CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

4 MIN

Johnny Sauter gana el único evento de NASCAR sin lluvia del pasado fin de semana

Héctor Sagués | 13 Jun 2018
johnny-sauter-stewart-friesen-nascar-trucks-texas-2018
johnny-sauter-stewart-friesen-nascar-trucks-texas-2018

En Texas tiene lugar una de las carreras más raras de la Camping World Truck Series. La noche de Fort Worth se ilumina con los pick-ups, que no suelen decepcionar como teloneros de la IndyCar Series y dieron un espectáculo de velocidad, estrategia y emoción. Y aunque la victoria se la llevó un habitual en Johnny Sauter, lejos estuvo el ex campeón y líder del certamen de dominar el evento como en otras ocasiones debido a la variedad de nombres que se alternaron en los primeros puestos durante la totalidad de la carrera.

Noah Gragson y Todd Gilliland pasaron rápidamente al poleman Stewart Friesen, que se fue largo en las curvas 1 y 2 y perdió tres posiciones y tres segundos con el dúo de Toyota. Justin Fontaine pincho y tocó el muro de la curva 3, mismo lugar en el que Bailey Currey perdió el control de su Chevrolet. Gilliland y Gragson decidieron pasar por el pit lane ante el accidente de Brett Moffitt y Austin Wayne Self, poniendo gasolina suficiente para el final del primer segmento y todo el segundo. Rhodes sufrió un problema peleando por el liderato con Friesen, que ganó el primer segmento a Matt Crafton, Myatt Snider, Johnny Sauter y Cody Coughlin.

Gilliland sacrificó su posición de cabeza para un mayor beneficio en el segundo segmento, siendo uno de los seis pilotos que no paró. Friesen, un Gragson que cambió de estrategia y Sauter ganaron posiciones con gomas más frescas pero no pudieron con un sólido Grant Enfinger que se las arregló para mantener a los hombres de remontada por detrás a pesar de sufrir un pequeño golpe en la curva 4. El golpe de un pinchado Bo LeMastus hizo que Gilliland y otros entrasen en boxes, ganando Enfinger el segmento por delante de Friesen, Justin Haley, Austin Hill y Gilliland.

Enfinger y Self se tocaron en la resalida, pinchando el segundo de ellos y llegando al pit lane de paso a dejarse unas vueltas e incluso posiciones con los incidentados Rhodes y Moffitt. Sauter dejó atrás a los rivales hasta que alcanzó a Gilliland, líder al que presionó en varias ocasiones sin conseguir adelantarle. Snider intentó bloquear a Dalton Sargeant y se llevó por delante a Jennifer Jo Cobb en un aparatoso accidente que generó una caution conflictiva. Todos los pilotos de cabeza entraron en boxes a pesar de que faltaban unos pocos giros para poder llegar a meta con un solo añadido de gasolina.

El posible ahorro de los pilotos no se vio en la resalida, en la que Sauter y Haley pasaron al líder Chris Eggleston (sin parar durante la bandera amarilla). Rebasó Sauter a su compañero a falta de 51 vueltas y se lo llevó consigo, además de un veloz Gilliland que no se despegó de los GMS. Friesen pasó de octavo a cuarto aunque estuvo lejos de los pilotos que tenía por delante en plena conservación para intentar llegar a meta sin volver a parar. En medio del ahorro surgió una caution polémica, que NASCAR mostró a pesar de que Moffitt pinchase un neumático y evitase golpear contra un muro. Sí que golpeó Jordan Anderson, fruto de otra caution.

Solo cinco pilotos entraron en el pit lane para rellenar gasolina y cambiar su porvenir inmediato, entre ellos los Toyota de Gilliland y Gragson. Ambos se quedaron sin tiempo de reacción y Sauter se fugó lo justo para obtener su cuarta victoria de la temporada, aguantando por menos de un décima a un ansioso Friesen que se quedó a las puertas de su primer triunfo. Haley, Enfinger y Crafton cerraron el top 5, por delante un Gilliland decepcionado con el sexto puesto en el día en que se graduó del instituto; Gragson finalizó décimo en un final mal resuelto.