El BMW M8 estrena su palmarés en Virginia

 | 

El VIR es un circuito pintoresco de las llanuras céntricas de Virginia, uno de los estados más verdes de Norteamérica. Entre los prados y los montes se halla un trazado singular, lleno de retos en forma de curvas rápidas y rectas sinuosas, cuyo mínimo error condena al piloto a un paseo por la nada agradable hierba. El Weathertech Sportscar Championship vio a sus categorías de GT pelear en Virginia por un honor que se llevaron Lexus y por primera vez BMW, estrenándose la marca alemana con su voluminoso M8 antes de encarar las rondas decisivas en Laguna Seca y Road Atlanta.

Ya demostraban su ventaja los coches de la marca bávara en la salida, dónde John Edwards y Connor de Phillippi adelantaban a Patrick Pilet y a Antonio García y se situaban segundo y tercero, tan solo por detrás del Ford de Richard Westbrook. García no tardaría en rebasar a Pilet y presionar a los BMW. Earl Bamber y Tommy Milner quedaban rezagados con un par de golpes, el segundo de los cuales envió al Corvette #4 y provocó un pinchazo al Porsche #912.  La salida no fue tan dramática en GTD, dónde Jeroen Bleekemolen pasó al poleman Jack Hawksworth.

Justin Marks sería doblado en el enésimo problema del Acura #93 y García y Pilet se pegaron mucho a De Phillippi ante el nerviosismo del joven estadounidense, aunque poco a poco el BMW se fugó del Corvette y del Porsche. Bleekemolen tenía un segundo y medio de ventaja en GTD frente a Hawksworth, que debía defenderse de dos veteranos conocedores del terreno como Bill Auberlen y Patrick Long. El protagonista en la zona baja era Madison Snow, holgado líder del campeonato pequeño cuya séptima posición sabía a poco después de subirse al podio en siete de las ocho primeras rondas.

Llegó la primera ronda de pit stops a los 50 minutos de carrera, parada en la que un convaleciente García se bajó del Corvette #3 con lo que después desveló ser una lesión en una pierna producida justo antes de la carrera. Westbrook se bajó del Ford #67 pero Ryan Briscoe entró en el pit lane con un problema en el cambio y dejó al coche del blue oval sin una opción importante de sumar puntos. No era el único cambio en boxes, ya que Auberlen se ponía líder en GTD al no bajarse del BMW de Turner Motorsport y abrir un hueco con los rivales.

En la pelea por el triunfo provisional, David Heinemeier Hansson pasaba a Ben Keating en el duelo entre el Lexus #15 y el Mercedes #33. Dirk Müller cerró la puerta a Alexander Sims en el complejo final y Sims pasó por la hierba sin poder evitar chocar con Heinemeier, que realizó un trompo perfecto y dejó hierba en la trazada antes de pasar por el pit lane. La carrera cambiaría aún más con el reventón de Nick Tandy, líder provisional en el Porsche #911 que se vería obligado a abandonar y también perdía una oportunidad significativa en su pelea por el campeonato.

Jesse Krohn no paró en boxes y prefirió seguir en cabeza con el poco afortunado BMW #24, peleando Jan Magnussen y Laurens Vanthoor con el #912 ascendente. Sims pudo pasar a Müller sin mayores consecuencias y se fue a por la segunda posición que batallaban el Corvette y el Porsche. Krohn y Magnussen se fueron escapanado y dejaron a Vanthoor a merced de Sims, que se quitó al Porsche sin demasiados aspavientos. Sims procedió a alargar su detención decisiva y abrió un hueco sobre Magnussen y Müller que le serviría para salir líder absoluto del pit lane.

La detención de BMW solo incluyó gasolina en el depósito y dejó a Sims con nueve segundos de ventaja sobre Magnussen. Müller carecía del ritmo ideal en unos Ford penalizados por el lastre y sería adelantado en la última media hora por Krohn, veloz en el segundo M8. Magnussen y Krohn se presionaron mutuamente y empezaron a recortar la diferencia con un #25 falto de agarre en sus neumáticos que aguantó arriba gracias a una sólida gestión de Sims.

Andy Lally y Gunnar Jeannette tenían opciones sólidas en la categoría pequeña al ponerse al frente con buenas paradas y una sola detención añadida por gasolina, aunque el de Ferrari taponó al grupo perseguidor encabezado por Keating, Christina Nielsen y Dominik Baumann. Bryan Sellers buscó subir posiciones pero se encontró con la oposición de Robby Foley, que le dejó justo delante de su principal rival por el campeonato, una discreta Katherine Legge; Legge acabó adelantando a un Sellers discreto que dañó el frontal de su Lamborghini.

Bleekemolen volvió a subirse al Mercedes y se puso detrás de Lally, recuperando la pelea por la victoria con la parada de Jeannette en el Ferrari #63. Lawson Aschenbach seguía como líder provisional en el descuadrado Acura #93 y acabaría siendo relegado por Lally y Bleekemolen, no sin trompear el holandés tras un toque con el estadounidense poco después de rebasar a Aschenbach. Baumann les pasaría a ambos y Lally recibiría un drive-through por sus excesos en pista.

Sims llevó el BMW triunfal a meta con apenas 1,3 segundos de ventaja sobre Magnussen y Krohn. Müller, Vanthoor y Milner siguieron detrás con los abandonos de los líderes pretéritos, el Ford #67 y el Porsche #911. Baumann cerró los ataques finales para ganar en GTD, robando Patrick Long la segunda posición a Legge cuando la británica intentó asaltar el triunfo. García y Magnussen recuperan con el inesperado segundo puesto el liderato en GTLM, sacando cuatro puntos a Westbrook/Briscoe y nueve a Hand/Müller. Sellers y Snow perdieron parte de su ventaja en GTD pero se mantienen 13 puntos por delante de Legge y 29 frente a Keating y Bleekemolen.

Lee a continuación: United Autosports con la mirada puesta en un DPi para 2020