Chris Amon, el piloto con más variación de equipos

 |  @alexgarciagv27  | 

Esta semana nos dijo adiós Chris Amon, a menudo considerado como el piloto más desafortunado de la historia de la Fórmula 1 a pesar de sobrevivir una época muy peligrosa y de haberse subido al podio como piloto de los equipos más imporantes de la época. Y es que si hay algo que no le faltó al neozelandés, fue variación de equipos. Nadie desde la creación del campeonato en 1950 ha pilotado para mñás equipos que Chris Amon.

El relativamente poco conocido y mencionado récord de Chris Amon da comienzo con un joven -para la época- piloto que debutó en la Fórmula 1 con un Lola del equipo de Reg Parnell en 1963. La escuadra pronto se pasó a Lotus con Amon aún como piloto y en 1965 y 1966, el piloto realizó un par de intentos para clasificar un Brabham. Después de una solitaria carrera como piloto oficial de Cooper, llegó la estabilidad con tres años en Ferrari.

Pero todo tiene su fin y en 1970 Amon llegó a March, donde estuvo una temporada antes de dos años como piloto de Matra. Luego, más caos con un 1973 en el que fue piloto de Tecno sin impedirle eso tomar parte en una carrera con un Tyrrell. En 1974 fundó su propio equipo pero solo consiguió clasificar el coche una vez y terminó el año en BRM. En 1975 estuvo casi todo el año sin correr antes de competir en un par de carreras con Ensign, donde siguió en 1976 antes de pasarse a Wolf-Williams, donde cerró su etapa en la Fórmula 1. ¡Todo un viajero!

Lee a continuación: Coches de competición para recordar: Votación VI

  • OneCarlosV8 3.5

    Ese circuito es Mosport?

    • Alex Garcia

      ¿El de la foto? ¡Spa-Francorchamps!

      Saludos.

  • angeluam

    McLaren le ofreció ser coequipero de Hunt y lo rechazó, también a Ferrari un año antes de ser campeones y Brabham en 79 también le ofreció una butaca y la rechazó

  • Jacobo87

    Tantos equipos y siempre llegó a contrapié... Aprovecho para recordar la que el propio Amon definia como la mejor carrera de su vida: el GP de Francia de 1972 (carrera recordada por la pedrada que le costó el ojo a Helmut Marko). Amon estaba en Matra, y aquel año pocas opción mes tenía frente a Lotus y Tyrrell. Aún así, el fin de semana empezó con el contratiempo de tener que utilizar un motor Matra V12 de sport-prototipos. El coche aún así era muy competitivo y Amon lo puso en la pole. Arrancó como líder y se mantuvo ahí hasta que las célebres piedras le causaron un pinchazo, obligándole a parar en boxes y perder varias posiciones. A la salida del box, Amon empezó a tirar como un loco, remontando hasta la tercera plaza y superando a Peterson y Cevert. Quedándose sin tiempo para asaltar a Fittipaldi y Stewart y marcando el récord de la pista en el proceso. Ese era Chris Amon. Rápido como los mejores, siempre había algo que salía mal; pero el talento estaba ahí para quien lo supiera ver.