¿Por qué seguimos jugando a la ruleta rusa, viajando sin cinturón de seguridad?

 |  @davidvillarreal  | 

A menudo lamentamos, e incluso denunciamos, que las autoridades centren toda su atención en la persecución de infracciones, como los excesos de velocidad, en ocasiones en tramos que no revisten mayor peligro, y no en formar a los conductores, mejorar las infraestructuras, y crear verdadera conciencia de la seguridad vial. A menudo también lamentamos que la industria no ponga mayor hincapié en los avances en materia de seguridad vial, aunque es cierto que en los últimos años se han dado saltos verdaderamente cualitativos para proteger a los pasajeros. Pero este discurso es vano cuando un conductor, o un pasajero, decide viajar sin cinturón de seguridad. ¿Por qué seguimos jugando a la ruleta rusa?

Tanto en el accidente de Figueres de este fin de semana, como el del autobus en el que perecieron trece estudiantes Erasmus, el uso del cinturón de seguridad podría haber jugado un papel fundamental para evitar el fallecimiento de los pasajeros.

Este fin de semana nos estremecíamos con la noticia de un accidente de tráfico, cerca de Figueres, en el que fallecieron siete personas, de las cuales seis no estaban utilizando el cinturón de seguridad. Las imágenes, que probablemente todos hayáis visto en televisión este fin de semana, eran suficientemente terribles como para considerar que quizás el cinturón no hubiera servido de nada, al menos para los pasajeros del Volkswagen Golf. Pero incluso a tenor de la brutalidad del impacto, en el que dicen influyó dramáticamente un exceso de velocidad, es probable que algunas vidas hubieran podido salvarse gracias a los sistemas de retención, que probablemente sean los que más vidas salvan cada día en nuestras carreteras.

Y me pregunto, ¿qué razón puede llevar a alguien a afrontar un viaje, ya sea conduciendo, o como pasajero, sin cinturón de seguridad?

La labor de concienciación del uso del cinturón, especialmente en los autobuses, debería mejorarse.

Los cinturones de seguridad salvan vidas. Y aunque para ti siga siendo la misma cinta de tela negra de siempre, los cinturones de seguridad han evolucionado mucho a lo largo del tiempo, evoluciones pensadas no solo para evitar que el pasajero saliera despedido del habitáculo, sino también su colisión contra el volante, o lo revestimientos del coche, mejorar la facilidad con que nos ajustamos el cinturón, e incluso mitigar el latigazo cervical mediante sistemas pretensores.

Quiero creer que, pese a la trágica noticia del fin de semana en el que ya es uno de los más graves entre turismos de la historia de nuestras carreteras, el uso del cinturón en turismos está muy extendido.

Pero sinceramente también creo que existe otra batalla pendiente, aún más delicada, y crucial para mejorar la seguridad de los desplazamientos por carretera. La Semana Santa de este año comenzaba con otro accidente terrible, también en Cataluña, el de un autobús en el que perecieron trece estudiantes Erasmus, ninguna de las cuales portaba cinturón de seguridad. Mucho me temo que no se está haciendo suficiente hincapié para recordarnos que el cinturón de seguridad es importante, y obligatorio, también al viajar en autobús y que incluso puede acarrearnos una multa de hasta 200 euros.

En Diariomotor:

Lee a continuación: 5 comportamientos que revelan que eres un mal conductor (Primera parte)

  • Oliver

    Me sigue pareciendo inexplicable que la gente no use un elemento de seguridad tan básico. Ya estoy tan acostumbrado a él que ahora lo que no puedo es conducir sin llevarlo abrochado, siento que no voy solidario con el coche, necesito sentirme atado a él para ser un “pack”.