Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Monoplazas
Logo Icon

2 MIN

El accidente de James Hinchcliffe fue más grave de lo que pareció

El impacto de James Hinchcliffe el pasado lunes en Indianápolis al fallar la suspensión delantera de su monoplaza fue muy fuerte. Pero conociendo que el canadiense recobró la consciencia poco después, la gravedad de la situación no se supo hasta que la web estadounidense RACER relató ayer los hechos.

El piloto canadiense sufrió algo más que una herida en el muslo izquierdo, la razón en principio de su operación quirúrgica pocas horas después del accidente. Según cuenta RACER, de no ser por la rápida asistencia del equipo de seguridad de las IndyCar Series, Hinchcliffe bien pudo haberse desangrado como consecuencia de las heridas producidas por un brazo de la suspensión que penetró en el cockpit.

Tal pieza atravesó primero la pierna derecha de James Hinchcliffe, el lado donde se produjo el impacto, para terminar alojada en la izquierda a la altura de la pelvis. No es la primera ocasión en que ocurre algo así, pues Mike Conway ya sufrió graves heridas en un accidente considerablemente más impactante al salir volando en las últimas vueltas de las 500 Millas hace unos años y también Timo Glock lo sufrió en el GP de Japón de F1 en 2009, pero se creía que era una problemática solucionada con el nuevo DW12.

Vía | RACER Foto | IndyCar Series