Denny Hamlin gana en Phoenix y va a la pelea contra Martin Truex Jr., Kevin Harvick y Kyle Busch

 | 

Phoenix será la sede de la final de NASCAR en 2020 y tomará la posición de Homestead-Miami, casa mediática de la coronación del stock car en los últimos veinte años. El óvalo desértico presentó emociones fuertes en sus carreras de 2019, incluyendo un soso evento de la Monster Energy Cup Series con una resalida final favorecedora a su dominador, Denny Hamlin. El piloto de Joe Gibbs Racing consiguió su sexta victoria de la temporada para avanzar a la carrera decisiva, dónde se enfrentará a sus compañeros Kyle Busch y Martin Truex Jr. y al Ford de Kevin Harvick tras eliminar entre otros al vigente campeón Joey Logano y al rápido Chase Elliott.

Kyle Busch salió desde la pole position y aguantó unos primeros envites de Logano, encimados ambos por Hamlin en el eterno duelo entre Toyota y Ford. Hamlin rebasó a Logano en poco tiempo y se escapó junto a Kyle Busch, dominando el primer segmento dónde todos los pilotos de playoff se colocaron en las ocho primeras posiciones. Ricky Stenhouse Jr. se accidentó y Brad Keselowski y William Byron no pararon, relegados en la resalida a tres vueltas. Hamlin, Chase Elliott, Kyle Busch, Logano y Kyle Larson fueron los cinco primeros clasificados del primer segmento, remontando el de Penske cinco puestos en una mala resalida.

Logano siguió con su ascenso al comienzo del segundo segmento, pasando de quinto a primero por el exterior de las curvas abiertas y dejando atrás a Elliott, Kyle Busch, Hamlin y Ryan Blaney. El vigente campeón se escapó (aunque no en demasía) de sus rivales, liderados por un Elliott que necesitaba la victoria y un Kyle Busch que debía vigilar los puntos de playoff si no quería quedarse fuera. Hamlin cayó de segundo a quinto pero rebasó rápidamente a Blaney y se fue junto a Kyle Busch y Elliott. El #18 dejó pasar a su compañero en el #11 y éste se escapó junto al Hendrick, ambos en caza de Logano.

Blaney y Larson eran quinto y sexto también en busca de un necesitado triunfo, justo por delante de los relajados Harvick y Truex Jr. ya clasificados para Miami. Logano perdió terreno entre doblados y se dejó atrapar por Elliott y Hamlin, que tomó líneas más abiertas y después se desplazó al apron. Hamlin acabó rebasando a Elliott después de una intensa pelea en paralelo por todo el circuito que se resolvió en la última vuelta del segundo segmento. El Toyota escoltó a Logano, ganador de la segunda parte por delante del #11, el #9, Kyle Busch y Blaney. Truex, Harvick y Larson seguían justo detrás, Keselowski y Kurt Busch los mejores del resto.

Mantuvo Logano el liderato en la resalida y Hamlin derrapó en la resalida, aguantando un nuevo paralelo con Elliott para evitar que el Hendrick se escapase y superándole por el interior de la curva 4. Elliott pinchó el neumático trasero izquierdo en la entrada a la curva 2 y sufrió un accidente que le quitó de la lucha por el título. Hamlin mantuvo a raya a Blaney en otra mala resalida por su parte y varió su ataque a Logano por el interior, situándose líder y relegando la pelea por el último puesto a los puntos entre Logano y Kyle Busch a falta de más de 130 giros para el final.

Un punto favorecía al vigente campeón respecto al de Gibbs, segundo y tercero en pista respectivamente para mayor intensidad. El menor de los hermanos Busch pasó a Logano por el mismo interior que usó Hamlin unas vueltas antes, siendo segundo y distanciándose junto a su compañero de equipo en un ritmo aplastante de los Toyota. Logano perdió terreno con el dúo delantero y dejó pasar a Blaney y a Harvick, dejándose lentamente sus opciones por el título en una carrera que tenía cada vez menos coches en la vuelta de un incuestionable líder.

Keselowski, Clint Bowyer, Erik Jones y William Byron tuvieron un apretado duelo grupal al final del top 10, sin importar demasiado al desarrollo de la cita desértica. Todos ellos alcanzaron y rebasaron a un impotente Logano que acabó siendo doblado por Hamlin en una demostración visual de la desesperación del de Penske. Los doblados abrieron la veda de las paradas en bandera verde, siguiéndoles velozmente Harvick, Blaney, Truex, Kyle Busch y Hamlin. Empezó el #11 a gestionar una ventaja que llegó a ser de doce segundos y dejó en unos cómodos siete en el lento goteo de cuenta atrás hasta el final de la carrera.

Joe Nemechek sufrió un pinchazo lento que no dio motivos a NASCAR para sacar la caution, pero dos incidentes separados de David Ragan y John Hunter Nemechek sí causaron la llegada de una bandera amarilla importantísima a falta de 10 vueltas. Hamlin y Blaney pusieron dos neumáticos en su parada y tomaron las dos primeras posiciones frente a un grupo hambriento con cuatro gomas en su haber. Truex mantuvo tranquilo a Hamlin mientras Kyle Busch resalió mejor que Blaney y le adelantó en la llegada a la segunda curva, siguiendo detrás de Hamlin hasta la caída de la bandera a cuadros.

Obtuvo así Hamlin una victoria imperiosa que le permite rehacerse de un nefasto 2018 y optar al campeonato por primera vez desde 2014; le siguieron Kyle Busch, Blaney, Larson, Harvick y Truex. Logano finalizó noveno y Elliott fuera de carrera con su accidente, eliminados ambos junto a Blaney y Larson. Jones, Bowyer, Keselowski y Kurt Busch fueron los únicos mienbros del top 10 que pudieron seguir el ritmo de los contendientes por el título, ahora reducidos a cuatro. Los ya campeones Harvick, Busch y Truex buscarán añadir un segundo título a sus vitrinas frente a un enrachado Hamlin que busca su primer entorchado en la Cup Series.

Lee a continuación: Christopher Bell aplasta en Texas y se afianza al frente de la Xfinity Series