CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Tesla

4 MIN

Da gracias (o llora): esta puede ser la única esperanza del coche privado

David Villarreal | @davidvillarreal | 2 Abr 2016
tesla-model-3-secretos
tesla-model-3-secretos

Son malos tiempos para la lírica, y aún peores para moverse en coche. A menudo me gustaría tener un barco gigante, y mucho dinero, para representar el relato del Arca de Noé, y alojar una pareja de coches de cada especie, antes que el diluvio universal acabe con todos ellos. Y es que, nos guste o no, la industria del automóvil jamás volverá a ser la misma, y muchos coches que hoy nos encantan probablemente tendrán que reinventarse. Lo hemos visto con el downsizing, los turbo, y los cambios automáticos, pero en ese diluvio que nos espera aún no ha comenzado más que a chispear.

El peso de los combustibles fósiles en nuestros coches ha de reducirse progresivamente, quizás hasta desaparecer.

El escándalo de los diésel, escenarios de alerta por contaminación que estamos viviendo en las grandes ciudades son el preludio de algo peor, de una situación en la que muchos rincones estarán vetados para los coches contaminantes, y para que los pocos que resistan en él tengan que enfrentarse a unos costes tan elevados que sea difícil permitirse tal cosa.

Irremediablemente tenemos que asumir que el futuro pasa por algún tipo de electrificación, por la movilidad de cero emisiones, o motores térmicos con algún tipo de apoyo eléctrico.

5
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Al menos en Estados Unidos, las cuentas salen, y son muy favorables para el Tesla Model 3 frente a otras berlinas no eléctricas.

En cualquier caso, cuando hablamos de este escenario catastrofista, quizás nos estemos olvidando de otra teoría muy interesante. Para entonces es posible que el coche eléctrico haya llegado a un punto en que, por sus cifras (autonomía y tiempos de recarga) y su precio (con el abaratamiento de las baterías), sea mucho más barato y recomendable un eléctrico que un diésel o un gasolina, y no existan tantas limitaciones como ahora para alcanzar esa versatilidad en un eléctrico.

Hagamos cuentas y veamos que el Tesla Model 3 ya no está tan lejos de ese punto. En Estados Unidos costará apenas 2.000 dólares más que un BMW Serie 3, gozará de una autonomía de 346 kilómetros y una red con 613 estaciones, y 3.628 puntos de recarga rápida, repartidos por todo su territorio nacional. Puntos de recarga en los que incluso podremos "repostar" gratis.

Ya hay quien dice (Bloomberg) que la gran explosión comercial del coche eléctrico no será consecuencia de la próxima crisis del petróleo, sino que será ese boom del coche eléctrico el que genere la próxima gran crisis del petróleo.

Quizás el futuro pase por coches que enganchen a las nuevas generaciones como lo están haciendo los teléfonos móviles y los gadgets de las tecnológicas.

En ese futuro ya sabemos que será muy difícil, por no decir imposible, que nos movamos en coches privados que contaminen. Pero aún existe otro problema mayor. ¿Podremos movernos en coches privados? O mejor dicho, ¿querremos movernos en coches privados?

Vivimos en la era de Uber, Car2go y BlaBlaCar. Las nuevas generaciones cada vez sienten menos afección por el automóvil. Hubo un tiempo en que los chavales contábamos los años, los meses, y los días, que nos restaban para la mayoría de edad, que estudiábamos el teórico antes incluso para tener el carné cuanto antes, disponer de un coche, y sentirnos, por decirlo de alguna forma, libres. Hoy en día a muchos jóvenes les preocupa mucho más tener el último modelo de teléfono móvil, que hacer números para conseguir un primer coche de segunda mano, o heredado.

Es por eso que quizás debamos observar la expectación que ha generado la presentación del Tesla Model 3, con sus colas kilométricas en los concesionarios, similares a lo que sucede cuando Apple lanza un nuevo producto; con sus miles de personas enganchadas al streaming; con sus Trending Topic en Twitter (incluso en España); y con sus más de 100.000 reservas en menos de 24 horas, como un ejemplo más de que el nexo que ha encontrado Tesla entre las tecnológicas, y la industria del automóvil, pueden presagiar algo más. El Tesla Model 3, no solo como modelo, sino como experiencia en toda su extensión, puede ser la única esperanza del coche privado.

En Diariomotor:

Vídeo destacado del Tesla Model 3