Jardines en el techo de los autobuses, ¿ecología o mero marketing ecológico?

 |  @davidvillarreal  | 

Estos días me enteraba de la siguiente noticia: en Barcelona y Palma de Mallorca han estrenado autobuses con la azotea ajardinada (vía El Confidencial). Visto así, la idea mola. ¿Jardines rodantes en nuestras ciudades? ¿Y por qué no? La idea me parece interesante y hasta felicitaría al paisajista que lo ha introducido en España por la iniciativa. Ya habíamos visto una idea similar aplicada en los autobuses de Nueva York y otras capitales mundiales. El problema es que comienzo a leer acerca de ecología, reducción de CO2, etcétera, etcétera, y empiezo a mosquearme. ¿De verdad un jardín en el techo de un autobús puede ayudar a reducir la contaminación?

Las cifras de CO2 neutralizado por estos jardines son interesantes, pero aún así no creemos que esta sea una solución medioambiental, sino más bien una buena idea publicitaria.

Sus creadores, Phytokinetic, dan cifras concretas del CO2 capturado por su jardín rodante. Aproximadamente 20 kilogramos de CO2 por metro cuadrado al año. Son cifras que suenan contundentes. Si tomamos un autobús muy representativo de la flota de una gran ciudad, como Madrid, por ejemplo un Iveco Irisbus Cityclass Cursor (ver flota de autobuses de EMT Madrid), nos encontramos con que si aprovechásemos cada centímetro del techo (12 metros de longitud por 2.55 de anchura), que obviamente no es posible, esta solución ahorraría 612 kilogramos de CO2. Empleando cifras de homologación, y considerando la media de los coches modernos vendidos en 2013 y 2014, equivaldría a un ahorro de las emisiones generadas por un turismo en 5.000 kilómetros.

Con ese dato, y por contundentes que sean las cifras si lo extendiéramos a toda la flota de autobuses de una gran ciudad, seguiremos pensando que existen soluciones mejores que esta, o por lo menos más efectivas para que la reducción de emisiones pueda marcar la diferencia. Sus creadores también hablan de lo importante que puede resultar su idea para abogar por un marketing medioambiental, ya sea de flotas de autobuses, o de vehículos comerciales para una empresa, puesto que esta idea también puede aplicarse en vehículos más pequeños que un autobús. Estaremos de acuerdo en que un jardín encima de tus furgonetas es un buen reclamo publicitario.

¿Por qué no abogamos por reducir el hormigón, por más zonas verdes en nuestras ciudades y por atacar de raíz al problema, reducir la contaminación generada por nuestros coches y no buscar soluciones, o parches que ayuden a neutralizar el CO2?

Desconocemos el coste, económico, de incorporar estos jardines en el techo de los autobuses. Lo que sí sabemos es que estos han de tener un coste energético, es decir, que su peso también ha de incrementar de alguna forma el consumo del vehículo. Sus creadores no dan cifras exactas, pero aseguran que el sistema es ligero en tanto han utilizado materiales específicos para sustituir la tierra. Las plantas que crecerán en el techo de estos autobuses además están adaptadas para resistir a las condiciones que han de enfrentarse, movimiento, máxima exposición solar, y su irrigación funcionaría mediante el agua sobrante del sistema de aire acondicionado.

La idea sigue pareciéndome llamativa e interesante a nivel visual. Pero, ¿de verdad es esta una solución al problema de las emisiones en nuestras urbes? No, no lo es. El problema ha de mitigarse de raíz. De nada sirve que instalemos plantas en el techo de los autobuses para compensar el CO2 emitido, especialmente si tenemos en cuenta que existen otras emisiones aún más dañinas y perjudiciales (como vimos en el ejemplo parisino), que no son tan sencillas de neutralizar, hablamos de partículas en suspensión y NOx.

Por otro lado, si queremos aumentar la vegetación de nuestras ciudades, ¿no deberíamos abogar por un modelo de urbanismo más sostenible? ¿No deberíamos reducir las toneladas de hormigón, ladrillo y cemento que utilizamos por metro cuadrado y aumentar las zonas verdes de nuestras ciudades? ¿No sería más sencillo crear más parques, pequeños y grandes, con variedades de plantas que no requieran un excesivo mantenimiento y sean capaces de neutralizar grandes cantidades de CO2?

Como idea curiosa, y pintoresca, está bien. Como solución, mucho me temo que no.

En Diariomotor: Bus Roots, jardines sobre ruedas para Nueva York

Lee a continuación: Quieres ver el vídeo de un Mitsubishi Lancer EVO de 1.000 CV que merienda Nissan GT-R y Toyota Supra

Ver todos los comentarios 6
  • Meteoro59

    De acuerdo contigo David, curioso y pintoresco, como poner macetas en drones y echarlas a volar, jaja. Me parecería más útil aprovechar el techo para paneles solares, aunque teniendo en cuenta nuestra cultura de mantenimiento, sería dinero tirado.

  • jairoareinas

    El jardín en el techo puede ayudar a que dentro del autobus se esté mas fresco y así no ser tan necesario que el aire acondicionado esté a tope. O a lo mejor esto que digo es una idea loca :)

    • Ayudar ayudará. Pero habría que ver hasta qué punto ayuda.

      Es como el tema que mencionaba del peso. Hablan de un diseño ligero, pero aún así tantos metros de jardín han de pesar necesariamente bastantes kilogramos.

  • von Stanberg

    Me considero un individuo orientado hacia la ecología, pero la verdad al punto de la paranoia ecológica no pienso llegar nunca. Este “jardín” aporta a la ecología tanto como la nada y estéticamente puede que sea visto desde lo alto mas agradable que un techo de un Bus en metal. Lo que no corresponde en su lugar natural es desde ya anti ecológico y un jardín en el techo de un vehículo es un invento tan inútil como antiestético.

  • MRTN4687

    Evaluando esta iniciativa teniendo cuenta costos de instalación y mantenimiento me inclinaría que tendría mas de lo segundo (marketing ecológico) que de lo primero. Habría que preguntar si pretenden que este se autosostenga con agua de lluvia, o habría que regarlo con la costosa agua europea. también creo que una cosa sería que unas plantas en un jardín o bosque sobrevivan a las estaciones y otra muy diferente sería que tratasen de sobrevivir en el techo de un autobus. Mejor dicho, la inversión considero que debería ir por otro rumbo.