CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Dakar

2 MIN

Historias del Dakar: un Citroën 2CV apodado Bi-Bip ridiculizando a los buggies

Iván Fernández | 14 Ene 2017
citroen-2cv-dakar-2007
citroen-2cv-dakar-2007

Una Vespa, un Renault 4L, el Rastrojero de este año, e incluso Herbie no pudo resistirse a competir en el Dakar. Casi 40 años de historia nos han permitido ver todo tipos de modelos surfeando las dunas de África y ahora atravesar las pistas de tierra de Sudamérica. El Citroën 2CV fue otro de esos modelos que tampoco se resistió a la llamada del rally-raid más duro y exigente del planeta, aunque este fuera un proyecto bastante reciente en el tiempo.

Un Club de fans galo de dos de los modelos más populares de la firma gala, el propio 2CV y el Mehari, dio lugar a un interesante proyecto: completar el Dakar con el popular utilitario de la firma gala y además hacerlo sin asistencia. Lo intentaron en dos ocasiones, con una unidad apodada cariñosamente como Bi-Bip que en 2007 recibiría una segunda evolución para tratar de llegar a ver el lago rosa.

Sin embargo, en ninguna de las dos ocasiones pudieron terminar la cita, abandonando en ambas por problemas mecánicos. En 2007 fue por la rotura de la suspensión y un problema de la dirección le dejaban a la entrada de Uarzazat, la que es conocida como la puerta del desierto. Un proyecto exótico, que hacía honor a la filosofía aventurera de la carrera y que nos dejó grandes momentos, como el ver al destartalado 2CV superando en la prólogo playera de Barcelona a otros prototipos y buggies que costaban varias decenas de miles más que el Bi-Bip.