Daniel Ricciardo abre su corazón y nos deja las claves que le llevaron a fichar por Renault

 |  @fernischumi  | 

Tras conocerse que Daniel Ricciardo no permanecería una temporada más con Red Bull, Christian Horner declaró que el australiano les había comunicado la decisión al volver de un viaje a Estados Unidos realizado durante los meses del verano. Un largo vuelo hasta el país de las barras y las estrellas en el que el piloto de la eterna sonrisa tuvo tiempo suficiente como para tomar una decisión acerca del futuro de su carrera deportiva, de si era el momento de dar un gran cambio o si debía extender su relación con la escudería de las bebidas energéticas.

La decisión que tomó fue la de romper con todo. Tras una década integrado en la estructura de Red Bull, Daniel Ricciardo cambiaba de aire y optaba por llegar a Renault Sport F1 Team para la temporada 2019, lo que a su vez provocaba un gran revuelo dentro de una Silly Season que parecía iba a ser más bien continuista y que a la postre ha sido gran responsable de que Esteban Ocon no tenga asiento en la parrilla de la próxima campaña. Ahora, con las aguas ya calmadas, Ricciardo ha escrito una larga carta abierta para contar cómo fue ese viaje a Los Ángeles y dar las claves que le llevaron a salir de la potente escudería austriaca para enfrentarse a la incertidumbre evolutiva de Renault.

Lo cierto es que la intención era únicamente la de destacar las frases más celebres de Daniel, sin embargo, leyendo durante la jornada de ayer la carta me pareció lo suficientemente buen y representativa del piloto australiano como para hacerlo en profundidad. Inevitable el que te recordara a las decisiones tomadas por Lebron James o Antoine Griezmann y que fueron llevadas a un formato de documental. La carta integra la encontraréis en The Player Tribune:

No he hecho uno de estos antes, pero este es para cualquiera que haya estado en una encrucijada con una gran decisión que tomar ...

Después del Gran Premio de Hungría a finales de julio, volé a Los Ángeles. Yo quería alejarme. Necesitaba espacio. Necesitaba un vuelo de nueve horas, libre de WiFi y distracciones. Necesitaba tomar una decisión.

Tras 10 años con Red Bull, el equipo había presentado una nueva oferta de contrato de F1 para mí. He pasado toda mi carrera profesional con Red Bull, pero Renault también me había ofrecido un contrato. Ambos querían que yo pilotara para ellos, y ambos querían una respuesta pronto.

Mirando hacia atrás ahora, la decisión sobre mi futuro en la F1 me había costado mucho tiempo, y me afectó más de lo que creía. Suena un poco dramático, pero esta fue una de las decisiones más importantes de mi vida. Tan grande como decidir dejar a mis amigos y familiares cuando era adolescente e ir a Europa para cumplir mi sueño de convertirme en piloto de F1.

Sé que, en términos de decisiones de vida, la gente tiene que hacer decisiones mucho más difíciles, pero para mí, esta decisión cambiaría mi vida. Y he trabajado muy duro para llegar a donde estoy hoy.

Así que me subí a un avión. Y aproximadamente a mitad del vuelo, a unos 40,000 pies sobre la costa este de los Estados Unidos, apagué la película que estaba viendo, tomé un vaso de vino y pensé muy bien en mi futuro.

Cerré los ojos y solo escuché el zumbido de los motores. Siempre escucho a la gente hablar sobre "un momento de claridad", así que yo estaba como, “Muy bien, claridad, ¿dónde estás?”

(...)

Cuando era niño, tenía este gran póster de Michael Jordan en la pared de mi habitación en nuestra casa en Perth. Fue la famosa foto de él en el concurso de mates en el '88. Él está en pleno vuelo, simplemente alucinando. Lo miré todos los días antes de la escuela, como, OK, ¿vas a ser MJ hoy? En retrospectiva, no era MJ en aquel entonces, no tenía ese instinto asesino. Quiero decir, yo era solo un niño.

Unos años más tarde, estaba en un kart por primera vez, y mi papá era el que estaba observando. Cuando llegué a mi primera carrera, me asignaron el número 3 para mi kart. No lo escogí, me escogió a mí. La dirección de nuestra casa era la número 3, Dale Earnhardt conducía el coche número 3, por lo que parecía bastante legítimo.

(...)

Hay un fin de semana en particular en el que siempre pienso.

Mi padre y yo habíamos conducido un par de horas para llegar al circuito. La carrera fue una de las más importantes de la temporada, por lo que tuvo una sesión de práctica el viernes. Papá faltó al trabajo para llevarnos allí. No había conducido demasiado bien antes del fin de semana; Sabía que necesitaba ser mejor. Durante la práctica, dos de mis rivales estaban justo delante de mí, luchando y aprendiendo juntos la pista. Se empujaban unos a otros y yo solo me senté detrás de ellos y observé. Básicamente, desperdicié una sesión entera porque tenía miedo de hacer un movimiento durante la práctica.

