Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

3 MIN

Curiosidades F1: La única carrera a dos mangas

Actualmente, cuando una carrera es interrumpida por bandera roja, la resalida tiene en cuenta las posiciones antes de la suspensión para formar una nueva parrilla de salida pero a todos los niveles se considera que sólo hay una carrera a tener en cuenta: la final. No siempre fue así y en el pasado una bandera roja podía significar la obligación de sumar los tiempos de las dos carreras para cada piloto de cara a obtener un resultado final. Pero sólo en una ocasión un Gran Premio de Fórmula 1 se planteó de entrada con dos mangas a tener en cuenta.

En 1959, el Gran Premio de Alemania cambió de lugar por razones políticas, pasando del Nürburgring al espectacular pero muy distinto trazado de AVUS, en Berlín. El motivo, permitir que los alemanes orientales pudieran acudir a la cita y disfrutar también de la Fórmula 1. Incluso se permitió de forma excepcional que se pagara con marcos de la República Democrática Alemana, algo sorprendente menos de quince años después del fin de la Segunda Guerra Mundial. En cualquier caso, el circuito combinaba parte de una autopista -en ambos sentidos- junto con un ángulo y un enorme y espectacular peralte.

La carrera fue programada a dos vueltas, teniendo en cuenta las exigencias del inusual trazado sobre pilotos y máquinas. De hecho, teniendo en cuenta las dos mangas, el Gran Premio de Alemania de 1959 se convirtió en su día en la carrera del mundial de Fórmula 1 con una media de velocidad más alta de la historia. Con un total de 498 kilómetros en 60 vueltas, la prueba se partió por la mitad para dar dos carreras de 30 giros. En ambas venció Tony Brooks, convirtiéndose en el único hombre en ganar un Gran Premio de Fórmula 1 programado de entrada a dos carreras, mientras que Ferrari logró un espectacular triplete.

La carrera fue recordada también por el espectacular accidente de Hans Herrmann al perder el control de su BRM y golpear las balas de paja, resultando en varios vuelcos en los que por fortuna el piloto no estuvo presente. En efecto, Herrmann salió despedido a relativamente baja velocidad durante uno de los vuelcos y no sufrió prácticamente ninguna herida. Tremendo contraste con lo ocurrido en una carrera de sport la semana anterior al Gran Premio en la que Jean Behra falleció tras perder el control de su Porsche en la zona del peralte y salir despedido por la zona superior. AVUS siguió siendo usado como circuito de carreras pero la Fórmula 1 no volvió por allí.