Gasolina de 100 octanos fabricada con agua y CO2: ¿pronto en su gasolinera?

 |  @davidvillarreal  | 

Cada vez estamos más convencidos de que, si queremos mirar con perspectiva a lo que nos depara el futuro, hemos de asumir que los combustibles fósiles tienen fecha de caducidad. Ya sea por el fin del petróleo, que aún parece muy lejano. Ya sea por el agravamiento de la problemática de la contaminación, a nivel local, y el calentamiento global derivado de los gases de efecto invernadero, a nivel global. Ya sea por la implantación de tecnologías, como la pila de combustible, o el coche eléctrico, en automoción; y las renovables en la generación de energía, que consigan que la extracción de petróleo sencillamente no sea la solución más rentable. Aún así, y según muchos analistas, hemos de asumir que en las próximas décadas los motores de combustión interna seguirán dominando el parque automovilístico mundial. ¿Y si pudiéramos sintetizar gasolina de calidad, “limpia”, y sin depender del petróleo?

El gran problema de los combustibles sintéticos está en lograr que el proceso de producción sea escalable y viable en términos económicos y energéticos.

La dependencia del petróleo no solo ha de preocuparnos por asumir que algún día haya de agotarse, o por el impacto que conlleva en el medio ambiente su combustión, sino también por lo dependiente que es nuestra economía de su producción. No hay más que ver los movimientos que se están produciendo en las economías mundiales en los últimos días, y semanas. El petróleo es tan importante que incluso puede condicionar la toma de decisiones políticas de gran calado.

Sintetizar combustible de laboratorio, a priori, parece una solución milagrosa para muchos problemas. En cualquier caso, la mayor dificultad en estos momentos está en escalar el proceso, y en hallar un punto en que el coste económico y energético sea viable, y quizás se encuentre con el cenit del petróleo que predijo la teoría de Hubbert (ver Wikipedia).

La e-benzin de Audi y Global Bioenergies se produce empleando agua, hidrógeno, CO2 y energía solar.

En mayo del año pasado, Global Bioenergies anunciaba que había producido por primera vez su propia gasolina sintética, con el apoyo de Audi. Una gasolina, que Audi denominaría como “e-benzin”, de 100 octanos, y completamente libre de sulfuros y bencenos, lo que garantiza una combustión muy limpia. Lo increíble, y prácticamente mágico para cualquier no iniciado, que podría pensar que detrás se esconde un ancestral truco de alquimia, es que la producción de este combustible se realice utilizando elementos tan comunes como el agua, el hidrógeno, el CO2 y la energía solar.

Evidentemente, el futuro de esta tecnología solo tiene sentido si se cumplen varias condiciones. La primera de ellas, que su producción sea escalable y que se puedan producir cantidades suficientes para el suministro de automóviles, o de la industria. La segunda, que sea un proceso energética y económicamente viable. No tiene sentido que la producción de una cantidad ínfima de combustible requiera ingentes cantidades de energía. La clave del proceso que habría iniciado Global Bioenergies estaría precisamente en que la producción de e-benzin empleará energías renovables, y que en ese proceso además se eliminará CO2 para conseguir la neutralidad en su efecto invernadero (es decir, las emisiones que conlleva la combustión de esta gasolina de laboratorio ya se habrían neutralizado en su producción).

Otra de las claves, y de los aspectos que más importan a los desarrolladores de esta tecnología, es la garantía de que su gasolina de laboratorio estará libre de los problemas que hasta ahora encontrábamos en otras alternativas al petróleo, como los biocombustibles. En gran problema de estos últimos no es otro que su elevada dependencia de materias primas orgánicas que pueden ser empleadas como alimento. Que los alimentos compitan con la energía, y en este caso los combustibles, es un problema enorme, especialmente para naciones y poblaciones con riesgo de hambruna.

Audi ha firmado un nuevo acuerdo para estrechar su relación con Global Bioenergies y facilitar que comience la producción en grandes cantidades de su combustible sintético.

¿Hay futuro en esta e-benzin? Mientras Audi ya está probando los primeros combustibles sintéticos de Global Bioenergies, hace unos días se confirmaba que la marca de los cuatro aros había refrendado un nuevo acuerdo para involucrarse aún más en el proyecto, y facilitar que Global Bioenergies comience la producción a gran escala de este combustible. Antes de que termine el año, Global Bioenergies ya espera haber suministrado grandes cantidades de combustible sintético a Audi.

