Joey Logano vuelve al Victory Lane en el circuito del accidente

 | 

La segunda visita anual de las cuatro pendientes a los restrictor plate dio el espectáculo habitual en NASCAR, mucha variedad, algún dominador y el siempre importante accidente en el final de un evento que los pilotos de la Monster Energy Cup Series se tomaron con cierta calma. Casi todos los equipos de Ford tuvieron a un piloto arriba en el momento decisivo en Talladega, dónde el más listo fue Joey Logano. El de Penske rompió en Alabama su racha negativa de triunfos, que llevaba un agridulce año de espera después de la victoria en Richmond que no contó para el play-off de 2017 y le dejó sin opciones de luchar por el título la temporada precedente.

Kurt Busch tardó en arrancar y no dio algunas vueltas de formación por culpa de un problema con la radio de su coche, esencial en un circuito como Talladega; llegó a la segunda posición por poco y pudo arrancar sin problemas, formando una fila única de calma en las primeras vueltas. Los equipos de cabeza decidieron detenerse en boxes para llenar el depósito de cara al final del primer segmento, llegando la mayoría de pilotos tranquilamente al pit lane. Darrell Wallace Jr., Alex Bowman, Jimmie Johnson, Kyle Larson, Jamie McMurray, Chase Elliott, William Byron y Austin Dillon formaban parte del grupo de 13 pilotos que paraban más tarde y cedían el liderato al grupo inicial, de seis Ford y tres Toyota.

Kurt Busch fue sancionado por exceder el límite de velocidad en el pit lane y le alcanzó ese grupo delantero, poniéndose justo delante del líder Brad Keselowski y ayudando al de Penske a quitarse una bolsa que tenía en el radiador. El mayor de los Busch encabezó a una vuelta el grupo líder del primer segmento, que ganó Keselowski por delante de Joey Logano, Martin Truex Jr., Denny Hamlin y Kyle Busch. La resalida mantuvo el mismo guion tranquilo, situándose el dúo de Penske arriba ante los ataques de un ansioso William Byron, que se aupaba a la zona alta y buscaba destacar en el trazado de Alabama.

El consumo de gasolina hizo repetir la misma estrategia pero casi todos los pilotos entraron pronto. Un grupo de 12 pilotos (formado por Keselowski, Kurt Busch, Elliott, Ricky Stenhouse Jr., Paul Menard y Daniel Suárez, entre otros) pararon en la vuelta 67, seguidos en el giro siguiente por un conjunto de 18 pilotos como Byron, Johnson, Hamlin, Kyle Busch, Truex Jr., McMurray y Ryan Blaney. Matt DiBenedetto era el único que siguió en pista y se colocó líder provisional de carrera en un grupo de doblados junto a Joey Gase y Ross Chastain, antes de que llegase el primer choque masivo de la tarde.

Erik Jones cerró el hueco en un 3-wide y chocó con McMurray en medio del pelotón, yéndose Jones en trompo con Trevor Bayne y provocando el primer gran accidente de la jornada. Jones, Bayne y Kyle Larson se retiraron debido al impacto, mientras que McMurray, Truex y Aric Almirola pudieron seguir con múltiples daños en sus vehículos. Menard y Hamlin se quitaron a Kurt Busch en la parte final, asaltando el de Gibbs el liderato de Logano y poniéndose primero delante del amenazante pelotón de Ford. Johnson y Kyle Busch se encontraban bien situados pero se veían relegados por el grupo del óvalo azul, encabezado por un sorprendente Menard que se imponía en el segundo segmento a Logano, Blaney, Kevin Harvick y Stenhouse.

Elliott y Byron no cambiaron neumáticos y se pusieron arriba, aunque Elliott se saltó su puesto de parada y resalió en la parte trasera. Kurt Busch, Stenhouse Jr. y Harvick pasaron a Byron antes de que apareciese una caution por restos en pista que obligó al pelotón a regresar a boxes, dónde Elliott y Menard perdían sus buenas posiciones al perder sus mecánicos un neumático en las respectivas paradas. Hamlin y Kasey Kahne dejaban apartados a Stenhouse en el liderato, que tomaba el #11 delante del ex de Hendrick. Logano y Keselowski volvieron a atacar con más de 40 vueltas para el final y retomaron las primeras posiciones de cara a la decisiva ronda de detenciones por gasolina.

Suárez, Kahne, Kyle Busch y Bowman optaron por alargar una vuelta su parada, saliendo de nuevo por detrás de los Ford de cabeza en Logano, Almirola y Harvick. Hamlin, Stenhouse y Suárez fueron sancionados por pasarse de velocidad en el pit lane, siendo Hamlin penalizado una segunda vez y obligado a realizar un stop and go. Timmy Hill reventó su motor poco después y generó una breve bandera amarilla, durante la cual pocos pilotos delanteros pasaron por boxes. Logano, Harvick y Kurt Busch volvieron a ponerse líderes y se llevaron a consigo a algunos pilotos de Chevrolet, entre ellos al trío de Hendrick formado por Bowman, Elliott y Johnson.

En esas ansias grupales llegó el Big One: Johnson cerró a Byron luchando por la octava posición, chocando Byron con Menard y creando la colisión de 13 coches. Keselowski se empotró contra Blaney intentando esquivar el accidente, quedando el #2, Clint Bowyer, Austin Dillon, Menard, Byron y un excelente Michael McDowell fuera de carrera y con perjudicados como Kyle Busch, Wallace Jr., Blaney y el causante, un Johnson que pudo reparar sus problemas en el pit lane. El incidente no tuvo mucha incidencia en el evento más allá de la limpieza de pilotos, ya que apenas hubo daños en el asfalto o en los muros y la carrera pudo retomarse en poco tiempo.

Bowman se había colocado en medio de los Stewart-Haas y los Penske pero resalió mal por la línea exterior, perdiendo ocho posiciones y dejando líderes de nuevo a Logano, Harvick, Kurt Busch y Stenhouse, cuatro de los Ford protagonistas. Las últimas vueltas fueron un "quiero y no puedo" de Almirola, Suárez, Newman y Johnson, que se asomaron por el exterior y subieron algunas posiciones sin llegar arriba. Kurt Busch pasó a Harvick en la penúltima vuelta pero no pudo con un letal Logano que lideró los últimos 42 giros. David Ragan fue sexto en una buena actuación de Front Row, con Chris Buescher, Ty Dillon, Kahne, DiBenedetto y DJ Kennington obteniendo resultados poco habituales entre el top 20.

Lee a continuación: Bell impide el debut triunfal de Gragson en la Xfinity Series