44

Lewis Hamilton

Información
Equipo
Mercedes AMG Petronas Motorsport
Lugar
Fórmula 1
Nacimiento
7 de enero de 1985
Edad
33 años
Ciudad
Stevenage(Reino Unido)
Campeonatos
2007 - Actualidad
Campeón en...
Fórmula Renault 2.0, Fórmula 3 Euro Series, GP2 Series y Fórmula 1
Debut F1
Gran Premio de Australia 2007
Equipo Debut
McLaren Mercedes
Primera Victoria
Gran Premio de Canadá 2007

Lewis Carl Davidson Hamilton es un piloto de Fórmula 1. Su título de 2017 le permitió convertirse en el piloto británico más exitoso dentro de la categoría reina del automovilismo. En cada una de sus once campañas en la categoría ha podido, al menos, alcanzar una pole y una victoria, tarea que ningún otro piloto ha logrado realizar. Tras salir de McLaren, donde permaneció 6 años, encontró en la escudería oficial Mercedes un socio ideal para continuar estableciendo récords. Desde su deslumbrante debut en 2007, su nombre ha estado inscrito en las más destacadas estadísticas. Campeón en 2008, 2014, 2015 y 2017, cada presentación suya representa una oportunidad para consolidarse como una de los mejores de la historia.

Del radio control al karting:

Lewis Carl Davidson Hamilton Nació en Stevenage, Reino Unido, el 7 de enero de 1985. El hijo de Anthony Hamilton y de Carmen Larbalestier empezó a sentir pasión por las carreras a los seis años, a través de un coche a control remoto que le obsequió su padre. El pequeño Lewis fue la sensación en los campeonatos de la British Radio Car Association porque era capaz de batir a los adultos. Como premio a su sobresaliente desempeño, su padre le compró un Go Kart. Para 1993 estaba inscrito en la clase Cadete del karting británico, allí tuvo la ocasión de correr por vez primera con el casco amarillo, parecido al de Ayrton Senna, y el número 44, mismo que utiliza en la Fórmula 1 desde que se implementó el dorsal permanente.

Célebre es el episodio cuando a sus diez años, en la entrega de los premios Autosport, donde se le concedería el galardón por haber alcanzado el Campeonato Británico de Karting, se aproximó a Ron Dennis, entonces jefe de la escudería McLaren, para presentarse y además proponerse como piloto del equipo. Lo que en primera instancia no pasó de ser una anécdota, producto de los anhelos de una mente infantil, llegó a trascender a los pocos años ya que para 1997, Lewis Hamilton era el piloto más destacado de todo el karting británico, de allí que Ron Dennis lo contactara para incluirlo en el programa de jóvenes pilotos de McLaren.

Ser como Ayrton Senna y correr para McLaren

El transitar del joven Hamilton por el karting fue brillante, hasta 1999 ganó todos los campeonatos para pilotos de su edad e inclusive se hizo con el subcampeonato europeo en la división Junior. Sin embargo, el estar asociado a McLaren no significó que las oportunidades para ascender estarían seguras, al contrario, McLaren ni le patrocinó ni mucho menos le ubicó en las distintas categorías, Hamilton solo recibió asesoría y entrenamiento; los recursos y los acuerdos con los equipos corrieron por su cuenta.

En varias ocasiones, el mismo Hamilton se ha referido a este punto en su vida, señalando que su color de piel y provenir de un estrato social que no era precisamente alto, le complicó su recorrido por las categorías menores del automovilismo. Los patrocinadores no se arriesgaban a financiar su carrera así que en la mayoría de los casos fue aceptado, pero como segunda opción. Por tal razón, prácticamente se vio obligado a ganarlo todo para lograr cada promoción. El lidiar con tal presión desde muy joven hizo de Hamilton un piloto muy fuerte desde el punto de vista psicológico, una característica que aún destaca en el apartado profesional.

