y diversos problemas relacionados con el propulsor, el chasis y las famosas luces de Neón de las que ya hemos hablado. En el caso del propulsor 4.9 V8 de 400 CV, todo apunta a un motor que necesita de más cariño que otros motores para evitar males mayores. Este propulsor se caracterizó por un consumo alto de combustible y aceite y especial atención a su correcto mantenimiento, sobre todo al practicar conducción deportiva, algo que no todos los propietarios del Z8 terminaron de entender.

Una posible deformación del chasis fue otro asunto que salpicó al BMW Z8. Resulta que algunos propietarios del BMW Z8 reportaron cómo la estructura de aluminio del BMW Z8 terminaba por deformarse con el paso del tiempo, un aspecto que levantó cierta polémica con un grupo de propietarios de Munich reclamando una solución. La deformación del chasis se centraba concretamente en las torretas de los amortiguadores, pero este asunto se difuminó con el paso del tiempo y nunca se realizó comunicado alguno sobre la solución a este problema o la veracidad sobre las acusaciones de los propietarios.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Se vende por falta de uso: este BMW Z8 “kilómetro cero” busca un nuevo dueño (James Bond ya se ha interesado por él)

Ver todos los comentarios 2
  • joseluis

    1600kilos? esta bien el dato?

  • ADN

    El modelo alcanzó mas de 300 km/h en pruebas, pero el bonito y retro diseño del morro inclinado “a la inversa” lo hacía inestable. La solución era un enorme faldón delantero poco estético o limitarlo a 250 km/h. Por suerte fué la segunda, ¿Quién necesita ir rápido en un roadster con tanto estilo?