Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Otros circuito
Logo Icon

4 MIN

En Argentina los turismos son los reyes

A nuestros lectores argentinos les sorprenderá un artículo como este, pero muchos de este lado del Atlántico desconocen cómo es el automovilismo en su país. Y aunque sea en un post breve no está demás comentar la enorme afición que existe allí por las carreras de turismos y que entre otras cosas sirve para entender cómo un piloto como Pechito pasa de correr en su país tras años desaparecido de la escena internacional a sumar dos títulos mundiales con Citroën en el WTCC.

Hasta cuatro grandes campeonatos de turismos campan por Argentina en la actualidad, todos ellos con sus propias categorías teloneras, escaleras de formación, marcas implicadas, cobertura televisiva... Todo ello crea conflictos de calendario, trabas entre organizadores y rivalidades, pero permite que prácticamente todas las marcas imaginables tengan programas de competición en circuitos y los pilotos locales combinen campeonatos hasta correr fin de semana sí y fin de semana también.

La categoría más tradicional de Argentina es el Turismo Carretera, que se remonta a la primera mitad del siglo XX. Entonces las pruebas parecían más rallyes que otra cosa, cruzaban el continente sudamericano (de ahí el arraigo del Dakar actual) y cimentaron la leyenda de pilotos como los hermanos Óscar y Juan Gálvez, el mismísimo Juan Manuel Fangio antes de dar el salto a Europa o posteriormente Juan María Traverso, también brillante piloto de TC2000, categoría de la que hablaremos ahora. Hoy en día los coches se basan muy ligeramente en modelos setenteros, de ahí su peculiar aspecto, estando presentes cuatro marcas. Son Chevrolet y Ford las de mayor apoyo del público frente a Dodge y los Torino locales. Además cuenta con categorías de formación denominadas TC Mouras y TC Pista Mouras, como si de la NASCAR se tratase.

Más moderno, con más marcas pero sin ese sabor histórico, el Súper TC2000 es comparable a cualquier gran campeonato de turismos internacional. Creado a finales de los setenta bajo el nombre de TC2000 y basado en modelos contemporáneos, en la última década ha mostrado una salud envidiable y hace bien poco decidió dar el salto a motores V8 de origen británico. Así, pasó a denominarse Súper TC2000 mientras el TC2000 pasaba a ser una categoría de desarrollo (protagonista en tiempos recientes de telediarios de medio mundo por un fuerte accidente) empleando aún motores locales del histórico preparador Berta.

Aunque compaginó distintos campeonatos, fue principalmente allí donde José María López rehizo su carrera al regresar a su país desde Europa, coleccionando tres coronas distintas: dos cuando aún era TC2000 y que motivaron la intentona con USF1 en 2010 y una en la temporada inaugural del Súper TC2000. Actualmente son cinco las marcas implicadas: Peugeot, Toyota, Renault, Chevrolet y Fiat. Ford redujo progresivamente su implicación desde el paso a los motores de origen extranjero.

Por último, dos categorías más coexisten en ese auténtico paraíso de los turismos que es Argentina. El Top Race, creado en los noventa, donde además de las sempiternas Chevrolet y Ford compiten Mercedes, Mitsubishi y Volkswagen y donde algunos pilotos bien conocidos en España como Facu Regalia o Nil Montserrat han probado suerte y el Turismo Nacional, basado en vehículos más simples y que está en auge desde hace dos o tres años, siendo la Clase 3 su categoría reina.

Desde luego se podría contar mucho más sobre el automovilismo argentino, un mundo en sí mismo y con tanta historia o más como pueden tener Gran Bretaña, Estados Unidos, Francia o Italia, pero la abundancia de carreras de turismos en Argentina es sólo una muestra de lo bien que le va a esta especialidad en Sudamérica, con categorías destacadas también en Brasil (Stock Cars y Brasileño de Marcas), Paraguay, Chile o Colombia (estos dos últimos países cuentan con sus propios TC2000, que en poco o nada se parecen al argentino). En todo caso sí es explicación suficiente para entender por qué Sudamérica es un semillero inagotable de pilotos de turismos y el WTCC trató de atraer a pilotos como Cacá Bueno o Néstor Girolami. Si no vemos más en Europa es precisamente por el éxito: bien pueden ganarse la vida en casa frente a las penurias para reunir presupuestos fuera de allí (el brillante Esteban Guerrieri me viene a la mente, por ejemplo).

Fotos | Turismo Carretera, Súper TC2000 y Automovilismo para todos