ESPACIOS
COMPETICIÓN
Cerrar CERRAR
Competición

4 MIN

Briatore y la "revolución" que Alonso necesita para seguir en McLaren

Todo el mundo, cada semana, habla de Fernando Alonso. Ya sea porque Flavio se hace una foto con Lauda y Wolff, ya sea porque se sabe que quiere hacer las 24 Horas de Le Mans y se nos pone a tiro un directivo de Toyota, o bien porque dice algo que se puede interpretar de tres o cuatro maneras diferentes, Fernando Alonso es portada sin esfuerzo aparente. En ese sentido escribía hace un par de meses el artículo que acabo de enlazar. La noticia de esta semana corresponde a Flavio y a la «revolución» que necesita alonso para seguir en su equipo actual.

Lo primero que cabe decir es que menuda primicia. Pues claro que necesita una revolución, el mero hecho de tener un bicampeón mundial mendigando las migajas de una carrera por eliminación de los contrarios es denigrante para el deporte. Lo era también en el caso de Jenson Button, campeón, y en tantos otros casos de campeones que no se retiraron cuando sus habilidades ya estaban desfasadas. No es el caso de Button, creo, ni tampoco es el caso de Fernando Alonso porque no se deja de repetir (y me refiero a fuera de su entorno más cercano, y aparte de sus propias palabras) la plenitud de facultades que aun mantiene.

Lo segundo es que en realidad la revolución la necesita Alonso y la necesita McLaren. Mi titular, y el titular que pueds leer en cualquier lugar es un poco parcial, ya que Briatore habla de la pena de ver a McLaren tal como está, y que Alonso no pueda disponer de un coche competitivo:

No es bueno ver a McLaren en esta situación, no solo por el piloto, sino por el equipo, los ingenieros. Necesitan tener una revolución, tener un shock, tener un futuro. No solo por Fernando, sino por todos los empleados.

La revolución de McLaren es necesaria porque es un equipo con historia, con títulos y un pedigrí que está en grave peligro. McLaren es la escudería para la que pilotaron grandísimos pilotos que, además, escribieron una parte irrepetible de la historia de la F1: con Prost y Senna, pero también con Lauda, antes con Hunt, y más adelante con Hakkinen, Hamilton y Alonso, Button…

Las palabras de Flavio pueden verse como muy parciales, subjetivas, no va a decir nunca nada sobre Alonso que no sea resaltar sus cualidades, pero tampoco miente sobre eso. O, al menos, hay consenso fuera de su burbuja sobre el potencial perdido en la McLaren actual. Ross Brown, en una entrevista para The Telegraph, afirma que desde el punto de vista del grupo de gestión de la F1, Alonso está castrado.

Fernando es un fabuloso piloto, uno de los mejores de su generación, pero está castrado por un coche poco competitivo. Eso es extremadamente frustrante para nosotros, especialmente en nuestra posición, ya que no puede mostrar su verdadero potencial. Es la desventaja de que el coche sea el factor decisivo en la competición. Si el coche no es bueno, los talentos, la fuerza y la magnificencia de Alonso se desperdician. Es una línea fina.

Claro que eso lo dice el mismo hombre que lideró dos épocas diferentes de la Fórmula 1 en las que, por un lado, el coche era infinitamente superior a la competencia (Ferrari entre 2000 y 2004; Brawn GP en 2009, al menos la primera mitad del campeonato) y en unas de esas épocas contaban con el mejor piloto disponible, Michael Schumacher. Y además, es el mismo hombre que en esta precisa entrevista afirma que «Francamente, a nosotros en Ferrari solo nos vencieron porque las reglas de los neumáticos cambiaron«.

Lo cual no quita que, en efecto, sea una pena que a Fernando Alonso se le agrieten las manos pilotando una tartana. Por su elección, por el destino, por lo que sea.

Vía | Motorsport

Cargando...