CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
BMW

2 MIN

Disfruta con la maravillosa restauración de este Isetta abandonado durante 40 años en un bosque (+Vídeo)

Elena Sanz Bartolomé | 17 Jul 2022
Restauracion Isetta Abandonado  02
Restauracion Isetta Abandonado  02

Aunque ahora se ha convertido en un pequeño coche eléctrico bautizado como Microlino, para mucho el Isetta seguirá siendo aquel minúsculo vehículo urbano con forma de huevo que unos conocieron en los años cincuenta y otros en los años ochenta de la mano de Steve Urkel y ‘Cosas de casa’. Una de esas unidades originales protagoniza esta fascinante restauración después de haber pasado más de cuarenta años abandonada en medio de un bosque.

El Isetta primigenio estuvo diseñado y creado originalmente por Iso, el fabricante italiano de automóviles. Igual que otras marcas, BMW adquirió una licencia para producirlo y se convirtió en uno de los microcoches más exitosos porque ofrecía un transporte económico para cortas distancias. No en vano, la marca bávara puso en la calle más de 160.000 unidades entre 1955 y 1962.

Más de 60 años

La unidad que protagoniza el vídeo de Restored es un Isetta 300 de 1959 y, más concretamente, es un ejemplar del Isetta Moto Coupé DeLuxe que tiene más de sesenta años. El problema es que ha pasado más de cuatro décadas oxidándose entre los árboles de una zona boscosa: devolverlo a la vida ha sido todo un reto porque estaba en muy mal estado.

Y es que esos cuarenta años que ha pasado atrapado entre la vegetación han tenido consecuencias para el pequeño Isetta. No sólo se han oxidado varias partes del microcoche, el interior estaba prácticamente destruido porque la naturaleza aprovechó el techo abierto para colonizar el habitáculo.

De nuevo en marcha

Tras las primeras revisiones, el equipo de Restored comienza a sustituir todo lo que no se puede restaurar e instala un nuevo juego de neumáticos con llantas de diez pulgadas. El siguiente paso es ir a una estación de lavado para, poco a poco, volver a la vida y a la carretera. Antes de este proceso estético, la mecánica del Isetta tuvo que ponerse a punto. No fue fácil: invirtieron un par de días sólo en este proceso.

El motor de 13 CV no tenía vida así que tuvieron que limpiarlo y arreglar el cableado. Tras este largo proceso pudieron arrancarlo y verificar la velocidad máxima que podría alcanzar el Isetta en su estado actual: 72 km/h. Suficiente para poder recorrer múltiples carreteras y volver a atraer miradas.