Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

2 MIN

Curiosidades F1: La magia del Fórmula 2 volador

La Fórmula 1 es el pináculo del mundo de la competición automovilística. Salvo en contadas ocasiones como las temporadas de 1952 y 1953 -cuando el Campeonato del mundo se compitió bajo normativa de Fórmula 2-, han sido los coches tecnológicamente más avanzados y han hecho las delicias de los aficionados e incluso los pilotos que allí han competido. Pero a veces ocurren milagros -o casi- y gente como Jacky Ickx hace volar un Fórmula 2 de forma mágica.

En el Gran Premio de Alemania de 1967 ocurrió algo inesperado con el joven piloto belga despuntando de una forma increible. Puesto que la carrera se disputaba en el Nordschleife, la organización ponía en la misma parrilla a los coches de Fórmula 1 y Fórmula 2 para dar más valor al evento. De esta forma, los coches de F1 partían delante en parrilla y los de F2 detrás, sin importar los tiempos en las sesiones clasificatorias. Jacky Ickx ya sorprendió al obtener el tercer mejor tiempo con el pequeño monoplaza.

Solo Jim Clark y Denny Hulme habían sido más rápidos pero aún así Ickx partió detrás de todos los Fórmula 1. En carrera, poco a poco fue adelantando a coches de la categoría reina y llegó a luchar con Chris Amon por el tercer puesto pero una rotura de suspensión terminó con sus esperanzas. Para llegar a ese punto había tenido que adelantar a quince coches, todos ellos con un motor con el doble de cilindrada y muchísima más potencia. El tiempo diría que Ickx era un especialista en el Nordschleife pero esa actuación fue algo mágico.