Imparable en las categorías inferiores

En 2002 debuta en la Fórmula Renault 2.0 británica y culmina en la tercera posición del campeonato. Al año siguiente se alza con el campeonato tras lograr diez victorias en quince fechas. Tras semejante demostración asciende a la F3 Euroseries en 2004 ubicándose en el quinto lugar al término del torneo. Ese mismo año realiza su primera prueba al volante de un McLaren de Fórmula 1. En 2005 permanece en la F3 Euroseries y se impone en quince carreras de veinte eventos. En esa categoría compite contra rivales del calibre de Sebastian Vettel, Nico Rosberg, Adrian Sutil, Robert Kubica y Lucas di Grassi. También se debe destacar que Hamilton se sube a lo más alto del podio en el Masters de Zandvoort.

Ante tal muestra de contundencia, el piloto inglés desembarca en la GP2 Series para correr con el equipo ART. De nuevo vuelve a exhibir supremacía, demostró en una sola temporada que estaba de paso por la categoría. Debut y campeonato para Hamilton, así que otra vez se ganó su promoción. Durante ese año, McLaren también le concedió la oportunidad de ejercer como piloto de pruebas, su desempeño en ambas actividades terminaría de convencer a Ron Dennis de correr el riesgo y no esperar para darle la titularidad en la escudería de Fórmula 1.

El Novato del Año y luego el campeón más joven de la Fórmula 1

 

Lewis Hamilton siempre ha admitido su idolatría por Ayrton Senna, ese fanatismo por el brasileño le ha permitido acostumbrarse a realizar la vuelta más rápida en las sesiones de clasificación. Esa tenacidad para enfocarse en la pole position también fue una de sus características al debutar en la máxima categoría del automovilismo. El inglés llegó a la Fórmula 1 con 22 años, precedido de unas destacadas credenciales y en cada presentación dejó constancia de su talento.

Desde su debut en Australia logró causar sensación al clasificar en la cuarta posición, a 266 milésimas, de su compañero Fernando Alonso. Su gran premio se saldó con un más que correcto tercer lugar, así que alcanzó su primer podio. Semanas después confirmó que no fue casualidad su exhibición en Australia al encadenar cuatro segundos lugares: Malasia, Bahréin, Barcelona y Mónaco. Para entonces el debutante Hamilton asumió el liderato de la temporada, a pesar de que todavía no había ganado un gran premio.

Su oportunidad llegó en Canadá, tras alcanzar su primera pole cruzó la meta en ganancia y posteriormente, en el Gran Premio de Estados Unidos, repetiría su desempeño. Otra pole, otra victoria y una ventaja de diez puntos, misma que aumentaría a 14 tras culminar en la tercera posición en Francia. Su racha de nueve podios consecutivos se cortó en el caótico Gran Premio de Europa. Sin embargo Hamilton también ganó en Hungría y en Japón, pero no pudo sentenciar el campeonato en China, allí se retiró, situación que originó el desenlace en Brasil, con Hamilton líder del campeonato por cuatro puntos sobre Fernando Alonso y siete sobre Kimi Räikkönen. Para sorpresa de muchos, el piloto debutante no perdió la delantera del campeonato sino hasta el último gran premio de la temporada. En Interlagos, el británico tuvo un problema con su caja, ventaja que aprovechó Räikkönen para alzarse con la corona. En síntesis, Lewis Hamilton saldó su temporada de debut con cuatro victorias: Canadá, Estados Unidos, Hungría y Japón; y seis poles: Estados Unidos, Gran Bretaña, Hungría, Japón y China.

