comscore
MENÚ
Diariomotor Competición
Fórmula 1

4 MIN

Fernando Alonso deja la F1 entre campeones

alonsogpabudabi2018f1retirada

Cerca de las 7 de la tarde en Abu Dabi del 25 de noviembre de 2018. Fernando Alonso cruzaba la meta en ese instante para concluir, de momento, su trayectoria en la F1. El español persiguió a Kevin Magnussen, pero no pudo atraparle. Pero eso no ha importado. Al terminar, Sebastian Vettel y Lewis Hamilton le han escoltado hasta la recta de meta.

En ese momento, los tres se han puesto a hacer trompos. Los famosos donuts inventados por Álex Zanardi. Una forma de celebrar 18 años de velocidad, sueños y competitividad. Porque eso es lo que han homenajeado en pista tanto Vettel como Hamilton. La competitividad. La capacidad de sacar lo mejor de uno mismo para que el resto tenga que mejorar.

"Ha sido un momento muy bonito. Ha sido improvisado, se lo agradezco. Vi que se ponía uno a la derecha y otro a la izquierda después de hacer ellos unos trompos. Son unos grandes campeones, junto con Max. Habrá luchas que echaré de menos. Al final creo que ha sido un buen día. Agradezco a todos los que me han dado el piloto del día y lo han considerado así", ha comentado Alonso.

Además de esa celebración, la carrera ha sido la típica de 2018. La pelea con la zona media ha sido de órdago. Con los Toro Rosso, con los Haas, con los Williams. Todo marcado por una salida bastante atípica de Alonso, que ha perdido un par de posiciones. Con ritmo y sin descanso, ha remontado hasta la undécima posición.

"Al principio tuvimos que ser conservadores. Se salió con agresividad -incluso hubo un accidente en la curva 7-, y perdí posición con Gasly. Dimos el ritmo máximo. Sufrimos con las gomas, la parte delantera con los ultrablandos y la trasera con los superblandos. En general, contentos, en especial tras terminar a pocos segundos de los Haas. Creo que hemos sacado el máximo provecho", ha continuado el bicampeón.

Obviamente, el próximo paso para Alonso es 2019. Finalizar el WEC y afrontar las 500 millas de Indianápolis por segunda vez. Tras arrojar la toalla de ganar un tercer título mundial de F1, Fernando se centra en lo que hay en otros lugares del mundo. Otras culturas automovilísticas y eventos que constituyen parte de esa historia de las carreras de coches. Eso sí, no menciona ninguna más de forma concreta.

"La Triple Corona es uno de los objetivos, de cara al año que viene. Para ser el mejor, debo ganar en todas las disciplinas posibles. Eso es lo que me gusta hacer, no sólo competir en F1. La experiencia en Indianápolis en 2017 y este año en Le Mans fueron divertidas. Ojalá pueda conquistarlas", ha apuntado el asturiano.

Con la F1 aparcada de forma oficial, Alonso tiene que digerir la montaña rusa de emociones de la jornada de hoy. ¡Y qué mejor forma que hacerlo en un NASCAR! El de McLaren ha tenido buenas palabras con los que le han rendido homenaje estos días, ya sean aficionados por redes sociales o los propios organizadores de la F1, Liberty Media.

"Tenía ganas de disfrutar del día, pero ha sido el más activo de mi vida. ¡No he tenido un minuto libre! Sé que tengo muchos mensajes en el teléfono, y cuando quiero leerlos tengo que ir a ver a otra persona. Tengo ganas de subirme al coche y estar solo un rato. Mañana tengo otro evento, que pruebo el NASCAR. Espero que el martes ya sea más tranquilo y pueda digerirlo todo. Creo que este espectáculo es gracias también a Liberty, de su forma de dar más importancia a los pilotos. Estoy un poco sonrojado por las muestras de cariño de todo el mundo, gracias a todo el mundo", ha finalizado Alonso.

Así pues, se pone el sol en una trayectoria muy laureada en la F1, y a uno de los mejores pilotos de la categoría. Pero que se ponga el sol no significa que se acabe todo. Otro día amanecerá, y Fernando Alonso seguirá ahí, luchando por la victoria. Porque sí, hay más vida más allá de la F1.

Foto | McLaren Media