ESPACIOS
Cerrar CERRAR

Brad Keselowski domina y aguanta a los rivales en Martinsville

El óvalo de Martinsville es uno de los más queridos y especiales de NASCAR, hecho corroborado por su tradición y pequeña longitud. No solo es el más diminuto de la Monster Energy Cup Series sino que también es el único que se ha mantenido desde su creación en 1949, recibiendo así una dosis de misticismo y colocación difícil de igualar en otros trazados del calendario. Estar arriba es esencial para luchar por el triunfo y Brad Keselowski dio una lección este domingo en su segundo triunfo del año. El campeón de 2012 lideró 446 de las 500 vueltas y resistió los empujes de una competencia encabezada por un peleón Chase Elliott que llegó a pasarle en pista.

Joey Logano le había arrebatado la pole position a Aric Almirola y Keselowski se coló por el interior del de Stewart-Haas rápidamente para situarse segundo, tomando el primer puesto en la sexta vuelta después de que le dejara pasar Logano. La maniobra del vigente campeón era arriesgada y no le acabó de salir bien, ya que Denny Hamlin, Elliott y Almirola le rebasaron y se alejaron de un Logano al que también pasaron Kevin Harvick y Clint Bowyer. Solo Hamlin podía mantener el ritmo de Keselowski en los primeros compases de carrera, incluyendo el siempre amplio y complicado pelotón de doblados en un circuito tan pequeño.

Michael McDowell se accidentó a mitad del primer segmento y generó una primera bandera amarilla de paso obligado por boxes. Elliott adelantó a Hamlin en el pit lane y se marchó a por Keselowski con las dificultades del doblaje reflejadas en un toque con Jeb Burton, mientras Logano y Bowyer debatían a golpes su duelo por la quinta posición con ventaja para el #14. Almirola, Bowyer y Ryan Blaney alcanzaron a Hamlin que hasta entonces iba cómodo arriba y Elliott también se acercó a Keselowski, llegando a ponerse en paralelo con el Penske. Keselowski se impuso por los pelos en el primer segmento por delante de Elliott, Almirola, Hamlin y Blaney.

Almirola y Elliott iban a salir emparejados de boxes cuando Hamlin se les puso por el interior, forzando al de Ford a frenar y manteniendo el segundo lugar del de Chevrolet. Kyle Larson alcanzó un top 10 que perdió rápidamente en un patinazo en la curva 3, misma incidencia que tuvieron Elliott y Bowyer antes de que saliese una caution por la caída del eje del coche de Ross Chastain. Hamlin retomó el segundo puesto a Elliott en la resalida, tocándose Alex Bowman y Darrell Wallace Jr. en plena recta de meta en la pelea por la 15ª posición. Wallace y Matt DiBenedetto eran dos de los ocupantes imprevistos del top 20, en un evento correcto para dos equipos pequeños.

Elliott pasó de nuevo a Hamlin con un mayor ritmo y dejó atrás al de Gibbs, que se quedó con Blaney, Almirola, Harvick y a un contendiente habitual en progresión en Martin Truex Jr. Jimmie Johnson estorbó un poco a Keselowski para ayudar a que Elliott alcanzase al campeón de 2012, una maniobra habitual en NASCAR y nada penalizable que ayuda al trabajo en equipo. Blaney alcanzó y pasó a Elliott a falta de 20 vueltas para el final del segundo segmento y presionó sin éxito a su compañero Keselowski, que ganó la segunda parte ante Blaney, Hamlin, Elliott y Truex.

Almirola se tocó con Truex en la resalida siguiente y Kyle Busch envió lejos al de Stewart-Haas, que perdió seis posiciones. Bowyer heredó el tercer lugar de Hamlin (penalizado por un neumático fuera de su sitio en boxes) e intentó seguir el ritmo de Keselowski y Elliott, cómodos dos primeros pilotos en la carrera, alejándose poco del dúo de cabeza. Austin Dillon y Erik Jones cerraban el top 10 en un duelo apretado hasta que Ty Dillon se llevó puesto al doblado William Byron cerca del último tercio del evento. Keselowski siguió aguantando a Elliott y Kyle Busch les acechaba a la espera de la oportunidad que le diese su tercera victoria consecutiva.

Elliott aprovechó un momento de duda de Keselowski para pasarle y ponerse líder a falta de 176 giros, en una resalida en la que Logano rozaba el muro en paralelo con Almirola, Ryan Preece chocaba con Johnson y Jones dañaba su coche en un toque con Larson; el #20 tuvo que esperar a que acabase la cola de tráfico para poder entrar en boxes, perdiendo ocho vueltas en reparaciones. Elliott tomaba un segundo de margen al frente, a la vez que Austin Dillon presionaba a Almirola por el séptimo lugar y Bowyer recuperaba terreno tras ser penalizado por pasarse de velocidad en el pit lane, escenario de remontada por sanción en el que también se encontraba Hamlin.

Un pinchazo con accidente de Matt Tifft daba otra oportunidad en forma de caution y Keselowski tomó el pit stop de forma excelente, pasando a Elliott por el liderato en boxes.  Bowyer volvía a ser penalizado por exceder el límite de velocidad y resalía atrás al mismo tiempo que Kyle Busch tocó ligeramente a Elliott y ayudó de forma involuntaria a la escapada de Keselowski. El Penske y el Hendrick volvieron a irse, con el de Gibbs vigilando su progreso ante la oposición de Blaney, Harvick, Truex y un ascendente Hamlin. Keselowski tuvo un segundo roce con Johnson al doblar al heptacampeón y aún así se escapó de Elliott, Kyle Busch y Blaney, ocupados en la lucha por el tercer lugar.

Chastain acabó de romper su motor a casi 100 vueltas de la cabeza de los líderes y generó un último paso por el pit lane a 50 giros del final. Kyle Busch se situó segundo e intentó presionar a Keselowski, pero la respuesta rápida de Elliott en un espectacular exterior en la curva 2 planteó el mismo duelo que llevaba viendo la carrera casi desde su inicio. Hamlin era quinto y Bowyer octavo, ambos remontando bien y con buen apoyo de sus mecánicos respectivos, arrastrando Larson la parte trasera de su Chevrolet en un movimiento incómodo. Las tres marcas siguieron representadas arriba con los campeones Keselowski y Busch y un posible campeón en la figura de Elliott.

Sin embargo no apareció la lucha en el momento decisivo y Keselowski se fue yendo décima a décima para sumar su segunda victoria de la temporada. Elliott resistió de forma valiente y obtuvo su primer top 5 de 2019, con Kyle Busch, Blaney y Hamlin justo detrás. Harvick y Truex fueron sexto y octavo respectivamente en dos actuaciones sólidas pero poco vistosa, Bowyer finalizó séptimo entre ambos y Almirola y Daniel Suárez cerraron el top 10 para Stewart-Haas. Los hermanos Dillon (11º y 13), Preece (16º), Wallace (17º) y DiBenedetto (20º) acabaron en la vuelta del líder y se colaron entre dos sufridores como Larson (18º) y el poleman Logano (19º).

Foto de Héctor Sagués

Héctor Sagués

Cargando...