Papá estaba molesto. Entendía por qué. No había sido fácil para él salir del trabajo. Y solo tuvo que vigilar a su hijo, quien le dijo una y otra vez que quiere ser un piloto como Senna y Dale Sr., perder un día entero porque era demasiado tímido durante la práctica.

Lo observé mientras guardaba el kart en silencio. Apenas hablamos una palabra en el camino de regreso. Llegué a casa y llamé a un amigo mío que también corrió. Le dije que pensaba que nunca volvería a correr. Si nunca hubiera conducido otra vez, lo habría entendido. Mi papá sabía sobre el mundo de las carreras... Sabía que para que un niño despreocupado de Perth lo lograra, tendría que encontrar otro equipo. 

Entonces, unas semanas después, y tras algunas conversaciones serias con papá, recibí ayuda de un entrenador de pilotos. Me enseñó muchas técnicas que eran útiles, pero fue el lado mental con el que realmente me ayudó. En mi primera carrera después de esa sesión de práctica, estaba en la parrilla con mi entrenador cuando vimos a uno de mis rivales a unos 30 pies de distancia, preparándose para saltar en su kart. Mi entrenador dice: "Daniel, camina por allí y deséale suerte".

Le dije: "Yo ... él ni siquiera quiere. No me gusta él ¿Por qué haría eso? Te meterás en su cabeza. Solo hazlo". Ten en cuenta que solo teníamos 13 años o algo así. Tenía dudas, pero el entrenador, literalmente, me empujó a través del asfalto hacia él. Me acerqué, miré al niño a los ojos, le estreché la mano y le deseé suerte. Su apretón de manos era suave, y parecía que había visto un fantasma. Le gané ese día. Ni siquiera estaba cerca. Michael Jordan hubiera estado orgulloso.

Entonces, si la gente te pregunta por qué ese chico que conduce el Red Bull tiene un tejón de miel en su casco, diles que es porque he estado cultivando mi tejón interior durante mucho, mucho tiempo. Nació en los circuitos de karting de Australia Occidental.

(...)

En 2007, estuve en Estoril, Portugal, para la prueba junior de Red Bull. Conocí a Helmut Marko ese día, lo que cambiaría el camino de mi carrera. Afortunadamente, había manejado bien, así que estaba en buena dirección, pero el hombre era intimidante, una mala mirada de él enviará escalofríos por tu espina dorsal. Pero podría decir, más que nada, que el tipo simplemente ama las carreras, y realmente se preocupa por su equipo. Podía sentir esa pasión.

Eso es lo que pasa con el programa de Red Bull. Sí, puede ser brutal, pero es así por una buena razón. Correr al más alto nivel es brutal. Necesitas estar listo para los altibajos. Te prepara para que cuando llegue esa llamada, estés listo.

(...)

Lewis Hamilton me llevó a un lado después de la rueda de prensa previa al GP de Gran Bretaña 2011.

Que un campeón del mundo se tome un descanso de su gran premio en casa para hablar conmigo, en realidad me calmó mucho. Me doblaron cuatro veces el domingo, y el día fue un desastre total ... pero, joder, fue increíble. Aprendí que el ritmo de una vuelta es solo una pequeña parte de lo que hace que un conductor sea tan bueno. Aprendí que hay exactamente 1 millón de botones en el volante. Y aprendí que conducir un coche de F1 es lo más divertido que puedes tener.

Ese último punto es super importante. Siempre tiene que ser divertido. Por eso corro.

(...)

Recuerdo ese pensamiento. Esa sacudida de confianza. Y lo siguiente que supe fue lo que sucedió en Montreal 2014: mi primera victoria en la F1 en el Gran Premio de Canadá. Y para contar esa historia, necesito comenzar con 22 vueltas para el final.

Todavía no había ganado una carrera en Fórmula Uno. Había estado cerca ... pero aún no. Esta era mi oportunidad, pero iba a tener que superar a Sergio. El problema fue que su Force India era más rápido en línea recta, y hay muchas rectas en Montreal. Vuelta tras vuelta, me acercaba, pero no lo suficiente. Me estaba quedando sin tiempo y Vettel, quien estaba en cuarto lugar, estaba justo detrás de mí, acercándose.

Con seis vueltas para el final, pude ver que Sergio estaba frenando un poco antes en las curvas, estaba solucionando un problema. Cruzamos la línea de meta una vez más, y yo estaba como, “jodido diablo, lo tiro aquí”.

Intenté el exterior en la curva 1. Sabía que incluso si giraba o no podía hacerlo, tenía que hacerlo ... tenía que intentarlo. Por un instante, pensé que había ido frenado demasiado tarde. Metí dos llantas en el césped, casi lo perdí, ¡pero lo traje de nuevo y lo conseguí. P2. Nico fue el siguiente.

