Kevin Harvick domina en Indianápolis, Ryan Newman se cuela en el playoff de NASCAR

 | 

El cierre de la temporada regular es tiempo de prisas en NASCAR y la Brickyard 400 extrañamente situada en septiembre proporcionó un evento emocionante y a la vez, dividido en distintos periodos de estabilidad. El nerviosismo alteró la percepción de algunos equipos y ciertos pilotos punteros abandonaron por accidentes o problemas mecánicos. No fue el caso de Kevin Harvick, triunfador autoritario que dominó en todo momento y se destacó entre la pelea a cuatro bandas por el acceso a la lucha por el cetro entre Clint Bowyer, Daniel Suárez, Ryan Newman y Jimmie Johnson.

Harvick salió bien desde la pole position y a su lado Paul Menard perdió tres posiciones desde una sorprendente primera fila, frente a tres otros Ford en Joey Logano, Clint Bowyer y Brad Keselowski. Ryan Newman salió último y fue rápidamente a por el resto del pelotón en busca de un lugar en el playoff, pasando a Daniel Suárez en un grupo veloz junto a Martin Truex Jr. y William Byron. El mexicano se accidentó poco después en la curva 2 y generó una primera bandera amarilla que dio más lío en boxes: un frenazo provocó el choque de Chase Elliott y Darrell Wallace Jr., encallándose entre ellos un Martin Truex Jr. que perdió una vuelta.

Keselowski atacó al líder Harvick y el de Stewart-Haas llegó a tomar un hueco de siete segundos en el liderato, neutralizados por el accidente de Landon Cassill a falta de nueve vueltas para el final del primer segmento. Logano y Newman fintaron su entrada en boxes y Jimmie Johnson tomó solo dos ruedas nuevas en los primeros intentos para sumar puntos de la primera parte, perdiendo algunas posiciones el de Roush y el heptacampeón pero siguiendo ambos en el top 10. Erik Jones atropelló a Keselowski en la curva 2 y el primer segmento murió ahí, venciendo Logano a Kyle Larson, Harvick, Ryan Blaney y Newman.

Los daños del choque de Keselowski obligaron a intervenir a la bandera roja durante un cuarto de hora. Harvick y Blaney pasaron en la resalida a Larson, que se rehízo e intentó ir a por el #4 con relativo éxito gracias a los doblados. Alex Bowman se pegó a la parte trasera de Harvick y aguantó el ritmo del Ford hasta poco antes de llegar a la ventana de paradas en bandera verde, que lideró irónicamente el líder Harvick. Blaney, Kyle Busch, Bowyer, Aric Almirola, Suárez y Byron entraron en boxes después del ex campeón, quedándose algunos pilotos en pista a la espera de la caution.

Kyle Busch reventó el motor de su Toyota y aunque llegó a boxes salió una caution que Johnson y Newman aprovecharon para poner gomas nuevas al no haber parado previamente y resalieron bien con solo dos ruedas cambiadas, pero la aparición de restos en pista obligaron a sacar otra bandera amarilla y alargarla hasta el decepcionante final de un tranquilo segundo segmento. Harvick, Larson, Blaney, Logano y Bowyer tomaron los cinco primeros puestos y la pelea por el playoff se apretó con los puntos que obtuvieron Bowyer, Suárez y Johnson, no así Newman después de una mala resalida.

El comienzo del último tercio de carrera vio un accidente masivo en la curva 2, dónde Byron y Johnson no se entendieron en doble paralelo con Kurt Busch. Chocaron el mayor de los Busch y Johnson, que se llevó puesto a Daniel Hemric en pleno trompo y a quien no pudo esquivar Parker Kligerman. Menard y Chris Buescher quedaron cruzados con pequeños daños y la melé acabó con el piloto de Hendrick retirado y fuera de los playoff por primera vez en su carrera deportiva. Blaney tomó el liderato en la siguiente resalida y dejó atrás a otro grupo de Ford entre los que estaban Harvick, Logano y un oportuno Suárez que formó un tapón en la cuarta posición.

Almirola, Denny Hamlin y Byron se fueron junto al mexicano y no pudo seguirles Newman, que perdió cinco posiciones cuando intentó perseguirles y mantener intacto su sueño de playoff. El veterano piloto necesitaba quedar por delante de Suárez para entrar a la lucha por el título y el retroceso era la peor noticia para sus intereses. Sin embargo, Bowman empujó a Suárez y el de Stewart-Haas fue cayendo muy rápidamente, llegando a ser superado por el trío de Austin Dillon, Newman y Matt Tifft. Suárez y Harvick pararon en boxes y el accidente de Larson les benefició a ambos camino a la caution, aunque Suárez tuvo que desdoblarse primero.

Harvick, Blaney y Logano pelearon por el liderato junto a la revelación Darrell Wallace Jr., situado tercero y con opciones en una carrera sólida e inteligente. Hamlin envió a Bowman en trompo en la curva 2 y tocó después a Blaney tras una resalida, aprovechando Wallace la situación para recuperar el tercer puesto mientras Harvick y Logano se escapaban al frente. Suárez subió de 20º a 16º pero necesitaba ascender a marchas forzadas y alcanzar a Newman (7º) y a Bowyer (8º) y para ello echó por impaciencia a un pobre Tifft que se fue al muro cuando tenía opciones de conseguir su mejor resultado de la temporada.

El duelo en la zona alta no se produjo por la tremenda autoridad de Harvick, que llegó a ser un segundo por vuelta más rápido que los rivales. Con Bowyer ya casi clasificado salvo desastre, la lucha por el último lugar del playoff se centró en Newman y Suárez. Separados por 11 posiciones, Newman resalió mal pero se las arregló para contener a Elliott y Hamlin y el progreso del mexicano se vio impedido por el tapón de Menard, Almirola y Austin Dillon. Ascendió el #41 en el grupo y solo llegó a ver la parte trasera de Newman con varios coches intercalados por en medio, sin tiempo de atacarle antes de la caída de la bandera a cuadros.

Se apuntó Harvick su tercera victoria en dos meses para reafianzar una buena posición que había quedado en duda durante buena parte de la temporada. Logano, un sobresaliente Wallace, Byron y Bowyer completaron el top 5, mientras Newman acabó octavo y Suárez 11º. El piloto de Roush se incorpora al grupo de 16 pilotos que pelearan por el título en diez carreras divididas en tres eliminatorias antes de la cita decisiva en Homestead-Miami, y defenderá el honor de su equipo frente a los hambrientos Gibbs, Penske, Stewart-Haas, Hendrick y Ganassi, sin duda los mejores coches con una mayoría de los mejores pilotos.

Lee a continuación: Erik Jones extiende su contrato con Joe Gibbs Racing

  • M.A.

    Si que se veían las gradas del Brickyard bastante desangeladas. Acostumbrado a verlas llenas para la Indy 500....
    No debe ser problema de la NASCAR en si misma, a pesar de que ultimamente se quejan de bajón de público, porque este verano vi las carreras de Dover y de Darlington, incluso la de Watkins Glenn, y en todos los casos la asistencia era notable.
    Los ovales "de siempre" estaban casi llenos.
    A ver si el problema es querer salirse de su territorio y ambito tradicional...

    • Humberto

      Saludos M.A

      Debes tomar en cuenta que el pasado domingo inició la temporada de NFL, el deporte-religión de los estadounidenses.