Aún es difícil pronosticar cuando comenzará la distribución de este combustible sintético, de esta gasolina de laboratorio. Audi también está trabajando en otras soluciones, como la producción de su e-diesel. En cualquier caso, no te quepa la menor duda de que más allá del hidrógeno y el coche eléctrico, los combustibles aún tienen futuro gracias a investigaciones como esta.

Fuente: Audi | Global Bioenergies
En Diariomotor:

Lee a continuación: Audi RS Q3 performance: un órdago de 367 CV al Mercedes GLA 45 AMG

  • PgR777

    Que dejen de investigaciones en eso y en el coche de hidrógeno y pasemos directamente a los eléctricos, buscan la “viabilidad energética” pero vamos a hacer cuentas:
    Ponemos que el Sol aporta 1000 KW a un panel solar, la eficiencia del panel es del 25%, se consiguen 250 KW de electricidad, la fabricacion de la gasolina tiene una eficiencia del 30%, de ahí salen 75 KW, luego el motor de gasolina tiene una eficiencia del 20% al final eso son 15 KW, el resultado son 15 KW de 1000 KW. Ahora vamos con el motor eléctrico, llegamos a los 250 KW de energía eléctrica, la eficiencia del motor eléctrico no se sabe muy bien a ciencia cierta, algunos dicen del 60%, otros que es superior al 75%, bueno, vamos a ponernos en la peor situación y vamos a decir un 60%, pues serían 150 KW, osea que, se gastaría 10 veces menos energía con un coche eléctrico.

    • Edu Alonso

      Pero para los que como yo amamos los motores de combustión interna y a la vez estamos concienciados con el medio ambiente esto es una gran noticia.

    • juan

      Esto es mas como una solucion, para cuando se acabe el petroleo y aun la mayoria tengamos coches de gasolina, etc poder seguir usandolos mientras renovamos a electrico.

  • No tiene sentido por eficiencia. Por el simple hecho de que el talon de aquiles del hidrogeno es la eficiencia y este proceso usa hidrogeno pero le suma la ineficiencia de la produccion de gasolina asi como la ineficiencia del motor de combustion. Me gustaria ver los datos, deben ser un desastre. Dudo que audi apueste en serio por esta tecnologia. Respecto al motor electrico la eficiencia es superior al 85% en todos los casos. Eso si ingentes cantidades de litio a extraer ( veremos si no hay guerras) baja automia, tiempo de recarga largoy problemas con la red en el acoplamiento oferta demanda. La solicion aun esta por llegar y probablemente sera un mix de muchas cosas pero gasolina sintetica? Para eso mejor biodieses que ya convierte sol en gasolina. Saludos

  • Este proceso fue desarrollado por los alemanes antes y durante la Segunda Guerra Mundial
    Es excelente y en los últimos años se ha podido reducir su costo gracias a la nanotecnologia

  • Aarón Medina

    Creo que este tipo de combustible será la solución mucho antes que el coche eléctrico o derivados, y es mejor así. El mercado de repuestos y la mecánica en sí, es muy grande, algo que el coche eléctrico se cargaría, y no, no me refiero solo a las grandes marcas y empresas de repuestos, sino esos bazares donde vas cuando se te quema una junta de culata o se rompe algún retén. Todo eso, se iría al garete, sin contar que también desaparecería toda la cultura que gira alrededor del motor, y no, me refiero a niñatos con tubarros en sus coches, sino esa gente que disfruta realmente del bramido de los motores, del sentir su máquina al límite en el circuito los domingos, o de su armonía y suavidad cuando va por carretera. Todo esto desaparecería. Por otro lado, nos enfrentamos a un gran problema con el clima, pero gracias a estos combustibles que plantea Audi y Global Bioenergies, el motor de explosión no desaparecerá, pero tendremos una atmósfera mucho más limpia, además de dar paso a motores aún más eficientes gracias a sus 100 octanos. El único problema restante serían los NOx y los CO, pero nada que no solucione un buen catalizador, o quien sabe, puede que algún día, inventen algún aditivo que se añada al combustible en su producción y elimine estos contaminantes, productos de la combustión en alta compresión.