Tras su extraordinario debut, se presentó a correr en la temporada de 2008 como el primer piloto de McLaren. Un contrato hasta el 2012 sería uno de sus avales para intentar confirmar que todo lo demostrado la temporada anterior era auténtico. Ganó en Australia desde la pole y también logró la victoria en Mónaco, a esas alturas ya había asumido la cima del campeonato. Se pensó que alcanzar la corona sería una tarea más sencilla en comparación con lo visto en 2007, victorias en Gran Bretaña y en Alemania presagiaban una sentencia inminente, pero una serie de inconvenientes,sobre todo su penalización en Bélgica, donde fue distanciado del primer al tercer lugar, hicieron que perdiera su ventaja y concediera opción campeonil a Felipe Massa. Su victoria en China le otorgó cierto oxígeno, pero el segundo lugar del brasileño dejó todo servido para decidir el cetro en Interlagos. El 2 noviembre, Lewis Hamilton se convirtió en el campeón más joven en alzarse con el cetro, al llegar en el quinto lugar en una carrera con mucho dramatismo. Apenas un punto fue la diferencia entre Hamilton y Massa. El piloto de McLaren lograba así convertirse en campeón en su segunda temporada.

Su adiós del equipo que lo vio crecer, McLaren:

La defensa de su título no resultó como se esperaba. Para 2009, McLaren y Mercedes habían iniciado un proceso de ruptura. Lewis Hamilton encaró una temporada complicada porque el MP4/24 no parecía contendiente directo para las propuestas técnicas de Brawn GP y de Red Bull Racing. Apenas pudo ganar en Hungría y dejó registros de cuatro poles: Europa, Italia, Singapur y Abu Dhabi. Su situación cambiaría en 2010, con el arribo del vigente campeón Jenson Button a McLaren ya que tendría un piloto de nivel con el cual compararse. El MP4/25 era un buen coche, sin embargo nunca pareció rival a una vuelta, algo que se puede constatar al advertir que Hamilton apenas pudo hacerse con una pole, la del Gran Premio de Canadá. La temporada resultó con muchos altibajos, pero tuvo la ocasión de asumir el liderato del campeonato tras el Gran Premio de Bélgica. Sin embargo, sus accidentes en Italia y en Singapur comprometieron cualquier opción al cetro. En McLaren fueron testigos del surgimiento de Sebastian Vettel, quien desbancó a Hamilton en los registros de precocidad. El inglés cerró 2010 con un cuarto puesto en el campeonato, con victorias en Turquía, Canadá y Bélgica.

Para 2011 fue evidente que el desgaste programado de los neumáticos y el control del consumo de combustible afectó en gran medida la forma de pilotar de Hamilton. Su rendimiento no era el mismo de aquel joven irreverente que deslumbró en su primera temporada. Su frustración al no poder correr a su manera ni establecer poles se exteriorizó de varias formas y de allí que ese año fue proclive a los incidentes y penalizaciones. Por otra parte, el dominio de Red Bull Racing fue tal que con su única pole de la temporada, en Corea del Sur, Hamilton rompió una cadena de 16 para algún piloto de Red Bull. Un quinto lugar en el campeonato, con victorias en China, Alemania y Abu Dhabi, además de las dudas de proseguir en McLaren fue lo más resaltante de esta temporada para Hamilton.

En 2012 cerró su ciclo con McLaren, situación que se presagiaba pues a pesar de que el equipo británico le estaba ofreciendo, desde inicio de temporada, un gran contrato para que renovara, el piloto inglés no llegó a ningún acuerdo. Meses más tarde, en septiembre, se confirmó que Hamilton se mudaría a la escudería Mercedes para sustituir a Michael Schumacher. Desde que Mercedes rompió su sociedad con McLaren, el equipo de Woking no pudo ser candidato a los títulos, además Paddy Lowe, el director técnico del equipo, también se marcharía a Mercedes, particularidades que pesaron en la decisión de Hamilton ya que si se habla de dinero, ambas ofertas fueron muy similares.

Esa temporada tampoco fue muy positiva para Hamilton en términos de resultados, pero destacó su regreso a las poles. Australia, Malasia, Hungría, Italia, Singapur, Abu Dhabi y Brasil se sumaron a los registros del británico, además de sus victorias en Canadá, Hungría, Italia y Estados Unidos. Un cuarto lugar en el campeonato fue el punto final en esta etapa junto a McLaren.

