CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

2 MIN

Curiosidades F1: La "Pole" Belmondo

Àlex Garcia | 6 Mar 2017
Paul Belmondo GP Mónaco 1992 March
Paul Belmondo GP Mónaco 1992 March

Que Jean-Paul Belmondo tuvo un hijo que llegó a competir en la Fórmula 1 es algo que se sabe. Aunque la realidad fuera que el joven Paul Belmondo se inscribió para 27 Grandes Premios y acabó tomando la salida sólo en siete de ellos. Puede que fuera más conocido por su romance con Estefanía de Mónaco a principios de los años ochenta que por su relativamente pobre paso por los monoplazas. De hecho, tan pobre fue ese paso -qué injustos somos a veces con quien acaba llegando a la categoría reina- que el francés se acabó ganando un mote peculiar.

Si Ayrton Senna era considerado como el rey de las pole position en esa época, el brasileño necesitaba un "foil". Un contrapunto, el yang de su yin... este era "Pole" Belmondo. En efecto, basándose en la parecida sonoridad del nombre del piloto y la palabra "pole" pronunciada correctamente en inglés, apareció el irónico mote para un competidor que no podía estar más lejos de la pole real. Aunque la realidad es que a lo largo de su primer año en la Fórmula 1 jamás fue el más lento. A bordo de su March se clasificó en cinco de las once carreras para las que se inscribió.

En aquellas en las que no logró clasificarse aún consiguió terminar por delante de otros rivales aunque en algunos casos se trataba de pilotos con monturas incluso menos competitivas que su turquesa March sin apenas patrocinadores. Peor lo tuvo en su segundo año en la Fórmula 1 en 1994 con Pacific Grand Prix. A bordo del peor coche de la parrilla y con Bertrand Gachot como compañero de equipo, Belmondo fue siempre el piloto más lento y en las tres ocasiones en las que no finalizó último, hubo que achacarlo a problemas o accidentes del piloto que ocupó su lugar.ç

En esta ocasión sólo logró clasificarse para dos Grandes Premios y al terminar la temporada decidió poner fin a su carrera en monoplazas. Belmondo había llegado como piloto de pago tras no lograr destacar en la Fórmula 3 y la Fórmula 3000. Siendo consciente de su no particularmente alto nivel y su relativamente amplia experiencia, fundó un equipo para carreras de resistencia. A bordo de un Courage de LMP2 logró finalizar en tercer puesto en su categoría en 2005 antes de que el equipo cerrara al cabo de dos ñaos en 2007.