Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

3 MIN

Curiosidades F1: Del escenario y la batería al asiento de piloto

Nobles, adinerados, terratenientes, gente común o incluso algunos que dedicaron toda su vida a las carreras. La Fórmula 1 ha contado a lo largo de su historia con un amplio repertorio de personajes actuando como pilotos y firmando mejores o peores resultados según lo que ocurriera en pista. Hoy en día todos los competidores vienen de categorías inferiores, trabajando para llegar a la categoría reina. Pero no siempre fue así y alguno incluso vino de los escenarios.

Es el caso del sueco Karl Edward Tommy Borgudd, más conocido como Slim Borgudd. Su primera carrera profesional estuvo en el mundo de la música, siendo uno de los fundadores de la banda "Made in Sweden". Llegó a trabajar con ABBA como batería y la relación con las cuatro estrellas debió ser bastante estrecha puesto que ellos cedieron su nombre para que le ayudara en el mundo de las carreras. Eso sí, no aportaron absolutamente nada de dinero al bueno de Borgudd.

La "jugarreta" era que ABBA permitía que el coche de Borgudd luciera el nombre de la banda para así atraer a otros patrocinadores que quisieran asociar su imagen al famoso grupo sueco aunque fuera a través de un batería y del nombre en un coche de carreras. Esto, junto a buenos resultados en la Fórmula 3 europea -fue tercero en 1979- le ayudó a encontrar un volante en ATS para 1981. Debutó en San Marino, cuarta cita de la temporada, pero no logró clasificarse para las cuatro siguientes carreras.

Sí lo hizo en Silverstone, donde no sólo consiguió tomar la salida sino que llegó en sexta posición, lo que le valió su primer punto en la Fórmula 1. Sólo acabó una carrera más, clasificándose para todas las restantes excepto la última prueba del año en Estados Unidos. Sus buenas actuaciones hicieron que Ken Tyrrell se fijara en él, ofreciéndole un volante para 1982 como compañero de equipo de Michele Alboreto. Allí Borgudd se mostró como un piloto seguro pero simplemente no suficientemente veloz.

Tras tres carreras siendo vapuleado por Alboreto, Tyrrell tomó la decisión de bajarle del coche para poner en su lugar a Brian Henton, que tampoco acabó de convencer. Borgudd por su parte se fue con la música a otra parte -nunca mejor dicho- y compitió ocasionalmente en Fórmula 3 y Fórmula 3000 a lo largo de varios años antes de mirar hacia los turismos y los camiones. Con los años, logró tres títulos en el Campeonato de Europa de Camiones, demostrando que manos no le faltaban.