Juan Manuel Correa y Callan O'Keeffe, dos antiguos juniors con presente nuevo

 | 

Los programas de jóvenes pilotos son un regalo envenenado para aquellos que no saben aprovechar su presencia bajo el manto de un equipo de prestigio. Tener encima la mirada de un jefe de equipo puede motivar y presionar al mismo tiempo, ejecutando un movimiento en el que teóricamente responden los mejores talentos. Juan Manuel Correa y Callan O'Keeffe estuvieron en los programas de Lotus y Red Bull y llegaron a coincidir en el primero de ellos en 2014, cuando el ecuatoriano estaba en karting y el sudafricano en la Fórmula Renault 2.0. Ambos se han resarcido de sus carreras deportivas irregulares para comenzar con buen pie la temporada 2019.

Correa ha dado el salto a F2 con el nuevo Sauber Junior Team junto a Callum Ilott, y si bien el inglés tenía el apoyo de la Ferrari Driver Academy es el de Quito quien ha recibido un empujón importante al obtener un rol de desarrollo con Alfa Romeo, marca que usa la estructura de Sauber en Fórmula 1. Recibió Correa el apoyo de Lotus en sus años de karting en 2014 y 2015, con una cuarta posición en el certamen alemán junior en 2014 (por detrás de David Beckmann, Mick Schumacher y Max Fewtrell) y una quinta en el Europeo de KF en 2015 como mejores resultados; perdió su plaza de junior al alternar campañas europeas correctas y mundiales irregulares.

O'Keeffe es protagonista de una historia más estrambótica después de ser confirmado piloto de FA Racing by Drivex para la nueva Eurocopa Fórmula Renault. Talento portentoso del karting que batalló con Max Verstappen, Charles Leclerc, Esteban Ocon, Alex Albon y George Russell entre muchos otros, O'Keeffe no pudo demostrar su potencial en el Red Bull Junior Team ni en el Lotus F1 Junior Team y vagó por categorías inferiores de monoplazas como la desaparecida ADAC Formel Masters, la U.S. F2000 y la Fórmula 3 británica. El sudafricano se subirá al nuevo F-Renault a pesar de no competir en ningún campeonato en el último año y medio.

Lee a continuación: Peter Sauber nos recuerda que el C38 no es italiano sino suizo