¿El sleeper definitivo? Este inocente Chevrolet Sprint del año 1988 está poseído por un demonio

 |  @sergioalvarez88  | 

El Chevrolet Sprint es uno de esos coches para olvidar. Se trata de un utilitario diseñado a finales de los años 80, que pasó sin pena ni gloria por el mercado, como buen electrodoméstico de transporte que era. Sin embargo, este Chevrolet Sprint del año 1988 es muy especial. Bajo un exterior anodino y soso, se esconde una posesión infernal. Lejos ha quedado su antiguo motor de tres cilindros y un litro. Es mejor que ni siquiera un superdeportivo como el Porsche 918 Spyder le mire mal. Este Sprint es el sleeper definitivo.

Este Ford Sierra 1.6 no es lo que parece, y esconde en su interior un motor de 1.000 CV de potencia.

Sólo un detalle llama la atención desde fuera: un enorme neumático trasero de drag racing. Si entramos al interior del coche, aunque se retienen los asientos e instrumentación original, es difícil no advertir un chasis completamente nuevo. Un enorme bulto en el piso del coche oculta una transmisión GM TH350, que pasa toda su potencia al eje trasero a través de un diferencial de origen Ford de gran tamaño. Parece que este coche no es un simple utilitario de tracción delantera y menos de 70 CV de potencia.

Nada más lejos de la realidad. Bajo su capó se esconde un motor V8 de 6,3 litros fabricado por Duttweiler Performance, sobrealimentado por dos turbocompresores. Este propulsor fue creado para las competición de aceleración – conocidas como drag-racing – y tiene una potencia máxima de… 945 CV. Más de 10 veces la potencia original del Chevrolet Sprint. Con un peso de menos de una tonelada y una tracción de campeonato, estoy seguro de que baja fácilmente de los 10 segundos en el cuarto de milla.

Y desde fuera, retiene sus tapacubos de 12 pulgadas, su capó no tiene abultamientos extraños… y estoy seguro de que podría confundir a casi todos los profanos. Lo mejor de todo es que es un coche completamente legal para su uso en carretera – si vives en EE.UU. claro está – y puede funcionar con combustible convencional. Está a la venta por 44.995 dólares, en Autobarn Classic Cars (Carolina del Norte). Si te gusta que tu coche de carreras pase desapercibida en el tráfico, este Chevrolet Sprint busca dueño.

Fuente: Carscoops
En Diariomotor:

Lee a continuación: Mercedes 540 G4 (1934): cómo un 6×6 único pasó de las manos de Hitler a la Familia Real Española

  • R.E. Olds

    Imaginaos, va un chulito con un cochazo, ni siquiera te pica por que piensa que no le vas a ganar, entonces aceleran ambos coches y gana este. Como se queda el dueño del otro coche?

  • Danielrs500

    pues en Colombia tuvo una gran acogida, y hasta donde se esta es la primera generación del Swift, pero en algunos países se vendió como sprint, un auto tortuga con 3 cilindros, económico, durable, pero soso como el solo.

  • Cruscu

    En Colombia fue un éxito, muy fino y querido por la mayoría, eso si incómodo! Hasta hace poco aún se vendia .