3 productos que podría lanzar Tesla Motors (y no son coches…)

 |  @davidvillarreal  | 

Elon Musk sigue incendiando la red. El fundador y CEO de Tesla Motors, que ahora mismo se dirige al mundo desde su cuenta de Twitter con un avatar que evoca al Doctor Maligno, habla y sube el pan. En sus últimas declaraciones anunció que el 30 de abril se presentará una nueva línea de productos Tesla Motors, que esta será realmente importante y que, definitivamente, no será un coche. Tras lo cual, ¡que comiencen las especulaciones! Y puestos a especular, nosotros no queríamos quedarnos atrás, y te contaremos qué 3 descabellados productos podría lanzar Tesla Motors, y probablemente no lance.

1. El producto troll. Elon Musk puede convertirse en un auténtico troll, ¿y por qué no? En un momento en que la guerra de Silicon Valley entre Apple y Tesla Motors, por sus recursos humanos, está en todos los titulares; en un momento en que muchos piden a Apple que adquiera Tesla Motors; en un momento en que se rumorea que Apple quiere lanzar su coche anti-Tesla; ¿habría algo más troll que lanzar una línea de teléfonos móviles, tablets, reproductores de música y relojes “inteligentes”?

Probabilidad de que suceda: baja. Hay que asumirlo. En cualquier caso recuerda – y no lo digo yo, lo dice Elon – que Tesla Motors, por su trabajo en I+D y por su estructura, es una empresa más parecida a cualquier tecnológica, que a un fabricante de coches. Amén de estar realmente avanzados en lo que a desarrollo de hardware y software se refiere.

Como curiosidad, la broma del April Fools’ Day de Tesla Motors fue este tuit anunciando un supuesto producto, el Model W. Os aseguro que este artículo ya lo teníamos preparado ese día y pareciera que el community manager de Tesla Motors nos hubiera leído la mente. Como curiosidad, ya os contamos el movimiento que generó esta broma en las acciones de la marca. Era una broma muy evidente, pero los sistemas automatizados que en la sombra compran y venden acciones no fueron capaces de reconocerla, y además esperaban el lanzamiento de ese nuevo producto anunciado por Elon Musk.

2. El producto WTF. ¿Te imaginas que Elon Musk, en un movimiento magistral, convence a Jeremy Clarkson para producir un nuevo programa de televisión? Internet se rompería. Eso seguro. ¿Qué le falta a Elon Musk? Fundó la mayor compañía de transacciones y pagos electrónicos, tiene una empresa que fabrica paneles solares para irritación de las energéticas, tiene una empresa que fabrica decenas de miles de coches (una vez más para irritación de las energéticas), lanza naves al espacio. ¿Por qué no introducirse en el mundo editorial? No iba a ser ni el primero, ni el último. Ahí tenemos a un tal Jeff Bezos que tras conquistar el mundo del comercio electrónico decidió, casi a modo de capricho, pagar 250 millones de dólares en metálico por The Washington Post (noticia en The Washington Post).

Probabilidad de que suceda: por desgracia, nula.

3. El producto serio. Un sistema de baterías para el hogar. Si piensas que Elon Musk solo quiere hacer dinero y fabricar muchos coches, es que aún no te has enterado de lo que de verdad está sucediendo. En unos años Tesla Motors quiere estar produciendo millones de baterías. Y en sus previsiones más optimistas, Tesla Motors cree poder vender 500.000 coches al año en 2020. Evidentemente, el gran negocio de Tesla Motors podría estar en otro lado. Tesla Motors puede convertirse en uno de los mayores suministradores de baterías del mundo, para otros fabricantes, para la industria energética, obviamente para los sistemas de abastecimiento solar de SolarCity, pero también para un nuevo proyecto de energía doméstica de Tesla Motors.

La combinación de Solar City, Tesla Motors y los hogares de sus clientes, puede establecer una relación win-to-win clarísima. Tesla podría facilitar el abastecimiento autónomo, no dependiente o menos dependiente de las energéticas, de los hogares de sus clientes; garantizar “repostajes” gratuitos, o casi gratuitos, para su coche eléctrico; y de paso contribuir a que este sistema y el propio Tesla Model S trabaje en una inmensa nube energética que, entre otras cosas, podría revolucionar el modelo energético estadounidense, y ser de gran ayuda como aprovisionamiento energético de emergencia, en caso de catástrofe.

Probabilidad de que suceda: muy alta.

Lee a continuación: El próximo reto del coche autónomo de Google es aprender a esquivar vacas

  • Seguid votando PP-PSOE

    Por cierto que en este país de atrasos y atrasados, las baterías de Tesla, de momento no las vamos a ver,las opciones energéticas verdes son poco menos que ilegales

    • Toda la razón…

      +1