Brad Keselowski se sobrepone a la fiebre y remonta para ganar en Atlanta

 | 

Atlanta es el primer circuito común del calendario de NASCAR y abre la competición más habitual durante nueve meses. En una prueba llena de resalidas conflictivas, luchas apretadas y una mayor incertidumbre, el vencedor acabó llegando desde la remontada y una salud cuestionable: Brad Keselowski había pasado noches anteriores con fiebre y se las arregló para dispone de un coche ganador, subiendo posiciones a ritmo largo y ganando el terreno que perdieron sus compañeros Joey Logano y Ryan Blaney (tras salir lejos los tres) para acabar triunfando a pesar de la presión tardía de un ineludible Martin Truex Jr.

Aric Almirola aguantó en su primera pole desde 2012 a Ricky Stenhouse Jr. y ambos fueron de los pocos que no pelearon contra los rivales en la parte inicial. El pack aerodinámico restringido hizo su efecto y compactó al pelotón, ayudando a subir posiciones entre otros a Kyle Larson (7º a 2º), Kevin Harvick (18º a 8º) y a Ryan Newman con un espectacular exterior a cinco coches. Los tres Penske rozaban el top 10 después de salir más allá del top 20 y Kyle Busch era 12º después de arrancar en la parte trasera. Entonces apareció la competition caution, fruto de las lluvias de la noche anterior que habían afectado a las carreras de la Xfinity y la Truck Series.

Larson adelantó en boxes a Almirola y procedió a escaparse del piloto de Stewart-Haas en una demostración desigual del efecto de la aero. Harvick pasó a un lento Denny Hamlin que salía arriba y se veía cazado por un poco ágil Stenhouse y un más efectivo Truex Jr. Logano, Blaney y Keselowski se dejaban posiciones en tandas largas, hecho que recuperaba Kyle Busch poco a poco sin llegar a asaltar los diez primeros lugares. Larson, Harvick, Almirola, Kurt Busch y Truex eran los cinco primeros clasificados del primer segmento y Harvick adelantó al de Ganassi en la primera ronda de paradas bajo caution.

Kurt Busch intentó colarse con Larson y Harvick y llegó a hacer un 3-wide en la resalida, poniéndose Truex momentáneamente segundo en la escaramuza. Truex y el mayor de los Busch perdieron terreno con el paso de las vueltas y Larson acabó rebasando a Harvick por la cabeza de carrera. Blaney y Keselowski dejaban atrás a su compañero Logano, un poco más timorato en su remontada, yendo Erik Jones y Clint Bowyer calmados hacia el top 10 del que se alejaba Almirola, demasiado rápido en el pit lane. Los Hendrick sufrían y Chase Elliott apenas rozaba dicho top 10, bastante por delante de Alex Bowman y un Jimmie Johnson que llegó a ser doblado.

Larson, Keselowski y Kurt Busch abrieron la ventana de paradas bajo bandera verde, en la que todo el pelotón delantero tardó solo un par de vueltas en responder siendo Logano y Kyle Busch los últimos (perdiendo Busch cinco puestos al pasarse en la entrada del pit lane y volver a pista a velocidad lenta). Harvick adelantó fugazmente a Larson y el #42 tomó la primera posición con un elegante corte por el interior en la recta trasera, a su vez perdiendo el liderato poco después en un mal derrape en meta. Se escapó Harvick dos segundos de Larson y le ganó el segundo segmento, siguiéndoles Truex, Blaney y Hamlin.

Harvick resalió mal por el interior y fue adelantado por Larson, Truex y Kyle Busch, con el Ganassi y los Toyota escapándose del de Stewart-Haas. Truex y Kyle Busch dirimieron un breve duelo del que salió victorioso el #19, que cazó a un Larson con el que peleó intensamente sin llegar a adelantarle en un recordatorio de sus enfrentamientos en 2017. Hamlin y Daniel Suárez pararon en boxes y quedaron perjudicados por el reventón del neumático de Kyle Busch, que generó una bandera amarilla durante la cual Larson se pasó de velocidad en el pit lane y se vio obligado a resalir en la cola del pelotón.

Blaney, Truex y Logano pasaron de nuevo a Harvick, lento en las resalidas, y el Penske #12 y el Gibbs #19 retomaron el duelo por la victoria. Las sanciones y problemas de coches importantes permitían asaltar el top 10 a Daniel Hemric (en su segunda carrera con Childress) y a los dos JTG de Chris Buescher y Ryan Preece, equipo necesitado de resultados en la apretada zona media. Keselowski saltaba de décimo a tercero con el paso de las vueltas, Almirola volvía al top 10 y los Kyle (Busch y Larson) remontaron su incidente y su sanción hasta la 12ª y 15ª posición respectivamente cuando Bowyer y William Byron abrieron la veda del último paso por boxes.

Preece perdió una oportunidad de oro cuando se llevó por delante a B.J. McLeod en boxes y provocó una caution que partió el pelotón. Logano y Kurt Busch no habían parado y se vieron beneficiados al tener a todo el grupo doblado, pudiendo hacer la parada sin perder posiciones e instalando neumáticos más frescos. Truex fue sancionado por adelantarse un mecánico a su presencia en boxes, pero no cumplió dicha sanción al desdoblarse como el resto de los competidores y resalió cuarto, beneficiado como tantos otros por permitir NASCAR reeengancharse al pelotón con una vuelta más de la debida en régimen de bandera amarilla.

Keselowski era el lucky dog y se fue con Logano y Kurt Busch, rebasando al de Ganassi en el doblete provisional de Penske. Apenas tardó Keselowski en pasar a Logano y dejar atrás al vigente campeón, que parecía tener un pinchazo lento que resultó ser una rueda suelta. Quien sí pincharon fueron Hemric, que perdió una brillante cuarta posición aguantando a Harvick y Blaney después de ser líder. Keselowski era el único Penske sin contratiempos y tenía una cierta distancia sobre Kurt Busch, mientras Kyle Busch y Jones superaban a Almirola por la sexta posición.

La tensión llegó en los últimos giros gracias a Truex, que rebasó a Kurt Busch y presionó a un Keselowski afectado por las condiciones de la pista. El campeón de 2012 perdió sus tres segundos de ventaja y tuvo que aguantar los ataques del campeón de 2017, resistiendo Keselowski por solo dos décimas en la bandera a cuadros. Kurt Busch finalizó tercero y su veloz compañero Larson fue 12º, perjudicado por la sanción. Los cuatro Stewart-Haas acabaron en el top 10 y los Gibbs rozaron dicha distinción, situándose entre ellos un sobresaliente Buescher (9º). Stenhouse (18º), Elliott (19º) y Johnson (24º) acabaron doblados junto a los malparados Hemric (20º), Blaney (22º) y Logano (23º).

Lee a continuación: Kyle Larson hereda el patrocinador de Jamie McMurray