Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

3 MIN

Carlos Sainz y McLaren se consolidan como los mejores en la zona media en Francia

La Fórmula 1 regresó a Europa con una carrera desgraciadamente olvidable en Paul Ricard, dónde el dominio habitual se mantuvo y la zona media apenas vio lucha por posiciones hasta el final de un evento caluroso. Fueron buenas noticias para McLaren, que sumó otra gran cantidad de puntos gracias a los esfuerzos de Carlos Sainz y Lando Norris. El español puntuó por cuarta carrera de las últimas cinco y se sacó un buen sexto puesto que le mantiene al frente de la clasificación más allá de Mercedes, Ferrari y Red Bull, mientras que el inglés volvió a sumar por primera vez desde Bakú con un final agridulce.

Los McLaren partían en sus mejores posiciones conjuntas desde 2014 y tanto Sainz como Norris intentaron lucirse en la salida, acorralando a Charles Leclerc y a Max Verstappen en la primera curva. Estuvo Sainz a punto de superar al holandés por el exterior en esa primera curva y llegó a ponerse en paralelo en Signes y en la doble de Beausset, alejándose Verstappen en la vuelta siguiente y dejando al dúo de Woking a merced de Sebastian Vettel. El piloto de Ferrari rebasó a Norris y a Sainz con la ayuda del DRS en la larga recta de Mistral, siendo McLaren el mejor equipo más allá del Big Three e incluso manteniéndose por delante de Pierre Gasly.

Daniel Ricciardo terminó por adelantar a Gasly y los McLaren entraron en boxes para montar las gomas duras, saliendo Sainz entre los Toro Rosso y Norris detrás de Daniil Kvyat. Ambos coches se marcaron el resto de la carrera, vigilando el ritmo de Ricciardo, Kimi Räikkönen y Nico Hülkenberg hasta la parte final. Sainz acabó sexto en parte por el conservadurismo emocional del equipo, que no permitió a Norris usar el DRS cuando parecía que el inglés era más rápido que el español; Norris acabó perdiendo posición con Ricciardo, Räikkönen y Hülkenberg al salir mal de la chicane en pelea con el australiano. El madrileño se mostró prudente pero alegre.

La carrera no ha tenido muchas dificultades, el objetivo en la salida era ganar posiciones y he conseguido pasar a Norris y casi a Verstappen. Ritmo muy controlado para hacer solo una parada como pedía el equipo, el 6º lugar ha sido fácil y cómodo. En Bakú también pedía que Norris me dejara pasar, el juego entre compañeros de equipo es así y lo eficaz es mantener posición para que todos sumemos puntos. Esta carrera nos da muy buenas noticias, ya que creo que por primera vez este año hemos sido el cuarto mejor coche tanto en qualy como en carrera. Es un gran hecho e implica que vamos en la dirección correcta.