Mercedes; un nuevo desafío

Lewis Hamilton pactó con Mercedes por tres temporadas y su primer año en el equipo coincidió con el último de los motores V8 en la Fórmula 1. En la escudería alemana tendría de compañero a Nico Rosberg, con quien compitió en numerosas ocasiones tanto en el karting como en otras categorías inferiores. El Mercedes F1 W04 era un coche problemático en el sentido de que su rendimiento se iba desvaneciendo a medida que avanzaban las carreras, situación que el mismo Hamilton confirmó públicamente en Mónaco. Pero él llegó allí para triunfar donde Michael Schumacher fracasó y ese compromiso supuso un nuevo desafío para su carrera profesional.

El primer podio de Hamilton con Mercedes llegó tan pronto como en Malasia, segunda fecha del calendario, al culminar en tercer lugar. De inmediato registra la pole en China y todo hacía presagiar que el equipo alemán sería rival por el título, pero no fue así. Con el coche plateado Hamilton volvió a demostrar que podía hacer poles, pero no mantener el ritmo porque el monoplaza era incompatible con la gestión de neumáticos y de combustible que se requería para ganar con regularidad. Nico Rosberg ganó en Mónaco y en Gran Bretaña, eso añadió más presión a Hamilton, quien para entonces no había ganado. No obstante, su momento llegó en Hungría, allí registró la pole y pudo ver la bandera a cuadros en primer lugar. De esta forma conservó su récord personal de ganar al menos un gran premio en cada temporada. Ese año, Hamilton culminó en la tabla de pilotos en el cuarto lugar, ganó en esa única ocasión y marcó cinco poles: China, Gran Bretaña, Alemania, Hungría y Bélgica.

En 2014 inició la era del propulsor turbo híbrido y también se introdujo el número permanente, por tal razón Hamilton eligió el 44 con el que se hizo famoso en el karting. La temporada empezó con la pole del piloto inglés en Australia, y su posterior retiro del gran premio. Aunque por lo que se pudo observar en Melbourne, Mercedes había creado un conjunto ganador, muy superior al de sus rivales. Hamilton se recuperó en Malasia, pole y victoria, y a partir de allí comenzó a hilvanar un campeonato de ensueño. Poles también en China, España, Italia, Singapur y Rusia; victorias en Bahrein, China, España, Gran Bretaña, Italia, Singapur, Japón, Rusia, Estados Unidos y Abu Dhabi fueron suficientes para alcanzar su segundo título en la Fórmula 1. El dominio de Mercedes fue tal que en once ocasiones Hamilton y Rosberg llegaron primero y segundo; y en cada una de las 19 fechas algún piloto de Mercedes estuvo en el podio.

La siguiente temporada fue la de confirmación. Mercedes presentó el W06 Hybrid, el complemento ideal para que Lewis Hamilton defendiera su título con éxito. En esa misma temporada, el piloto británico renovó con la escudería alemana hasta el final del 2018, un contrato que le convirtió en el piloto mejor pagado de la parrilla y además le adjudicó derechos de su imagen comercial, independiente de Mercedes, de allí que su exposición en las distintas redes sociales, donde empezó a exhibir un estilo de vida muy particular, alcanzó picos de popularidad.

Sobre las pistas, Hamilton reeditó su acostumbrado plan de acción, salir desde la pole sin otorgar mayores concesiones a su único rival al título, su compañero Nico Rosberg. Poles en Australia, Malasia, China, Bahréin, Mónaco, Canadá, Austria, Gran Bretaña, Hungría, Bélgica e Italia. Victorias en Australia, China, Bahrein, Canadá, Gran Bretaña, Bélgica, Italia, Japón, Rusia y Estados Unidos; fueron una muestra del dominio de Hamilton, quien a pesar de llegar segundo de Rosberg en las tres últimas carreras de la temporada obtuvo el título con facilidad. Era el tricampeonato para Hamilton, igualando así a su modelo a seguir, al brasileño Ayrton Senna.

