Nuevo récord para el derrape más largo de la historia: ¡168,504 kilómetros sin parar de derrapar!

 |  @davidvillarreal  | 

Hace unos años os contábamos la hazaña de Harald Müller, que había batido el récord de drifting más largo marcando una distancia de 144,126 kilómetros tras 2 horas, 25 minutos y 18 segundos girando en círculos. Si ya aquello nos resultó sorprendente, mucho ojo a lo conseguido por Jesse Adams, un estadounidense que acaba de batir el récord de Harald. Jesse ha dado nada más y nada menos que 1.000 vueltas, recorriendo una distancia de 168.504 kilómetros, tras pasar 5 horas y 45 minutos derrapando, completamente de lado, en un Toyota GT 86 preparado. ¿Cómo lo ha conseguido?

El hecho de que el firme estuviera mojado y se emplease un asfaltado que ya de por sí, y en seco, resulta deslizante, puede hacer que pongamos en duda si de verdad esto es drifting. Sea como fuere, la organización del Guinness World Records acepta esta técnica como drifting. Es más, de no aceptarla, sería técnicamente imposible haber alcanzado estos registros. Ya no solo porque complicaría mucho el control del derrapaje al piloto. Sino sobre todo porque un asfalto seco sería demasiado abrasivo para que los neumáticos resistieran sin sufrir un reventón durante tanto tiempo. Ver artículo en The Drive.

El récord fue batido en Sudáfrica y ahora está esperando la certificación oficial del Guinness World Records.

Con 168,504 kilómetros, Jesse Adams batió el récord anterior de Harald Müller, que estaba en 144,126 kilómetros

Es probable que también te estés preguntando si este Toyota GT 86 es de serie. Y efectivamente así es. La única modificación que se practicó, que de nuevo era un requisito técnico para alcanzar esa distancia, fue instalar un depósito de combustible adicional, con otros 40 litros. Ver artículo en Auto Trader.

Jesse tuvo que poner a prueba su resistencia física y mental, pero también recurrir a una pequeña adaptación de su GT 86 necesaria para recorrer tantos kilómetros de lado, instalar un depósito de combustible adicional de 40 litros

Más allá de la dificultad de mantener un coche en continuo derrape durante 5 horas y 45 minutos, Jesse Adams tuvo que enfrentarse a otros problemas. Problemas como el estado físico de sus pies sobre los pedales y sus brazos y sus manos sobre el volante, en continuo movimiento. Jesse también reconocería que su cabeza pudo jugarle alguna mala pasada y que hubo momentos, como los más delicados, tras 400 vueltas y tras 600 vueltas, en los que estuvo pensando seriamente en retirarse y en la justificación que daría a su equipo, y a los testigos, para haber desistido en este récord.

Vía: Jalopnik

Lee a continuación: ¿Mazda MX-5 RF o Toyota GT 86? ¿Por qué comprar el nuevo targa de Hiroshima? ¿Cuál es más deportivo?

Solicita tu oferta desde 32.990 €
  • Carlos Caballero

    No seran metros?
    PD: vale veo que es una coma y no un punto, ahora encaja