CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Normas de circulación

4 MIN

¡Evita que te cacen! Este radar de la M-30 multa a 1.000 conductores al día tras rebajar el límite a 70 km/h

David Villarreal | @davidvillarreal | 3 Jun 2016
radar-1440px
radar-1440px

No vamos a hacer demagogia. Los radares son necesarios, y diría que imprescindibles para mantener la seguridad y el orden en las carreteras. El gran problema está en que la percepción de los conductores no es esa, sino la de estar constantemente vigilados para que, al mínimo error, una cámara nos tome una bonita instantánea y nos llegue a casa la fotografía más cara que nos hayamos hecho en nuestra vida, más incluso que una fotografía nupcial. Y el gran problema, y quizás la razón por la cual los conductores seguimos teniendo esa percepción, está en casos como el del radar que actualmente más multas está tramitando en Madrid, y en España, a razón de 1.000 multas diarias. Ver multas por exceso de velocidad.

Instalar radares en puntos negros, vías muy concurridas, pendientes prolongadas, etcétera, es necesario, y probablemente ahorra accidentes. El problema está en que un radar en medio de una recta kilométrica, con poco tráfico, difícilmente podría justificarse como un método efectivo para evitar accidentes.

Y el problema aún mayor está cuando se da una situación como la sucedida estos días en Madrid. Un radar instalado desde hace años en la vía de circunvalación M-30 no para de multar a los conductores, en un tramo que desde hace poco ha rebajado su límite de velocidad de 90 km/h a 70 km/h.

Hay que decir que la responsabilidad de respetar los límites de velocidad, y atender a las señales de tráfico, es de los conductores. No hay excusa que valga, como la de haber recorrido ese tramo miles de veces en los últimos años, y habernos acostumbrado a mantenernos a 90 km/h hasta poco antes de entrar en el túnel de la M-30, donde el límite es de 70 km/h, sin percatarnos de que ese límite de 70 km/h ahora empieza mucho antes, tras los cambios realizados el mes pasado.

En cualquier caso, ¿de verdad no se podía rebajar el límite de velocidad informando mejor a los conductores? ¿No es lógico que ese radar hubiera mantenido el límite de velocidad anterior durante un tiempo para evitar que, en vez de cazar a los conductores peligrosos, como debería hacerse, se esté cazando a cualquier conductor despistado, que probablemente cumple en su día a día con las normas?

El radar en cuestión, con el que debemos tener especial precaución, sobre todo aquellos que conducimos habitualmente por este tramo y tenemos muy memorizado el trayecto, se sitúa en un pórtico del kilómetro 19,8 de la M-30, en la confluencia de las calles Marqués de Monistrol y Santa Comba, en la zona de la Avenida San Pol de Mar, mucho antes de acceder al túnel sur de la M-30, y de la desviación hacia la A-5.

En Diariomotor: