John Hunter Nemechek se estrena en la Xfinity Series en medio de una cambiada lucha por el título

 | 

Kansas es el trazado particular de mayor introducción reciente en el mundo de los milla y media de NASCAR. El estrecho circuito ayuda a que sus competiciones se disputen en un entorno apretado y generalmente bonito, pero el ya desgastado asfalto no tiene el mismo efecto que antes y eso se nota en unas carreras poco intensas. Ocurrió en la Monster Energy Cup Series y el hecho se repitió en la Xfinity Series, dónde a una primera mitad tensa y llena de incidentes le siguió un concepto dormido en la parte decisiva. Solo se libraron la lucha por el título gracias a un accidente costoso y la regularidad de un John Hunter Nemechek que se estrenó.

Cualquier atisbo de pelea entre los favoritos al campeonato se fue de inmediato a la basura por el toque de Justin Allgaier a Christopher Bell en la primera vuelta. El de JR Motorsports perdió su coche al lado de Bell y ambos se fueron al muro junto con un Austin Cindric que recibió tres golpes y Cole Custer. Allgaier, Bell y Cindric se retiraron al instante mientras los mecánicos de Custer empezaron a reparar su coche para que el piloto perdiera la menor cantidad de puntos posible. Brandon Jones resalió junto al poleman Daniel Hemric pero se fue al muro de forma extraña en la recta trasera y causó una segunda caution rápida.

Hemric se quedó solo al frente de la carrera y aprovechó al máximo su distancia con Ryan Precce, que tardó en quitarse a un lento Tyler Reddick que taponaba a Matt Tifft, Shane Lee y Nemechek. Spence Gallagher pinchó hacia el muro de meta en otra bandera amarilla de un tenso primer segmento, en el que Preece y Nemechek pelearon por la segunda posición sin perder de vista a Hemric. Nemechek acabó alcanzando y presionando a Hemric, que le ganó la primera parte de carrera seguidos de lejos por Preece, Lee, Elliott Sadler y un Reddick que remontó 20 posiciones al optar por parar ante una posible vibración.

Custer necesitó más reparaciones en su Ford y tuvo que regresar al garaje en un par de ocasiones para que su coche quedase conforme a lo que NASCAR pide en cuanto a daños se refiere. Jairo Avila trompeó en un 3-wide en la curva 4 y siguió hasta la recta de meta cruzado, en otra caution rápida que interrumpió los procedimientos. Nemechek aprovechó la potencia del Ganassi para adelantar a Hemric en la resalida y ambos se escaparon de la competencia. El capó de Ross Chastain voló y cayó sobre la pista pero no provocó la caution que llegó en la última vuelta del segundo segmento por el accidente de Preece con los doblados Garrett Smithley y Joey Gase.

Nemechek ganó dicho segundo segmento por delante de Hemric, Reddick, Sadler y Matt Tifft, los cuatro pilotos de playoff que buscaban sumar los máximos puntos ante la debacle inicial de Custer, Bell, Allgaier y Cindric. Hemric le birló el primer puesto a Nemechek en boxes y los pilotos de Childress y Ganassi volvieron a fugarse de Reddick y Sadler, que sufrían para mantenerse en el asfalto con coches inestables. Preece era el primer doblado tras su incidente y tenía un prolongado momento de comodidad que se rompía con un problema mecánico, añadido a la excesiva tranquilidad de la segunda mitad del evento.

Solo había cinco coches en la vuelta del líder cuando se produjeron las últimas detenciones, dónde Hemric amplió su distancia ante una mala maniobra de Nemechek. El extraño parón de Vinnie Miller en la entrada del pit lane forzó una necesaria caution en la que dos pilotos de playoff se la jugaron: Tifft no paró al no disponer de neumáticos nuevos y Sadler puso dos gomas en lugar de cuatro. Hemric empujó a Sadler en la resalida a 33 giros y le pasó en la siguiente vuelta, pero Nemechek pasó bien en el pelotón y se reenganchó a la estela del Childress. Nemechek acabó poniéndose líder después de dos vueltas intensas con Hemric, esperando Sadler detrás.

Las últimas 30 vueltas sucedieron sin más discusión y Nemechek se apuntó su primer triunfo en la categoría. Hemric finalizó segundo y no certificó su pase a Homestead, perdiendo además diez puntos por no pasar la inspección post-carrera. Sadler, Lee, Reddick, Tifft, Ryan Reed y Ty Majeski fueron los únicos pilotos en acabar en la vuelta del ganador en una cita más bien tranquila en su parte decisiva que ha apretado el campeonato. El margen de casi 30 puntos del que disponían Bell y Allgaier se desvaneció en el accidente inicial y tendrán que vigilar en Texas y Phoenix si no quieren verse fuera de la ronda de campeonato que se disputará en un mes.

Lee a continuación: Chase Elliott gana en Kansas y avisa a Stewart-Haas en la debacle de Penske