¿Cómo pretende ahorrar Ford el suministro energético de 6.000 viviendas sin mejorar sus coches?

 |  @davidvillarreal  | 

La eficiencia y ecología de un coche va más allá de lo que consume, de sus emisiones. La huella de carbono de un automóvil, el impacto medioambiental de este, comienza con su producción. Piensa en la energía que se consume para fabricar un automóvil, cada una de sus piezas, en la logística de los suministros e incluso en la iluminación de las factorías de un fabricante de coches. Ford va a invertir la nada desdeñable cifra de 25 millones de dólares, algo menos de 20 millones de euros, en sustituir los fluorecentes y los halógenos de todas sus instalaciones por iluminación LED. El ahorro que supondrá esta decisión será de 56 millones de kWh anuales, suficiente para ofrecer suministro energético a más de 6.000 familias.

Que Ford ilumine con LED sus instalaciones no salvará de la tala el Amazonas, ni logrará remediar los efectos del cambio climático, eso es obvio. Lo interesante del asunto, a mi juicio, es comprender que la ecología y la eficiencia de un automóvil va más allá de su consumo y sus emisiones, comienza con su producción y no ha terminado hasta que no se han tratado los residuos generados en su destrucción.

La huella de carbono, el rastro medioambiental generado por un coche, no se limita a su consumo y sus emisiones. Casi tan importante como su eficiencia energética, la sostenibilidad y la energía consumida en el proceso de producción de este.

No soy muy fan de algunos estudios que intentan poner precio a la huella de carbono de un automóvil. Algunos hablan del orden de decenas de toneladas de CO2 solo en el proceso de producción y a menudo dejan fuera a algunos factores que también son relevantes, la producción de los suministros, la logística. Incluso el reciclaje de todas las piezas, y su coste energético, debería tenerse en consideración.

Si hacemos caso de estos estudios, la producción supondría una porción importante del coste medioambiental de un automóvil. A lo mejor deberíamos ser más estrictos a la hora de hablar de coches ecológicos. A lo mejor empezar por sustituir la iluminación antigua por iluminación mediante diodos LED sea, pese a lo anecdótico, un buen comienzo. Si además añadimos a la ecuación paneles solares y consideramos que la iluminación LED es una inversión a largo plazo, por el ahorro que ofrece su longevidad y su mantenimiento, 20 millones de euros son una cantidad irrisoria para los beneficios que ofrecerá, ¿no crees?

Fuente: Ford
En Tecmovia: La ecología del neumático: ¿cómo se puede mejorar la “huella de carbono” de los neumáticos?

Lee a continuación: El cliente medio de Bugatti tiene 84 coches, 3 aviones y 1 yate

  • Sergio Rincón

    Mi comentario quedará divido en dos partes:
    1. Alabo que los fabricantes se preocupen por el impacto ambiental, no sólo en los anuncios de publicidad de sus vehículos ‘verdes’, sino también en los procesos de producción, transporte y demás logísticos involucrados antes de verlo en el concesionario.
    2. Ese ahorro de 56 millones de kWh anuales, les devolverá esa inversión de 25 millones de dólares como máximo antes de 5 años, recordemos que ante todo los fabricantes deben garantizar el balance económico de sus proyectos, aquí el punto es que se visualicen los ahorros y beneficios (materiales o no) de implementar soluciones más amigables con el medio ambiente.