Su problema empeoraba cada vez más, y con dos vueltas para el final, lo atrapé y lo pasé por la recta. Y fue entonces cuando me golpeó: Holy s ***, estás en cabeza.

Solo quería que mis manos siguieran trabajando. Me estaba esforzando tanto por mantener la calma y recordar cómo cambiar, cómo frenar, cómo conducir un coche de F1. Le estaba rogando a mi cuerpo que lo mantuviera unido, solo por unas pocas izquierdas y unos pocos derechas más. Y finalmente, crucé la línea de meta una última vez, miré hacia mi izquierda y vi la bandera a cuadros. Era la bandera más bonita que jamás había visto. 

No olvidaré ese día, y ese movimiento a Sergio se quedará en mi mente para siempre. Porque hubo un tiempo, cuando era adolescente, cuando no hubiera tenido el coraje de hacer eso. Hubo un tiempo en que el tejón de la miel, mi animal espíritu, mi alter ego, no existía.

(...)

A veces, esta temporada ha sido increíblemente difícil. He hablado de seguir a pesar de los golpes ... pero hombre, incluso me duele después de un tiempo. Soy humano. Pero realmente quiero que todos escuchen esto: espero que todos entiendan que Red Bull es mucho más que una marca. Es una familia, es una declaración de lo que es posible. Si un equipo puede hacer todo esto; gana ligas de fútbol, ​​construye los coches más rápidos, firma a los mejores jugadores, corre carreras aéreas, ¿de qué somos capaces todos? Red Bull hace “rad s***”, y me ha encantado ser parte de ello.

Me siento increíblemente privilegiado de haber conducido para Red Bull Racing y haber sido parte de la familia Red Bull durante 10 años. Me dieron mi tiempo, y sin la ayuda del Dr. Marko durante tantos años, no creo que hubiera podido llegar a la F1, a mi trabajo soñado. Recordaré a este equipo, a estas grandes personas, a esta familia, para siempre.

Y ese pensamiento, ahí mismo, es cuando encontré claridad. He hecho mucho con Red Bull ... Me he convertido en quien siempre he querido ser, justo a su lado. Y lo sé, lo sé, que he dado todo de mí y he recibido lo mismo a cambio. Pero necesitaba escuchar mi corazón, necesitaba hacerlo solo y tomar mi propia decisión. El cambio es aterrador, es terrible. Y sé que la siguiente parte de mi viaje no siempre será fácil, pero tuve que dar este paso para intentar ser la mejor versión de mí. Eso es todo lo que era. Fue el siguiente paso, el siguiente salto, un nuevo desafío.

Voy a Renault el próximo año, y voy con una mente abierta y un corazón lleno. Nadie tiene una bola de cristal, o puede predecir el futuro o los resultados de mi decisión, pero aun así se tomó una decisión.

(...)

Así que me bajé del avión, esperando que mi próxima aventura fuera tan divertida como la primera. Porque cuando sea viejo y gris, y estoy recorriendo mi página de Wikipedia tratando de sentirme joven otra vez, quiero que diga un par de cosas. En primer lugar, quiero decir que gané al menos un campeonato de Fórmula 1. Necesito uno, ¿verdad? En segundo lugar, debería haber una sección sobre el tejón de miel. Siento que se lo merece.

Y tercero, espero que diga que cambié el deporte de alguna manera, que me divertí, que manejé duro y justo, que dejé mi marca. Espero que haya niños en todo el mundo observando cada fin de semana que saben que pueden divertirse, que pueden ser un tipo rudo y que todavía son muy buenos en lo que hacen.

Y si pudiera darles un consejo a esos niños, es este: “no importa lo que hagas, sé fiel a ti mismo”.

Y cuando eso no funciona, lame el sello y envíelo.

-Daniel

Lee a continuación: Dan Ticktum apunta hacia la Super Fórmula

Daniel Joseph Ricciardo es un piloto australiano de Fórmula 1. En 2018 afrontará su octava temporada en la Fórmula 1 con la firme intención de pelear por el título de pilotos. Red Bull confía en el talento de Ricciardo para recuperar el cetro ...

  • Chaman

    Toda la suerte del mundo para Ricci, es muy valiente... me recuerda a Hamilton en su día...aunque él ha sido más valiente, tiene mucho más que perder que en su día Lewis.

    Ojala levante vuelo Renault.

  • almafuerte

    Y tenía q ser Ricciardo quién escribiera esto, el mas "humano" de los pilotos de F1 actuales. Antes me caía bien, ahora me encanta.

  • Basauri

    Interesante esto que dice: "Eso es lo que pasa con el programa de Red Bull. Sí, puede ser brutal, pero es así por una buena razón. Correr al más alto nivel es brutal. Necesitas estar listo para los altibajos. Te prepara para que cuando llegue esa llamada, estés listo". Para los que no paran de criticar a Red Bull. El mundo real es brutal y el de la competición todavía más.