Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

3 MIN

Curiosidades F1: Dos equipos, dos motores y un solo coche

Cuando la temporada 1995 de Fórmula 1 trajo al Benetton B195 y el Ligier JS41, fue imposible para todo el mundo evitar ciertos pensamientos suspicaces. Dos coches como dos gotas de agua. Dos monoplazas más que parecidos, prácticamente idénticos en todo aquello que era visible desde el exterior. Salvo los propulsores, Renault en el caso de Benetton y Mugen-Honda para Ligier, parecería que los chasis fueran exactamente iguales.

De hecho, hasta ciertos cambios sufridos a lo largo del año como una distinta configuración del capó motor fueron adoptados por ambos equipos, reforzando la idea de que había algo más que mera inspiración. Evidentemente, el hecho que Flavio Briatore hubiera sido propietario de Ligier mientras trabajaba en Benetton y que el italiano hubiera vendido su parte a un Tom Walkinshaw que hasta 1994 era parte de Benetton no ayudaba a disipar las sospechas.

Oficialmente, el Benetton B195 fue obra de Ross Brawn y Rory Byrne mientras el Ligier JS41 fue trabajo de Frank Dernie... quien había estado hasta 1994 con Benetton. Un auténtico cruce de cerebros y personal clave que nos deja sin ninguna duda. Incluso la caja de cambios del Ligier era la misma del Benetton, producida por estos últimos. Las sospechas eran tan grandes que la FIA se vio obligada a actuar para asegurarse que se cumplía el Pacto de la Concordia.

Pequeñas, a nivel visual, pero importantes diferencias como la suspensión trasera -que debía variar de todas formas al tener que adaptarse a un propulsor distinto- justificaron que se oficializara la aceptación del JS41 como un chasis totalmente independiente del B195. A fin de cuentas había sido fabricado por Ligier y el diseño venía firmado por Dernie, que al provenir de Benetton podía justificar el hecho de usar el conocimiento que tenía en su cabeza.

Una especie de laguna en el reglamento que encontraba a dos equipos que oficialmente tenían chasis distintos pero que una vez escarbada la superficie quedaba claro que tenían el mismo origen. El resultado no fue tan bueno para Ligier como lo fue para Benetton, que se llevó los títulos de pilotos y constructores, pero sí tuvieron un monoplaza capaz de subirse al podio y de obtener la quinta posición en la general con el mayor número de puntos en una década.

Con el tiempo volverían a repetirse imágenes similares con Honda y Super Aguri -aunque estos últimos usando monoplazas del año anterior- y finalmente con Red Bull y Toro Rosso. Estos últimos lucieron prácticamente la misma imágen a nivel de chasis entre 2007 y 2011, llegando al punto álgido de parecido entre ellos en 2008. Poco a poco y tras meterse la FIA, los destinos de los dos equipos tuvieron que ir separándose aunque es evidente que aún a día de hoy se comparte información.