CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

4 MIN

El caso Herta sigue levantando polémica en la IndyCar

Humberto Gutiérrez | 21 Sept 2022
indycar_colton_herta_andretti_autosport_sl_2022-22
indycar_colton_herta_andretti_autosport_sl_2022-22

Tras reiterarse la negativa de conceder a Colton Herta una Superlicencia FIA vía excepción, debido a que solamente acumula 32 puntos de los 40 requeridos, desde la IndyCar se ha levantado la polémica en cuanto al valor del campeonato comparado con otros como la Fórmula 2, la Fórmula 3 y la Fórmula E. Si bien la FIA analiza introducir cambios en la ponderación de sistema que otorga los puntos, las críticas van dirigidas hacia la selección porque la IndyCar luce en desventaja con otras categorías que también están en la zona superior del escalafón.

El último estadounidense en la Fórmula 1 y actual piloto de Andretti Autosport, Alexander Rossi, publicó la semana pasada una fuerte crítica a la FIA y su sistema de puntos ya que, según su criterio, se instauró para asegurar un mayor flujo de dinero en las categorías de formación asentadas en Europa, pero no se estableció una jerarquía con base al sentido común. La IndyCar debe ser considerada una categoría más difícil que la Fórmula 2 porque se compite en todo tipo de circuitos y ante profesionales, pero se otorga menos puntos del segundo al décimo clasificado en la tabla de pilotos.

Argumentó que al observar la asignación de puntos de Superlicencia, que aparece en el Código Deportivo Internacional en su Apéndice L, se puede apreciar que ganar el Campeonato Europeo de Fórmula Regional Alpine concede más puntos que finalizar tercero en la IndyCar. También criticó la dinámica que se observa en las categorías de formación, Rossi pasó tres años en la GP2 Series, ya que por lo regular los equipos seleccionan a pilotos que cuentan con mayor respaldo económico, en perjucio de aquellos que alcanzan resultados pero no disponen de dinero para continuar.

En palabras de Alexander Rossi:

Lo que es decepcionante y, en mi opinión, es el problema fundamental, es que el elemento deportivo pasó a un segundo plano frente al aspecto empresarial. Acá tiene que haber un método para que ciertos equipos dejen de aceptar pilotos basándose únicamente en su respaldo financiero. En última instancia, estas decisiones pasadas, ya sea por codicia o por necesidad, es lo que le está costando a Colton [Herta] la oportunidad de tomar una decisión por sí mismo sobre si quiere competir en la Fórmula 1.

Por su parte, el propio Herta y sus allegados, resignados ante lo sucedido, y conscientes de que su décimo lugar esta temporada atentó contra sus aspiraciones, cuestionan la asignación de puntos en el sentido de que si la IndyCar tuviera el mismo valor que la Fórmula 2 la situación sería distinta. Y es que en la Fórmula 2 los tres primeros reciben 40 puntos y el cuarto clasificado 30, hecho que concede mucha ventaja a esta serie. Se entiende que el diseño de este sistema responde a un interés muy particular que es promover los campeonatos auspiciados por la propia FIA, pero se advierten desequilibrios en las recompensas por los méritos alcanzados.

Herta no impugnará la decisión de la FIA porque Red Bull desistió de tenerle en la Fórmula 1 para 2023. La solicitud y los argumentos de la estructura austriaca no fueron contundentes y además no había garantías de que realizando pruebas privadas y rodando en prácticas libres fuera considerado para concederle una superlicencia. También la opción de acudir a una serie de Fórmula regional para sumar puntos no fue tomada en cuenta por Herta y su entorno ya que ello es síntoma de desesperación y él es un profesional.

En palabras de Colton Herta:

Entiendo la posición de la FIA basada en la estructura de puntos actual. Personalmente, creo que la cantidad de puntos para la Indycar es demasiado baja. También debemos revisar el sistema para los profesionales porque la mayor recompensa de puntos está enfocada en los jóvenes que suben y pasan de una categoría a otra, pero una vez instalados, como yo en la IndyCar, para un piloto resulta imposible hacer el cambio a la Fórmula 1.

Vía | Nextgen Auto