Kevin Harvick exhibe músculo en Michigan

 | 

La velocidad estratosférica de Michigan suele ser un ejercicio costoso para los pilotos de la Monster Energy NASCAR Cup Series, acostumbrados a circuitos más rectos y de mayor frenado para sus pesados coches. El rápido trazado de dos millas sirvió una carrera atípica, sin emoción en su parte final pero con mucha tensión al principio y mucha maniobra desmedida que no ayudó al desarrollo de algunos pilotos. El que menos presión recibió fue Kevin Harvick, que ganó con relativa calma y sumó su séptimo triunfo en 2018, consolidando una vez más su favoritismo para el playoff.

Joey Logano tuvo que entrar en boxes en la vuelta de formación para cambiar un amortiguador, sacrificando su novena posición de parrilla. Denny Hamlin salió bien desde la pole position junto a Kyle Busch, todo lo contrario que un extraño Martin Truex Jr. que prefiría irse hacia atrás con un coche suelto. Erik Jones trompeó en solitario y Truex y William Byron se tocaron en solo 15 vueltas, dos banderas amarillas consecutivas durante las cuales Harvick adelantó a Busch y a Hamlin para ser líder antes de la competition caution desplegada por las lluvias de la noche previa.

Harvick tomó el habitual ritmo imbatible de los buenos días y dejó a un segundo y medio a Kyle Busch y a Ryan Blaney, que luchaban por la segunda posición. Kyle Larson y Chase Elliott entraron en boxes en dos detenciones tempranas motivadas por vibraciones y demás problemas que les dejaban a una vuelta de los líderes y motivados en sus ascensos por el pelotón. Harvick se mantuvo tres segundos por delante de Kyle Busch para ganar el primer segmento, seguidos ambos de Blaney, Kurt Busch, Truex Jr. y el poleman Hamlin en retroceso.

A.J. Allmendinger hizo su parada al revés después de un empujón de Kasey Kahne en el pit lane, lugar dónde Jimmie Johnson cambió el parecer de su estrategia con dos neumáticos en lugar de los cuatro habituales y Kyle Busch le pasó rápidamente por el liderato. Hamlin intentó colarse y fue rebasado por Blaney y Harvick. Ryan Newman trompeó en la curva 1 tras dañar su coche en impactos previos con los muros y Jones perdió el control de su Toyota una segunda vez tras un toque de Blaney, en medio de la no detención entre cautions de Johnson, Truex, Daniel Suárez y el propio Jones.

Truex siguió en el liderato unas pocas vueltas con neumáticos más gastados y menos gasolina en el depósito hasta que Harvick y Kyle Busch le adelantaron a 11 giros del final del segundo segmento. Suárez cerraba a Austin Dillon por la sexta posición y Hamlin caía aún más fuera del top 10 frente a Aric Almirola y Larson en algunas de las peleas aisladas que sucedían en los primeros clasificados. Suárez y Truex se quedaron sin gasolina y el de Furntiure Row entró con la ventana cerrada, penalizando una vuelta. Harvick, Kyle Busch, Blaney, Kurt Busch y Austin Dillon asumieron el top 5.

Blaney ayudó a Harvick en la resalida con un empujón oportuno que a su vez le puso segundo delante de Kyle Busch. Brad Keselowski, Logano y Larson se tocaron en un tenso paralelo triple en la curva 3, reventando Ty Dillon su neumático en otra caution al poco de una resalida. Austin Dillon y Keselowski asaltarían la zona alta con una buena resalida y se colaron por delante de Blaney y los hermanos Busch. El sancionado Truex Jr. y el conflictivo Jones entraron en el top 20 con relativa facilidad con coches potentes. Alex Bowman y Ricky Stenhouse Jr. realizaron sus últimas paradas a falta de más de 30 vueltas para el final, abriendo la ventana decisiva.

Los Busch, Keselowski, Harvick y Blaney pasaron con poca diferencia por boxes, poniendo Blaney dos gomas nuevas y cuatro los demás. Dillon alargó su parada de forma sorprendente a pesar de su buen ritmo y puso dos neumáticos, saliendo muy poco por detrás de Harvick sin llegar a aguantar el ataque del de Stewart-Haas. Nemwan, Jones, Larson, Suárez, Jamie McMurray y otros cinco pilotos siguieron en el asfalto en busca del milagro del consumo de gasolina pero ningunos de esos coches estaba en condiciones de llegar hasta el final y fueron desfilando por el pit lane.

Trevor Bayne se quedó parado en el pit lane con problemas de motor y Johnson cambió neumáticos por culpa de una vibración. Harvick recuperó el primer puesto en las últimas diez vueltas y ya no miró atrás, llevándose su séptima victoria de la temporada por delante de Keselowski y Kyle Busch. Dillon cayó de segundo a cuarto en el último giro con un pinchazo y llegó a meta delante de Blaney, Kurt Busch, Almirola, Hamlin, Elliott y Logano. Suárez, Bowyer, Jones y Truex siguieron después con diferentes incidencias en la carrera.

Lee a continuación: Ford presenta las formas del Mustang con el que debutará en la categoría reina de la NASCAR