Kevin Harvick domina en Texas y también se suma al cuarteto de la lucha por el título

 | 

Los nervios y la tensión se apoderan de la parrilla de NASCAR cuando llega al corto e intenso mes de noviembre. Es el momento decisivo, dónde los campeonatos se deciden y los pilotos punteros deben responder a la llamada de la victoria. Kevin Harvick respondió con intensidad en Texas, ganando en el óvalo de milla y media como respuesta a la diferencia de puntos cambiante para desmarcarse de la lucha por los últimos lugares de acceso a la última decisión en Homestead-Miami. Kyle Busch y Joey Logano poseen un margen pero no deberán bajar la guardia si quieren acompañar a Harvick y a Martin Truex Jr. en el cuarteto final.

Harvick y Erik Jones salían en la primera fila y podían batallar por el liderato al principio, despistándose Denny Hamlin en la tercera posición para ser rebasado por Aric Almirola y Kurt Busch. Chase Elliott necesitaba ganar pero se estrelló con el muro de la curva 2 tras solo 10 vueltas, siguiendo una caution por parte de un letrero publicitario en el asfalto. Almirola y Daniel Suárez formaron el triplete de Stewart-Haas al frente hasta que Corey LaJoie se fue al muro y forzó a los líderes a dividir la estrategia en boxes: Harvick, Almirola y Paul Menard no cambiaron neumáticos, renovando dos gomas Hamlin, Suárez y Kyle Larson.

Clint Bowyer, Jones, Truex y Kyle Busch tomaron las primeras posiciones pero no por mucho tiempo ante el empuje de Harvick y el accidente de Brad Keselowski y Ricky Stenhouse Jr. Harvick pasó al ataque con gomas frescas y adelantó a todos los rivales con paciencia, atacando al líder Bowyer. Un errático LaJoie se accidentó por segunda vez en el primer segmento y Hamlin trompeó de forma incomprensible en solitario, seis cautions bajo el brazo en la primera parte (récord de la temporada). Harvick adelantó a Bowyer en la última vuelta del primer segmento, siguiéndoles Larson, Alex Bowman y Kyle Busch.

Ryan Blaney puso dos gomas en lugar de cuatro y aguantó dentro del grupo de los que pararon hasta que Harvick le dejó atrás. Bowman, Almirola y Jimmie Johnson eran los tres primeros del grupo que no paró y el heptacampeón llegó a ponerse primero con los hambrientos Almirola, Jones y Suárez cerca, todos ellos obligados a cambiar sus malgastadas ruedas. El dañado Hamlin perdió más de un segundo por vuelta y fue doblado por la cabeza de carrera. William Byron y los hermanos Busch alargaron su detención en busca de una caution que no llegó, apuntándose Almirola el segundo segmento ante Jones, Johnson, Larson y Logano.

Suárez no cambió neumáticos de cara a la parte final, poniendo Jones, Johnson, Bowyer y Kurt Busch dos ruedas nuevas y los demás las necesarias cuatro. Byron no se detuvo y perdió el liderato rápidamente con Suárez, presionado poco a poco por Johnson, Kurt Busch y Almirola. Johnson trompeó en paralelo con Kurt Busch y David Ragan y Garrett Smithley chocaron en la siguiente resalida, en dos accidentes rápidos que agrupaban al pelotón. Harvick fue sancionado por tener un neumático preparado que no usó bajo caution, remontando de nuevo con calma.

Almirola y Kurt Busch pasaron a Byron y se fueron a por un defensivo Suárez, con Jones y Austin Dillon cerca en una lucha de imprevistos por el liderato. Pasó Almirola al mexicano por el interior de la primera curva y Kurt Busch se les juntó en un grupo apretado al que llegaba Larson (6º), silencioso y eficaz integrante del playoff que necesitaba los puntos; Logano y Kyle Busch seguían al Ganassi y Harvick llegó al top 10 con un ritmo envidiable. Almirola dejó atrás a Kurt Busch y a Suárez antes de la ronda de paradas bajo bandera verde, que condenó a Byron, Larson y Kurt Busch por culpa del trompo de Darrell Wallace Jr.

Almirola paró justo en la caution y se puso líder junto a Suárez y Newman (dos gomas nuevas). Kyle Busch, Logano y Harvick siguieron con las cuatro habituales y el #4 demostró su velocidad en una tensa lucha con Almirola que le puso líder a falta de 80 vueltas. Kyle Busch y Suárez protagonizaban la misma escaramuza por el tercer puesto, adquirido por el #18 y después apoyado por Logano frente a Suárez. La llegada de la noche cerrada daba paso a las últimas paradas por gasolina, que abrió Larson en el grupo del playoff y tomaron Almirola, Logano, Suárez, Harvick, Blaney, Truex y Kyle Busch sin incidencias ni cambio de ruedas.

No cambió el orden y Harvick sumó un triunfo psicológico que le mete en la lucha en Miami por quinta vez en seis años. Almirola y Suárez completaron el triplete letal de Stewart-Haas, seguidos de Logano y Bowman. Truex fue sexto en una carrera tranquila por su parte, Kyle Busch (7º) se la jugará con Logano en Phoenix y los demás necesitan ganar: Blaney (8º) y Larson (12º) pudieron al menos pelear en Texas, no así Hamlin (28º) y Elliott (32º) con distintos daños y mismas obligaciones de triunfo en la cita desértica del próximo domingo.

Lee a continuación: Kevin Magnussen y Romain Grosjean se lo pasaron en grande con el Ford Mustang de la NASCAR