Vencido por su compañero de equipo, Nico Rosberg:

Sin embargo, en 2016 Hamilton no pudo retener la corona, en buena medida porque inició la temporada con cinco fracasos consecutivos, situación que aprovechó Nico Rosberg para imponerse en las cuatro primeras fechas y sacar ventaja en la clasificación. Es a partir de Mónaco cuando el inglés sube hasta lo más alto del podio. En una temporada tan monótona, donde los pilotos de Mercedes ganaron en 19 ocasiones de 21 posibles, Hamilton y Rosberg sostuvieron una lucha particular hasta la cita final en Abu Dhabi.

Al contrario de en otras ocasiones, Lewis Hamilton tuvo que venir desde atrás si quería alcanzar el título y a pesar que pudo disminuir la ventaja inicial que llegó a ser de 43 puntos, ganando hasta en diez grandes premios, no le alcanzó para asumir el liderato en algún tramo del calendario. El Gran Premio de Malasia, cuando Hamilton lideraba pero rompió su motor, fue el punto culminante de la temporada, allí Hamilton vio comprometida sus opciones y más aún cuando en Japón realizó una carrera deficiente. Nico Rosberg se hizo inalcanzable y le ganó el título por cinco puntos. Para resaltar la cantidad de poles que alcanzó Hamilton: Australia, Bahrein, España, Canadá, Austria, Gran Bretaña, Italia, Malasia, Estados Unidos, México, Brasil y Abu Dhabi. Victorias en Mónaco, Canadá, Austria, Gran Bretaña, Hungría, Alemania, Estados Unidos, México, Brasil y Abu Dhabi.

El segundo tetracampeón de la parrilla:

Lewis Hamilton encaró la temporada 2017 con Valtteri Bottas como su nuevo compañero en la escudería Mercedes. Contra algunos pronósticos, el campeonato resultó equilibrado entre Hamilton y Sebastian Vettel hasta el Gran Premio de Singapur, donde el piloto inglés aprovechó las ventajas que le otorgó el alemán para tomar una ventaja que no perdería. En Canadá, Hamilton alcanzó su pole número 65, cifra que le permitió igualar el récord histórico para entonces perteneciente a Ayrton Senna. Su próxima pole, misma que logró en Azerbaiyán, le hizo acreedor de la marca absoluta, la cual aumentaría hasta 72.

Para alcanzar su cuarto entorchado, Hamilton tuvo que venir desde atrás, en esta ocasión ante un piloto de un equipo rival. Desde Australia permaneció a la caza de Vettel y fue para Italia cuando pudo asumir el control del campeonato. Para las estadísticas quedan sus victorias en China, España, Canadá, Gran Bretaña, Bélgica, Italia, Singapur, Japón y Estados Unidos; y sus poles en Australia, China, España, Canadá, Azerbaiyán, Gran Bretaña, Bélgica, Italia, Malasia, Japón y Estados Unidos.

Al término de la temporada 2017, Lewis Hamilton acumula números para ser considerado uno de los pilotos más completos en la historia de la Fórmula 1. Además de su récord en poles, también es líder absoluto en salidas desde la primera línea con 118. Es segundo en victorias con 62, en podios con 117, en hat trick con 14 y en Grand Chelem con 5.  Tras el cuarto llega el quinto. Lewis Hamilton cerró 2018 posiblemente una de las mejores temporadas de su historia como piloto de Fórmula 1, con una segunda mitad de campaña que dejó a la Scuderia Ferrari y a Sebastian Vettel sin capacidad de reacción.

En el Gran Premio de México el británico se coronaba por quinta ocasión como campeón intercontinental, rompiendo posteriormente la maldición que decía que tras cosechar sus cuatro títulos anteriores no era capaz de terminar la temporada ganando una de las carreras restantes. En total, 11 victorias, 11 Pole Positions y 17 podios en 21 carreras, desde Italia fue infalible, contundente y mentalmente el piloto más solido.