CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Deportivos

2 MIN

El mejor sonido que vas a escuchar este fin de semana es el de este Audi Sport Quattro S1 de 770 CV

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 22 May 2015
audi-sport-quattro-s1
audi-sport-quattro-s1

Ponte los auriculares, despacha a tu jefe o a tu familia, y quédate sólo ante el ordenador. La música que va a emanar por los auriculares es el mejor sonido que escucharás en todo este fin de semana, con bastante probabilidad. Se trata del brutal sonido de un Audi Sport Quattro S1 del Grupo B, rugiendo en las montañas italianas en una de las más afamadas competiciones de ascenso: el rally Verzegnis-Sella Chianzutan. Casi 400 metros de ascenso y 30 curvas en un fulgurante tramo cronometrado que lleva poco más de dos minutos a los coches más rápidos.

El Audi Sport Quattro S1 sólo compitió en 1985 y 1986, cuando el Grupo B fue prohibido. Walter Röhrl fue uno de sus pilotos.

El Audi Sport Quattro S1 en cuestión ha sido preparado por Prospeed para este ascenso, con una puesta a punto enfocada al asfalto y un motor potenciado. Esta bestia hace morder el polvo a cualquier WRC con su sistema de tracción total permanente y una tremenda potencia de 770 CV, pero no es un Grupo B original: es una réplica muy fiel al original fabricada por este taller búlgaro sobre la base de un Audi Quattro Coupé. Su sonido a escape libre resulta simplemente desgarrador: resuena en las paredes de la montaña, inunda los bosques cercanos con su rugido mecánico y el peculiar chasquido de la válvula de descarga del turbo.

El Audi Sport Quattro S1 ha sido uno de los coches más icónicos del Grupo B, una época gloriosa para los rallyes que probablemente no volverá nunca a darse. Su motor 2.2 turbo de cinco cilindros - cuyo humilde origen era un Audi 200 - es lo que le confiere ese sonido tan único, un sonido que es una deliciosa mezcla entre un seis en línea y un cuatro cilindros, con la aspereza extra de tratase de un motor de competición. En tiempos, su tremenda potencia les permitía un 0 a 100 km/h inferior a tres segundos y velocidades de infarto en tramos realmente peligrosos.

Fue esta peligrosidad la que terminó con varios espectadores y pilotos, fruto de una tremenda escalada de potencia en apenas unos años. Aunque el Grupo B ya no existe, nos ha dejado grandes máquinas y momentos para el recuerdo.

Fuente: Motor Authority En Diariomotor: Walter Röhrl vuelve al Col de Turini con su Audi Quattro