CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Youtube Diariomotor

3 MIN

Walter Röhrl vuelve al Col de Turini con su Audi Quattro

En este mes de marzo se cumplen 30 años del lanzamiento del Audi Quattro. Este coupé de marcada estética ochentera fue el primer vehículo en aplicar con éxito la tracción total, en el sentido de favorecer la dinámica y la deportividad. Dedicaremos un artículo completo a este mítico deportivo, que dió lugar a toda una saga de éxitos en los rallye, propiciando el advenimiento de la tracción total a esta competición. Era la época del feroz Grupo B, una época de despiadada batalla tecnológica por el título.

En 1981 Michele Mouton era la primera mujer campeona de un rallye del mundial, el Sanremo, a bordo de un Audi Quattro. Walter Röhrl se había hecho con el mundial en 1980, a bordo de un Fiat 131 Abarth, e hizo lo propio en 1983, a bordo de un Lancia 037. En 1984 se subió a los mandos del Audi Quattro A2, una evolución del vehículo que debutó en el mundial de 1980. Sin embargo, aquél año fue su compañero de equipo Stig Blomqvist el que se hizo con el mundial a bordo del Audi Quattro A2.

La competencia en el Grupo B se intensificaba y las potencias no hacían más que crecer, en las últimas etapas de esta competición abocada al desastre el Audi Quattro S1 había duplicado sus 300 CV iniciales hasta unos mareantes 600 CV. Estos vehículos eran apodados “los ángeles de la muerte”, vehículos que los propios ingenieros eran incapaces de poner al límite, por puro miedo. Varios accidentes graves y la muerte de dos pilotos a bordo de un Lancia Delta S4 motivaron la prohibición de los Grupo B en 1986.

El Audi Quattro S1 vió sus últimos momentos en competición a los mandos de Walter Röhrl en 1987, en el Pikes Peak International Hillclimb, con un tiempo de récord en el ascenso más famoso de la tierra, que sin embargo, fue eclipsado el año siguiente por Ari Vatanen en su Peugeot 405 T16. Como es lógico, Walter ha tenido una relación muy especial con el deportivo alemán, que se plasma en el homenaje que se da a los mandos de un Audi Quattro A2 en el Col de Turini, una etapa del Rallye de Montecarlo.

Autocar se ha subido con Walter, y ha recorrido el tramo con esta leyenda. El coche es el mismo que el piloto empleó en los años 80, en perfecto estado de conservación. Por supuesto, un coche así es para usarlo, así que el alemán no se ha cortado con el acelerador lo más mínimo. A pesar de sus 62 años, Rörhl está en plena forma, es probador oficial de Porsche y acometerá en poco tiempo las 24 Horas de Nürburgring a bordo de un Porsche 911 GT3 RS de relativa serie. Pero volvamos al Audi Quattro.

Con un cilindrada de 2.110 cc, el cinco cilindros turbo desarrolla 360 CV a 7.000 rpm, acompañados de un par máximo de 450 Nm a 4.000 rpm. Con una batalla de 2.524 mm era algo nervioso y tenía voladizos largos, amén de una longitud total de 4.40 metros. Aceleraba de 0 a 100 km/h en 4.2 segundos gracias a un peso muy ligero, que en orden de marcha, con piloto, copiloto y combustible no superaba los 1.100 kg. Un vídeo para disfrutar de la maestría de este piloto y las espectaculares imágenes que la acompañan.

Vía: autoblog.it En Diariomotor: Ari Vatanen en el ascenso a Pikes Peak, maestría al volante | Project Anniversario, el nieto del Audi Ür-Quattro | Clásicos de la competición: Audi 90 quattro IMSA GTO